Review Fringe: The Man from the Other Side

The Man from the Other Side

Si hay algo que todos los seguidores de series tenemos en común es una cosa: odiamos los parones, esas semanas interminables en las que nos cortan la emisión de episodios. Esta temporada Fringe ha sufrido uno bastante importante. Pero eso sí, ha merecido la pena, porque los nuevos episodios están siendo realmente increíbles. Una semana más se han lucido. ¿Queréis que hablemos un poco sobre él? ¡Pues vamos!

Hoy también hay mucho que comentar, ¿verdad? Comencemos por el principio para no perdernos nada. Sé que uno de los puntos fuertes de Fringe reside, precisamente, en los primeros minutos del episodio. Sin embargo, el de esta semana no me ha llamado especialmente la atención. De hecho, la parejita del coche me ha parecido un poco prototípica… ¿quién no ha visto a cientos de parejas como estos dos en las típicas películas de miedo? Vamos a ver, muchacho, si salen cristales despedidos de una nave abandonada… ¡no te acerques! Es simple instinto de supervivencia. Pero bueno, perdonamos a los guionistas porque lo siguiente lo ha compensado: ¡han vuelto los cambiaformas!

Sí, nuestros queridos amigos han regresado dejando a su paso un buen número de cadáveres con la peculiar marca en el paladar, como si fueran alguna especie de vampiros aún más macabros. Y, sinceramente, no me extraña que estén deseando adquirir el aspecto de otros seres, porque en su estado embrionario la verdad es que son bastante repulsivos. Eso sí, la escena en la que Walter trata de despertar a uno ha sido muy, muy grande. Prometo que se me ha puesto el vello de punta cuando le ha pedido perdón a Bishop por lo que había tratado de hacer. Y es que, al menos en mi opinión, la teoría de que quien quiera que esté tratando de romper la frontera entre ambos universos va directamente a por Walter se consolidad semana a semana. Es más, también creo tener bastante claro quién es esa persona, pero eso lo hablaremos un poco más abajo.

El embrión cambiaformasEl embrión cambiaformas

El caso es que los cambiaformas tienen un objetivo claro y preciso: tienen que colocar tres dispositivos formando un triángulo equilátero en cuyo centro se producirá un intercambio de materia entre ambos universos. Y si para ello tienen que matar a cualquiera, eso no va a ser ningún impedimento. Aunque la verdad es que no sé si esas muertes son, quizás, demasiado gratuitas. Por un lado, es cierto que les hacía falta adquirir el aspecto de McCallister para entrar al banco. Sin embargo, no creo que fuera necesario matar al empleado de la compañía eléctrica cuando podían robar un mono de trabajo, ¿no? De hecho, no han tenido que matar a nadie en el hospital para colarse dentro…

Pero volvamos con la misión de los cambiaformas y su triángulo equilátero. Aquí me gustaría detenerme un instante para dar las gracias a los guionistas por sus clases de “física para dummies”. Esta semana lo han hecho dos veces: la primera con el empleado de Massive Dynamic y su ejemplo de los metrónomos. La segunda la han protagonizado Peter y Walter con el coche en miniatura. Lo agradezco mucho, la verdad, porque son realmente útiles.

Así, síAsí, sí

El caso es que, como estaba previsto, el triángulo estaba convenientemente preparado a las 3:31 para realizar el intercambio con el otro universo. Pero no adelantemos acontecimientos, y detengámonos un instante para hablar de nuestros protagonistas. Lo cierto es que Walter ha empezado el episodio bastante resuelto a contarle a Peter, por fin, la verdad. Pero, una vez más, el trabajo se lo ha impedido.

Seguramente a propósito, los guionistas se han concentrado especialmente esta semana en demostrarnos que la relación padre-hijo atravesaba su mejor momento. Y es que incluso Peter ha llamado “papá” a Walter, cosa que no había hecho nunca si no tenemos en cuenta el flashbacks de “Peter”. Pero, además, tenemos la oportunidad de adentrarnos en otro punto oscuro de la familia: la muerte de Elizabeth Bishop. Al parecer, Walter siempre le había dicho a su hijo que su madre había fallecido en un accidente de tráfico. Sin embargo, hoy descubrimos que en realidad había cometido suicidio.

La razón más obvia parece ser que Elizabeth no fue capaz de cargar con la culpabilidad de prácticamente haber secuestrado un hijo que no era suyo. Aunque me sigue pareciendo que hay algo más detrás de esto, mientras los guionistas no decidan contarnos nada más del asunto me conformo con esta explicación.

I am not from here, am I?I am not from here, am I?

Y en este episodio, por fin, ha llegado el momento que llevábamos semanas esperando: Peter ha descubierto la verdad acerca de su pasado. En mi opinión ha sido todo un acierto no seguir alargando ese cabo suelto durante más tiempo, porque ya era hora de que el tema evolucionara. Pero también tengo que decir que me ha sorprendido muchísimo el modo en el que lo han resuelto: siempre pensé que asistiríamos a una emotiva confesión de Walter, y no que Peter terminaría atando cabos por sí solo. Desde luego, es un muchacho muy inteligente. De haber estado en su lugar, probablemente yo habría pensado que había sobrevivido por suerte, y no por venir del otro universo. ¿O es que Peter llegó a ver quién era el hombre del puente y por eso tiene las cosas tan claras?

Sea como fuere, su reacción se ha acercado bastante a lo que esperaba: el enfado y ese durísimo “I am not your son” son el resultado natural del desconcierto y la indignación que siente por haber sido engañado durante tanto tiempo. Sólo espero que el enfado sea temporal y que Peter termine comprendiendo los motivos de su padre. Ver a Walter triste me rompe el corazón, la verdad.

Y volviendo al tema del hombre “from the other side”: ¡que levanten la mano los que pensaron que íbamos a ver aparecer a Walternate en el puente! Y es que, ¿quién más podría ser el “secretario”? Estoy casi segura de que ha dedicado toda su vida a tratar de recuperar a su hijo. Y, la verdad sea dicha, está en todo su derecho. Mirándolo desde un punto de vista neutral, nuestro Walter es el “malo” de la película, el que secuestró al hijo de otro.

De cualquier forma, el secretario ha logrado cruzar la barrera entre los universos, y estoy segura de que tardará muy poco en entrar en acción. Y yo, que a cabezona no hay quien me gane, sigo con mi idea: ¿os imagináis lo grandioso que sería poder ver una season finale en la que se produjera un enfrentamiento cara a cara entre los dos Walter? ¡Sería enorme! Sin embargo, por ahora sólo podemos especular sobre ello.

¿De quién es esta mano?¿De quién es esta mano?

Y, para terminar, voy a comentar un par de curiosidades del episodio; ya sabéis que me gustan mucho este tipo de detalles. La primera es la mención a la convención de Star Trek. Curiosamente, Leonard Nimoy no suele perderse este tipo de eventos. ¡Qué paradójico habría sido que Walter se encontrara con William Bell de ese modo! Por otro lado, no puedo cerrar esta review sin comentar el pequeño fragmento de “televisionate” que se cuela en medio del documental de elefantes que Olivia lleva al laboratorio. Son tres pequeños vídeos de apenas unos segundos de duración que, sin embargo, ofrecen información muy interesante.

El primero parece sacado de un telediario, y en él aparece un titular que reza “White House Gets New Glass Roof” o, lo que es lo mismo, que ya se ha instalado el nuevo tejado de cristal en la Casa Blanca. Y es que, si recordamos, el atentado del 11 de Septiembre, al contrario que en nuestra realidad, no afectó a las torres gemelas, pero sí dañó gravemente la casa presidencial y el Pentágono. El segundo fragmento, mucho más friki, corresponde a un vídeo de… ¡Lost! ¡Sí, exacto! Concretamente, podemos ver al piloto, Seth Norris, y a una embarazadísima Claire en una escena de Exodus (Part Two) que en nuestra realidad fue eliminada, pero que al parecer fue emitida allí. ¡Nuestros alternos también ven Lost! Y, por último, la tercera imagen corresponde a una bandera de los Estados Unidos. ¿Qué tiene eso de especial? Pues que en lugar de 50 estados, en esta aparecen 48. ¡Me encanta esta atención al más mínimo detalle!

Y hasta aquí mi opinión de The Man from the Other Side, otro gran episodio que se suma a la lista de Fringe para formar una media-temporada espectacular. ¡Y sólo quedan cuatro! Una lástima, la verdad. Pero con esta calidad no tenemos derecho a quejarnos, ¿no creéis? Ahora es vuestro turno para opinar. ¿Qué os ha parecido el episodio?


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »