Review Fringe: The Box

The Box

Esta semana estoy muy enfadada. Estoy enfadada con la audiencia americana por no ver Fringe lo suficiente (en su franja horaria, el jueves se situó a la cola, superando sólo a Nikita). Estoy enfadada con los señores de Fox, por no hacer nada para que los datos mejoren. Y estoy enfadada porque como cancelen la serie prematuramente me van a privar de uno de los mejores ratos de cada semana… porque no sé si es cosa mía o qué, pero una vez más, el episodio de Fringe me ha parecido un capitulazo. ¿Os ha ocurrido lo mismo? ¡Vamos a comentarlo!

Recuperamos el concepto de mythalone, que tantas alegrías nos está dando. Creo que con este tipo de episodios hemos encontrado exactamente el término medio entre los dos extremos de la serie: la combinación entre mitología y
“el caso de la semana”. Pero, además, recuperamos también al mejor John Noble (después del episodio de la semana pasada, nos merecíamos una ración extra de Walter). Y, por si esto fuera poco, Anna Torv vuelve a sorprendernos, mostrándonos a una Olivia totalmente opuesta a la que vimos en el episodio anterior (nunca mejor dicho). ¿Qué más se puede pedir?

Sin dar más rodeos, el capítulo ha estado centrado exactamente en lo que indicaba el título: la caja. Una caja que, en principio, posee la habilidad de matar a todo el que esté cerca de ella (a no ser que seas un poco duro de oído). Como siempre, Walter ha sido capaz de encontrar la causa de las muertes, relacionándolas con los ultrasonidos. He de reconocer que me ha gustado mucho todo el tema de la vibración sonora y demás, con ese punto de ficción tan cercano a la realidad, tan creíble.

El contenido de la caja “musical” ha sido precisamente lo que ha servido como enlace con la trama central. Y es que no era sino una pieza de la máquina cuyos planos descubrimos en la finale de la temporada pasada. Sí, esa misma en la que Peter era utilizado como “motor”, y que teóricamente servirá para destruir nuestro universo. Por lo demás, nada por lo que preocuparse…

La La “cajita de música”

Sin embargo, la auténtica vuelta de tuerca del episodio ha sido comprobar que, efectivamente, tanto Newton como Altivia no pretendían simplemente hacerse con la caja, sino hacer que los Bishop la encontraran y se interesaran directamente en ella. ¿El motivo? Aún es desconocido, aunque ya podemos empezar a elaborar una teoría que probablemente sea errónea, pero que me gustaría compartir con vosotros. Eso sí, tendrá que ser un poco más adelante, porque antes quisiera terminar de comentar algunos aspectos de este episodio.

En primer lugar, me ha gustado mucho la sensación tan contradictoria que me ha producido todo el capítulo. Me explico: por un lado, ha sido una vuelta a los viejos tiempos, con todos los personajes de la división trabajando en un caso. Pero, a la vez, ha sido completamente diferente, ya que, después de lo ocurrido en la temporada anterior, ninguno de ellos es el mismo que era (sí, lo sé, especialmente Olivia…). Y eso se ha notado. En cierto modo, todos han estado descentrados, despistados y preocupados por diferentes motivos.

El primero que ha fallado en su misión ha sido Newton. En contra de lo que pretendía en un primer momento, la división Fringe no ha encontrado la caja, lo que le ha obligado a exponerla en una segunda ocasión, esta vez en la estación de metro, provocando más muertes de las debidas. Con ello se ha ganado una reprimenda de Altivia, su superiora. Desde luego, le ha dejado algo bien claro: no importa los años que lleve allí; es ella quien manda. En un principio Newton parece haber aceptado bastante bien el cambio de jerarquía. Veremos si continúa siendo tan fiel conforme avance el tiempo.

Cuidado con lo que haces…Cuidado con lo que haces…

Hablando de Altivia, hay que reconocer que su personaje está muy, pero que muy bien construido, al margen de cómo nos caiga personalmente. Si en un principio simplemente la vimos como la versión “mala” de Olivia, ahora estamos empezando a descubrir que, ni se parece tanto a Olivia, ni su postura es tan reprobable. A ver, no estoy justificando sus actos (desde luego, lo de disparar a sangre fría al ladrón sordo no tiene justificación ninguna), pero tampoco es difícil entender sus motivaciones: está, desde su punto de vista, luchando por “los buenos”. Es la última esperanza que le queda a su universo. Además, el régimen prácticamente militar en el que se ha educado le ha enseñado a pensar y a actuar de forma diferente.

Me ha resultado curioso el hecho de que Newton le haya dado una “Historia de la Cultura Pop” para que se pusiera al día. Después de eso ha habido varias referencias culturales (como la de la canción de Patsy Cline en el bar) que nos llevan a pensar que se ha puesto a estudiar en serio. ¿O es canción también existe “Over There”? Qué lío… Personalmente, no creo que un libro sobre cultura popular enseñe a nadie a entender realmente una cultura, pero ya es un paso, y seguramente la justificación que utilizarán para explicar por qué Altivia no comete más errores como el de los zapatos de la semana pasada. Además, el pequeño detalle de que se ponga a bailar en el bar nos indica que, en el fondo, no es tan insensible como podría parecer… ¿o era sólo una estratagema para despistar a Peter? Una cosa más: en su conversación con Newton (en la que, por cierto, ha perdido el tatuaje) se ha dado a entender que es posible que Altivia pueda llegar a decantarse por el otro universo en lugar de por el suyo. Quizás en un futuro no veamos tan claras las posturas de los personajes…

Por supuesto, otra escena que no se puede dejar pasar es el momento en el que Dunham “distrae” a Peter para evitar que vea el cadáver que tiene en el baño. De acuerdo, no se porta bien y se aprovecha de él. Además, para todos los que están a favor de una relación entre él y la Olivia original (entre los que me incluyo) las implicaciones han sido aún peor. Pero no puedo evitar pensar que, en cierto modo, Altivia no estaba fingiendo al cien por cien. Y es que, mientras Peter culpaba a Walter de destruir “su universo”, hemos podido observar cómo ella le miraba de forma diferente. Al fin y al cabo, ambos tienen más en común de lo que parece a simple vista.

Y ahora, ¿qué hago yo con esto?Y ahora, ¿qué hago yo con esto?

Por ese motivo pienso que, la acción final de la agente salvando a Peter, además de ser parte de su misión también ha tenido un ingrediente personal. Pero ya veremos cómo se desarrolla eso. Quizás me equivoque y sí, sea tan malvada como parece.

Continuando con los problemas individuales de los personajes, el pobre Peter ya tiene suficiente con lo suyo (aunque me da a mí que ha habido algunos atisbos de sospecha hacia Altivia). Por una parte, Broyles trata de forzarle para que se reconstruya el arma y así poder entender su funcionamiento. Walter, por el otro lado, prefiere dejar las cosas como están, para así evitar riesgos mayores. Y, claro, Peter se encuentra en una disyuntiva que además le sitúa como una pieza fundamental de la que posiblemente puede ser la causa del fin del universo. Sí, estoy de acuerdo: eso es mucha presión. Sin embargo, al final del episodio parece haber tomado su decisión trabajando en el aparato, tal y como Altivia había planeado. Las consecuencias seguramente no se harán esperar.

Por último, no nos podemos olvidar de Walter. Probablemente todos hemos notado el retroceso que ha sufrido con respecto a episodios anteriores, en los que se le notaba mucho más cuerdo. Y es que el pobre hombre no está pasando por el mejor de los momentos: los últimos acontecimientos le han hecho revivir su doloroso pasado, y su hijo no se siente aún capaz de perdonarle. No sé a vosotros, pero a mí la conversación que ha tenido con Peter me ha emocionado de verdad. No me canso de repetirlo: qué grande es John Noble…

Genial...Genial…

A estas preocupaciones se suma una más: el testamento de William Bell. En la escena que ha tenido lugar en Massive Dynamic han ocurrido algunas cosas curiosas. Por ejemplo, el abrazo entre Walter y Nina me ha sorprendido, pero me ha gustado. ¡Si es que Walter a veces es tan adorable! En cuanto al contenido del testamento en sí, sabemos que Nina ha recibido un sobre (no sé qué contenía) y una campana “por los momentos que pasaron juntos”. La mirada de ella me ha hecho pensar que la relación que mantuvieron fue algo más que profesional. Lo de la campana puede ser un juego de palabras por su apellido (“Bell”), pero también puede significar algo más. Y es que no es la primera vez que vemos dicha campana: el propio Bell la utilizó en “Momentum Deferred” para hablar con Olivia y advertirle de los cambiaformas. ¿Alguna sugerencia de lo que puede significar todo esto?

Por supuesto, la mayor de las sorpresas nos la hemos llevado al descubrir que Bell le ha legado a Walter Massive Dynamic. Es cierto que con toda esa tecnología Walter podrá hacer cosas maravillosas, y posiblemente será la llave para evitar la destrucción de su universo en la guerra que se aproxima. Además, se acabaron los misterios y los secretos con respecto a la empresa. Pero, por otra parte, ¿veis a Walter capaz de llevar una responsabilidad tan grande en su estado? Es posible que a partir de ahora Nina siga haciéndose cargo de la empresa, pero la situación de Walter ha cambiado, y mucho. Veremos cómo afecta esto a la trama. Por cierto, mención de honor para Astrid, que se ha mostrado como la persona más centrada y responsable de todo el episodio. No sólo cumple con su labor profesional, sino que su trato y cariño hacia Walter son admirables. Y se nota que él siente lo mismo por ella, ya que es la única a la que se atreve a confesar sus miedos y preocupaciones. ¡Bien por Aspirine!

Y ahora, tal y como prometí antes, quisiera castigaros proponiendo una teoría que comienza a cocerse por ahí y que va tomando forma poco a poco. Como sabéis, los creadores de Fringe disfrutan introduciendo pistas ocultas dentro de los episodios (por cierto, los glyphs de esta semana formaban la palabra “Alert”). Si recordáis el final de la segunda temporada, se descubrió un mensaje oculto en una pizarra en el que se hablaba de Sam Weiss, ¿verdad? Pues bien, en “The Box” ha habido otro mensaje que ha llamado la atención. Ahí tenéis la captura:

The Pen is MightierThe Pen is Mightier

Como se puede observar, ese es el mensaje que aparece en el graffiti de la puerta. La frase es parte de un dicho popular inglés que viene a decir algo así como “La pluma es más poderosa que la espada“, y que se suele utilizar para referirse a aquellas ocasiones en las que las palabras son más efectivas que la violencia a la hora de conseguir algún fin determinado.

Todo parece indicar que esta es precisamente la estrategia que Walternate va a seguir para alcanzar su objetivo. En el episodio anterior ya vimos cómo prefirió confundir a Olivia y convencerla de que era otra persona antes que torturarla o deshacerse de ella. Y, siguiendo con esta idea, el final de “The Box” también cobraría sentido: Altivia quería que Peter se interesara por la caja por sí mismo, sin sentirse obligado a ello. De este modo su implicación es total. Siguiendo esta idea, las palabras que vemos en la máquina de escribir tienen sentido: “Peter está implicado de forma activa”. “Empieza a trabajar en el Dr. Bishop”. Algo parece indicar que Walternate es un maestro de la manipulación.

Hasta aquí la review del episodio, que, por cierto, ha sido el primer capítulo que tiene lugar “Over Here” en esta temporada. ¿Qué os ha parecido a vosotros? ¿Por dónde creéis que irán los tiros en próximos episodios? ¡Estaré atenta a los comentarios!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: The Box
4.5 (90%) 6 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »