Review Fringe: The Cure

Review Fringe: The Cure

Power Hungry nos había dejado con un sabor de boca agridulce que The Cure tampoco logra diluir. Fringe sigue siendo una serie ejemplar, pero ha perdido el factor sorpresa de los primeros episodios, que también tuvo el magnífico The Arrival. El patrón sigue siendo el principal foco de misterios desde el que Olivia y compañía se acercan a un mundo que parece irreal. ¿Os ha gustado The Cure? Vamos a comentarlo…

Con varios días de retraso sobre el horario previsto, vamos a hablar de Fringe. Más vale tarde que nunca…

Habrá que empezar a acostumbrarse a los episodios autoconclusivos. Los fieles seguidores de Lost tenemos la fea manía de esperar que los episodios acaben con nuestro corazón tratando de salir por la boca. Abrams nunca nos dijo que Fringe seguiría esa línea. Y no lo está haciendo. The Cure vuelve a ofrecernos momentos de máxima tensión, como la escena en que la enferma debe inyectarse la cura o las discusiones entre Phillip y Olivia, pero tampoco llega a la altura de los cuatro primeros episodios, creo yo…

La consecución de un patrón sigue martirizando a Olivia, Walter y Bishop, un terceto que cada vez tiene más química. Olivia y Peter empiezan a contarse intimidades y, aunque no me gustaría que cayéramos en el tópico de enamorar a los dos protagonistas, me seduce la idea de conocer el turbio pasado de ambos. Sí, turbio. Un personaje con infancia feliz, novia, universidad, boda e hijos no es interesante para una serie como Fringe, donde el más torpe hace máquinas capaces de leernos la mente.

Olivia DunhamOlivia Dunham

Episodio centrado en Olivia Dunham. El pasado de la investigadora emerge con su padre a la cabeza, un tipo sádico que disfruta haciendo sufrir a su hija el día de su cumpleaños. Olivia ha estado nerviosa durante todo el episodio y se ha traducido en discusiones con Peter y, sobre todo, con el magnífico Phillip. El jefazo Broyles intimida, ya sea por su voz o por la pinta de asesino a sueldo que tiene, pero Olivia no se ha dejado pisar y le ha plantado cara por primera vez en la serie. ¿Será el punto de partida de una división en la forma de enfocar las prioridades de cada caso? Phillip huele a enemigo futuro…

La escena de presentación del caso es uno de los puntos fuertes de The Cure. Una joven es el nuevo conejillo de indias de una extraña investigación que afecta sólo a un tipo de personas enfermas. El resultado es que el paciente tiene una especie de ataque de pánico al estilo Maya de Heroes, ojos negros incluídos, que acaba con un baño de sangre espectacular. Sí, los cinco primeros minutos de esta serie suelen ser pequeñas obras de arte.

Así acabó el bar...Así acabó el bar…

El desarrollo de The Cure no ofrece demasiados sobresaltos. Olivia investiga, Walter inventa y Peter traduce a Walter. De fondo, una enfermedad que afecta a un número reducidísimo de personas que trabajan para encontrar una cura en secreto. El patrón, obviamente, está detrás de estas investigaciones con humanos. Sin sobresaltos, como decía, llegamos a la escena final, en la que recuperamos la tensión de los primeros minutos de episodio. Final feliz y todos para casa, excepto por el pequeño detalle de que el padre de Olivia no se olvida de ella. ¿Qué trauma tiene J.J. Abrams con la figura del padre?

Conclusión: pequeño tirón de orejas a Fringe. No dudamos de su capacidad para impresionar, de su amistad con el espectáculo y de su estremecedora relación con la ciencia, pero los episodios empiezan a parecerse demasiado. Todavía no es preocupante porque sólo llevamos seis jornadas de un viaje que durará, como mínimo, una temporada completa. Eso sí, creo que esta semana toca episodio estilo The Arrival, con un viaje a la mitología de la serie y una primera toma de contacto con los responsables de ese patrón. ¿Qué creéis? ¿Os gustó The Cure?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »