Review Fringe: Inner Child

Review Fringe: Inner Child

The Observers are here reza uno de los mensajes ocultos en la intro de Fringe. Después de ver Inner Child nos queda rotundamente claro. Volvió Fringe. Sin llegar al nivel de Ability (palabras mayores), este 1×15 empieza a revolver dentro de ese cajón lleno de locuras que tiene la serie. Y lo hace a partir de un formato ligeramente diferente a los anteriores episodios, ya que tenemos dos historias centrales en lugar de una: el mini Observer y la “resurrección” de un asesino en serie. ¿Pasamos a la acción?

¡Capitulazo! Ya tenemos lista la review… ¿lo comentamos?

  • Episodio 1×15: Inner Child
  • Fecha de emisión: 7 de abril

Tratar de describir los primeros cinco minutos de esta serie es como copiar Las Meninas, un atentando. Es necesario verlos, sentirlos y dejar que te transporten al epicentro de la acción por sí mismos. Aún así, torpemente, voy a intentar situarnos: un grupo de obreros se prepara para la demolición de un edificio abandonado; todas las salas han sido revisadas, pero un obrero descubre una habitación oculta; allí, en medio de la nada, sin luz, rodeado de insectos, musgo y ratas, aparece un niño de apenas 10 años temblando de frío. No habla y nos recuerda a The Observer: es calvo y no tiene cejas. ¡Brutal! No por repetirse en cada episodio tenemos que dejar de adorar esos cinco minutos iniciales. Pero Inner Child es mucho más que eso…

La espera para el regreso de Fringe ha sido larga, pero ha merecido la pena. Como comentaba, Inner Child se aparta de la fórmula habitual de sus antecesores. Ni rastro del patrón, ni de Massive Dynamics, ni del brazo articulado de la señora Sharp. De hecho sólo nos acordamos de la mitología de la serie en la última escena, con ese increíble cruce de miradas entre el Observer y el mini Observer. Conclusión: no es necesario entrar en ese territorio para hacer un gran episodio.

Mini Observer ve a The ObserverMini Observer ve a The Observer

¿Por qué es diferente Inner Child? Porque la aparición del misterioso niño no conecta con ningún experimento del pasado de Walter Bishop y porque a medida que se desarrolla esa historia, Olivia lidia con un asesino en serie parecido al Ice Truck Killer de la primera temporada de Dexter. Por primera vez nos encontramos ante un misterio sin precedentes, que requiere del ingenio de Walter, de la experiencia de Peter y de la emotividad de Olivia Dunham. Me explico:

El ingenio de Walter Bishop
Lejos de sentirse desconcertado ante un nuevo reto, Walter se enfrenta a él con madurez e inteligencia. Primero con sus recomendaciones a la doctora que cuida al niño (tema oxígeno y comportamiento de sus pulmones) y posteriormente con la utilización de uno de sus clásicos aparatos que parecen alquilados en un museo de tortura. Aparte de sus frases míticas (habría que hacer un libro), Walter nos ha dedicado un histórico baile para calmar al pequeño. Lo consigue. Y nos confirma que es uno de los grandes personajes de la televisión actual.

La experiencia de Peter Bishop
Excesivamente apartado de la trama del capítulo, pero añadiendo siempre la nota de cordura o el apunte divertido a las frases de su padre, la experiencia de Peter como limpiador en una empresa de mantenimiento ha sido vital para resolver el caso del asesino en serie. Joshua Jackson rebosa carisma. Y Peter Bishop es la pieza esencial para enlazar la frialdad de Olivia y Broyles con la sangre caliente de Walter y Astrid. No nos olvidemos de Astrid, siempre en un interesante segundo plano.

La emotividad de Olivia Dunham
Olivia es una mujer fría. Muy fría. Pero Inner Child nos ha enseñado su versión más emotiva. Sus sentimientos, su preocupación, su angustia por encontrar al asesino en serie sólo podían ser captados por ese misterioso niño calvo que le ha guiado en su investigación. Entre ambos surge una especial conexión que genera los momentos más interesantes del capítulo. Mini Observer parece tener información privilegiada sobre el futuro, pero también tiene un serio problema de comunicación. Ahí entra la agente Dunham, especialmente cariñosa y preocupada por la situación del menor, que le recompensará con direcciones que le conducen siempre hasta el asesino.

El baile de WalterEl baile de Walter

Intuyo que la mayoría ha descubierto desde el principio que ese intrigante niño tenía relación directa con el Observer. Sin embargo, 49 minutos después, mantenemos las mismas preguntas sobre los Observers que el primer día: ¿quiénes son? ¿vienen del futuro? ¿de otro planeta? ¿de otra dimensión? ¿era este niño un observer en potencia? ¿se había escapado de alguna granja productora de observers?

¿Es perfecto el episodio? No. En mi opinión, Peter y Olivia deberían haber descubierto la relación entre el niño y The Observer. Recordemos que Peter tuvo un desconcertante cara a cara con nuestro calvo favorito. Un encuentro nocturno en un cementerio que no se olvida fácilmente. Por su parte, Olivia tiene una capacidad innata para relacionar elementos del patrón. Sabe, por boca de Broyles, que un Observer está presente en todos esos acontecimientos. Y ni Peter ni Olivia han establecido una conexión. A Walter lo vamos a excusar porque es capaz de hablar contigo y quince segundos después volver a iniciar la misma conversación. Por cierto, ¿la CIA está por encima de la División Fringe? Como diría Ted Mosby: It's weird

Bautizamos a Inner Child como uno de los grandes episodios de la temporada. Aparte de los puntos fuertes comentados en la review, abre una vía (tema Observer) que probablemente se desarrollará en los próximos episodios. El baile de Walter y su tocadiscos, la última pelea entre el asesino y Olivia, los estremecedores cadáver que el asesino deja a su paso, la excentricidad del niño calvo, los recursos de Peter, la patada en el culo al tío de la CIA… ¡gran episodio! ¿Qué os parece?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: Inner Child
4.6 (92.5%) 8 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »