Review Fringe: Immortality

Review Fringe: Immortality

Malas noticias para empezar (lo sé, soy un encanto…): las audiencias han vuelto a caer, esta vez al 1.4 de rating. Esto supone un descenso en un 12.5% con respecto al viernes pasado. Muy mal asunto… Aunque, puestos a verle el lado positivo menos negativo al tema, las audiencias de ese día en realidad fueron muy bajas en todos los canales. ¿El cambio climático ha obligado a los americanos a salir a la calle a tomar el aire? ¿Les ha dado por leer en lugar de ver la televisión? En cualquier caso, los datos de Fringe son más que preocupantes. En fin, ha llegado el momento de comentar Immortality, un episodio que, por encima de todo, nos deja una terrible duda: ¿Cómo sobreviven over there al invierno sin calcetines de lana?

Parece prácticamente obligatorio comenzar haciendo referencia al final de Immortality. Un final que habrá sorprendido a unos más que a otros (es el problema de oír rumores…), pero que guarda coherencia con lo que se dio a entender la semana pasada: Peter tendrá que elegir, y su decisión no será nada fácil. De modo que el tema del embarazo, bien jugado, es una buena forma de mantener el interés. Pero antes de centrarnos más en esto, vamos a comentar el resto del episodio.

Sinceramente, hasta que no he visto Immortality no me he dado cuenta de lo que echaba de menos el otro lado. La verdad es que le he cogido cariño a los alternos, y me encanta poder comprobar las diferencias que existen entre ambos universos. Como suele ocurrir en Fringe, el episodio ha tenido un “monstruo de la semana” que se ha combinado con una trama que si, como parece, tenía la finalidad de hacer que nos identificáramos con los personajes de over there, conmigo lo ha conseguido.

Y es que, para ser sinceros, me encanta la relación que existe entre los personajes de la división Fringe del otro lado. Charlie sigue siendo tan encantador como siempre (como nuestro pobre Charlie…), y Lincoln cada día me gusta más. Y, aunque me cueste reconocerlo, Altivia también me encanta. Me gustan las cosas que comparte con Olivia, como su determinación y su sentido del deber. Pero casi me gustan más las diferencias, en especial su sentido del humor (como la manera en la que bromea continuamente con Charlie). Todo lo que comentaba Peter acerca de que es más fácil sacarle una sonrisa es cierto, y para mí es uno de sus puntos más fuertes. Sin embargo, las cosas aún tienen que cambiar bastante si pretenden que me olvide del daño que le ha hecho a “mi” Olivia. He dicho.

Me gusta esta División FringeMe gusta esta División Fringe

Lo que está claro es que la primera impresión que me llevé en Over There, Part 1 del otro universo como un lugar militarizado en el que los habitantes se parecen más a los robots que a los humanos ha cambiado radicalmente. Incluso el “malo malísimo” del otro lado, Walternate, ha demostrado en este episodio que todo el mundo tiene un límite que los escrúpulos (o la conciencia) le impiden cruzar.

Ha sido interesante ver que AltBrandon y Walternate siguen experimentando con el Cortexiphan que extrajeron de Olivia. Al igual que en nuestro universo, la sustancia tiene consecuencias mortales para cualquier adulto, y sólo los niños son capaces de sobrevivir a ella y desarrollar cualidades especiales.

Pero, para mi sorpresa, cuando AltBrandon le ha propuesto a Walternate utilizar a niños en sus experimentos, este se ha negado rotundamente. Lo llamativo, claro está, no es el hecho en sí de que no quiera que experimenten con niños, teniendo en cuenta todo el sufrimiento por el que pasó con la pérdida de su hijo. Lo realmente interesante es que, de forma inconsciente, todos hemos comparado su reacción con la de Walter: mientras que el Secretario se niega a experimentar con niños, sabemos que Walter jamás tuvo el menor reparo en hacerlo. Desde luego, las fronteras entre “lo bueno” y “lo malo” no están tan claras como parece…

Un sorprendente WalternateUn sorprendente Walternate

Walternate también ha protagonizado una de las escenas más desconcertantes del episodio: el momento de la habitación del hotel, en el que le confiesa a Reiko sus dudas y sus preocupaciones. Por un lado, me ha sorprendido el hecho de que tuviera una amante. Pero, sobre todo, me ha llamado la atención ver cómo se desprendía de esa coraza que muestra siempre y se derrumbaba ofreciendo una versión de sí mismo que me ha recordado mucho más a mi concepto de “Walter” que de “Walternate”.

Pero si hay una pareja que ha acaparado nuestra atención esta semana, ha sido la de Altivia y Frank. El regreso de míster-perfecto Frank no le ha puesto las cosas nada fáciles a una Dunham que aún está enamorada de Peter. Y, por si esto fuera poco, el médico ha venido con una proposición de matrimonio bajo el brazo. Me ha hecho gracia la escena en la que Lincoln le cuenta a Altivia el tema de la proposición, incapaz de un secreto. La verdad es que me encanta la confianza que tienen entre ellos. Y estoy segura de que a Altivia le ha venido muy bien saber con un poco de antelación lo que se le venía encima.

Por cierto, ¿he sido la única sorprendida al ver que aceptaba casarse con él? Habría puesto la mano en el fuego por lo contrario. Pero, como hemos visto al final del episodio, las cosas no son tan sencillas. Y es que algo está claro: si te llamas Olivia Dunham, no importa en qué universo vivas; tarde o temprano te va a tocar sufrir bastante.

Se acercan tiempos durosSe acercan tiempos duros

Antes de ponernos a hablar del final, es necesario hacer referencia al caso de la semana. Aunque no ha sido de mis favoritos, me ha parecido entretenido (y algo asqueroso, la verdad; aún no he aprendido la lección: jamás hay que ver Fringe mientras estás comiendo). Una vez más, la parte más interesante ha sido la psicología del “malo”, Armand Silva, primo de Robert de Niro (aunque en los comentarios, OjCaR le ha visto más parecido con Sobera; también lo compro). Hasta cierto punto, los fines de Silva eran más que nobles, al tratar de acabar con la Gripe A. Pero claro, lo de utilizar a seres humanos para criar a los parásitos debido a la extinción de las ovejas ya hace aguas. La cruda realidad es que, más que el deseo por ayudar a la humanidad, al científico le movía el intento de alcanzar fama y renombre. Y ya se sabe que la ambición y los escrúpulos no hacen buenas migas.

Llegamos por fin al momento más “revelador” del episodio. Por desgracia, muchos ya imaginábamos lo que iba a ocurrir (cuando los rumores y las teorías concuerdan, hay muchas posibilidades de que se cumplan). Y, para ser sinceros, me ha dado muchísima rabia saber de antemano que Altivia estaba embarazada. Lo digo porque me ha encantado la forma en la que han confundido al espectador hasta el último minuto, dándonos a entender que en realidad estaba infectada.

Como era de esperar, a Frank no le ha sentado nada bien ver que su prometida no ha perdido el tiempo mientras él estaba fuera. Y, para ser sinceros, Altivia también ha quedado bastante afectada por la noticia. Da la impresión de que el único que ha salido beneficiado por todo esto es Walternate, que ha matado dos pájaros de un tiro: ha encontrado una forma convincente de atraer a Peter, y puede mantener limpia su conciencia para no tener que experimentar con niños.

La extraña reunión familiarLa extraña reunión familiar

El tema del embarazo, sin duda, dará de qué hablar. Yo sólo puedo dar mi opinión, tan falta de validez como la de cualquier otro. Recuerdo que la primera vez que leí acerca del posible embarazo la idea me horrorizó: creo que Fringe vale más que un culebrón, y que tiene más clase que eso. Pero, sinceramente, después de pensar mucho en ello creo que hay un par de cosas que puntualizar. La primera es que, efectivamente, Fringe no es un culebrón. El hecho de que utilicen este tipo de recursos no significa automáticamente que la serie sea “mala”. La palabra “culebrón” implica un perfil en el que Fringe no encaja (ni la serie ni sus diálogos, sus actores, su ambientación, su atención al detalle y un largo etcétera de detalles que indican su calidad). En mayor o menor medida, todas las series explotan las relaciones románticas entre sus personajes, y, nos guste más o menos, es lo que está ocurriendo aquí. Con lo que no estoy tan de acuerdo es con la manera en la que, desde el final del episodio anterior, muchas personas han pasado de adorar la serie a desprestigiarla de manera radical. No sé los demás, pero yo no me atrevo a calificar una serie como “vergonzosa” o “de pena” cuando me mantiene 43 minutos pegada a la silla. Y Fringe lo hace, ahora mismo, más que ninguna.

Por otra parte, y volviendo al tema del embarazo, creo que si aceptamos (aunque sea a regañadientes) la idea de que la clave estará en manos de Peter y sus decisiones, es una buena forma de aumentar el interés (llámalo interés, llámalo morbo). Hasta ahora, era demasiado fácil: aunque aún sintiera algo por Altivia, Peter no iba a tener demasiados problemas para decidirse por Olivia. Pero este último giro complica las cosas… y le añade su chispa, no nos vamos a engañar.

¿Es niño o escarabajo?¿Es niño o escarabajo?

Aunque aún no he leído ni visto nada sobre el próximo episodio, supongo que regresaremos a nuestro universo. ¿Cómo se las arreglará Walternate para que Peter se entere de lo del embarazo lo antes posible? Supongo que tendrán que volver a cruzar, ¿no? Por lo que tengo entendido, el tema de los telegramas transuniversales no está muy desarrollado aún…

En cuanto a los glyphs de esta semana, han formado la palabra ROMAD, que aunque a mí en un principio me sonó a un cruce entre “Romance” y “Mad”, según urbandictionary se utiliza cuando un soldado es obligado a cumplir una tarea que los demás no quieren hacer. Da la impresión de que se refiere al hecho de que Altivia cruzó a nuestro lado, y ahora ha salido perjudicada por ello. Pero, sinceramente, una cosa es que la obligaran a cruzar y otra muy diferente que la obligaran a acostarse con Peter. Al menos, yo lo veo así…

Por cierto, este es el vídeo oculto en los Typewritten Messages esta semana. Se refiere a la construcción de un Chunnel, un canal-túnel que comunicaría Inglaterra y Bélgica:

Resumiendo un poco, aunque a priori la trama del embarazo no parezca la mejor idea del mundo, puede crear una situación de lo más interesante. Ahora lo que más me llama la atención es ver cómo se tomarán la noticia los personajes de nuestro lado. Va a ser curioso…

Para terminar, os dejo con un divertido vídeo del episodio que ha sacado la FOX con motivo de San Valentín. Pinchad aquí para verlo. Merece la pena, de verdad. Por mi parte, no queda nada más que decir. Así que ahora es vuestro turno: ¿qué os ha parecido Immortality?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: Immortality
3.8 (76%) 5 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »