Review Fringe: Do Shapeshifters Dream of…

Fringe

Me temo que he de comenzar esta review con una mala noticia (a este paso me vais a odiar…): no tenemos más episodios de Fringe hasta noviembre. En principio parece ser que la serie regresará el día 4, aunque la vuelta se podría retrasar hasta el 11, en función de la liga de baseball. Entre esto y lo de los Juegos Olímpicos de Invierno del año pasado voy a terminar cogiéndole mucha manía a los deportes. Pero bueno, vamos a comentar aquí el episodio, que es de lo que se trata. Y, una vez más ¡qué episodio! ¿He dicho alguna vez que me encanta esta serie?

Se veía venir: un episodio con un título tan maravilloso no podía ser malo. Esa referencia a la novela de Philip K. Dick no ha pasado desapercibida a nadie, y en realidad tenía mucho más que ver con el episodio de lo que pude imaginar en un principio. Si habéis leído la novela (o visto su adaptación cinematográfica, Blade Runner) sabréis a lo que me refiero. La pregunta que figura en el título, en realidad, se podría formular de la siguiente manera: ¿Son los androides (cambiaformas, en este caso) capaces de experimentar sentimientos “humanos”? Y la respuesta, según este episodio, ha sido clara: definitivamente, sí.

Aunque ya sabíamos algunas cosas de los cambiaformas, este capítulo nos ha servido para acercarnos más a estas interesantes figuras. Como temíamos, llevan aquí bastante tiempo, y parecen haberse infiltrado en las capas más influyentes de la sociedad. Son, de hecho, el mejor espía que uno pudiera imaginar: nadie les supera a la hora de pasar desapercibidos. Y el senador Van Horn es un gran ejemplo de ello.

Resulta curioso pensar que el caso de esta semana ha tenido lugar a causa de un accidente fortuito: probablemente, si el senador no se hubiera visto envuelto en el accidente de tráfico, nadie le habría detectado jamás. Y quién sabe cuántos más hay en su situación…

Qué situación más rara...Qué situación más rara…

El accidente saca, pues, a la luz la verdadera naturaleza del “senador”. Esto supone un problema tanto para Newton como para Altivia. Y es que la información que conoce es suficiente como para dar al traste con todos los planes de ambos. En un principio Newton opta por la solución más fácil: hacer que el cambiaformas deje de ser operativo disparándole en un ojo. Pero no cuenta con la habilidad de Walter para “reparar” al infiltrado. Es entonces cuando tienen que intervenir, primero Ray Duffy, el policía, y luego la propia Altivia.

La imagen que nos han dado de los cambiaformas no se corresponde con la idea que teníamos (o, al menos, yo tenía) de ellos. Y es que se han mostrado capaces de sentir tanto como cualquier humano. El primer ejemplo lo hemos visto en el propio senador, que ha comenzado a dar signos de actividad neuronal al detectar a la que, durante dos años, había sido su esposa. Pero sin duda alguna el caso más llamativo ha sido el de Ray Duffy. El policía llevaba unos cinco años viviendo con su familia, y había llegado a quererlos de verdad. No sé vosotros, pero yo he llegado a emocionarme con la conversación que ha tenido con su hijo, en la que le ha dicho que un monstruo puede llegar a convertirse en su mejor amigo. Muy emotivo, la verdad.

Aquí, la verdad, temí por WalterAquí, la verdad, temí por Walter

De hecho, hasta Newton ha demostrado ser capaz de sentir y sufrir ante la idea del suicidio. Todo este tema me ha recordado mucho a Battlestar Galactica y a la cuestión de quién puede llegar a ser más “humano”, si el hombre o la máquina. Porque desde luego he visto a Altivia mucho más fría que a Newton, en especial en el momento en el que le ha soltado eso de “Hay muchas máquinas aquí. Puedo hacerme amiga de una aspiradora.” Está claro que hay unos niveles de jerarquía bien establecidos y que Altivia no duda en mantenerlos así.

Por tanto, creo que el tema de los cambiaformas (seres que, personalmente, me parecen interesantísimos) se ha tratado de forma excepcional en el episodio. A partir de ahora los veré de forma diferente. Además, el hecho de que sientan empatía hacia nuestro mundo puede llegar a ser una gran ventaja cuando llegue la hora del enfrentamiento. Haciendo referencia a otra serie, es posible que incluso llegara a formarse una resistencia similar a la Quinta Columna de V. Pero eso ya es hilar muy fino…

Lo que sí parece claro es que en este episodio nos hemos despedido de Newton. La verdad es que su pérdida me parece una lástima, ya que ha sido un buen villano y un gran personaje. Además, en estos episodios pasados ha sido el único capaz de guiar en cierto modo a Altivia en sus errores. Da la impresión de que las cosas se ponen difíciles para Dunham. Y la verdad es que me alegro…

Goodby, NewtonGoodbye, Newton

Lo reconozco: por la forma en la que comenzó el episodio, pensé que Altivia me iba a ir cayendo mejor. Cuando ha ido al baño después de cenar con Peter he pensado que se estaba enamorando de verdad (algo que, en cierto modo, aún mantengo) y he visto un rayo de esperanza. Pero durante el resto del episodio me han dado ganas de matarla que la descubrieran en más de una ocasión. Y sí, me he reído mucho cada vez que le salía algo mal.

Soy consciente de que el engaño no se podía desvelar a estas alturas de la temporada, pero hoy he tenido más ganas que nunca de que alguien se diera cuenta. Vamos a ver, por ejemplo, ¡Olivia jamás habría tratado a la mujer del senador así! La pobre mujer estaba pasando un rato horrible al hablar con el cadáver de su marido, y la actitud de Altivia no ha ayudado nada. ¿Es que nadie nota que sólo trata de poner impedimentos? Uff…

Así que, al final, se ha salido con la suya: los ha engañado a todos y ha recuperado la memoria del senador. Pero me aferro a una idea: las cosas se están poniendo difíciles para ella. Peter ha notado el cambio en su actitud, e incluso se lo ha dicho. Y hasta Walter, a su modo, ve algo. ¿No os ha dado un vuelco el corazón cuando le ha hablado a Altivia de lo extraño que le parecía su color de pelo? Mantengo la esperanza de que los Bishop no van a tardar mucho en descubrirla. Peter, en el fondo lo sabe. Sólo tiene que espabilar y abrir los ojos. Prefiero pensar eso…

...a pensar en otras cosas.…a pensar en otras cosas.

No podemos, claro está, dejar de nombrar a Walter. Es innegable que la situación está pudiendo con él. Como ya comentaba el propio John Noble, Walter está sufriendo un retroceso con respecto a la mejoría que ya habíamos visto en él. No ha perdido su brillantez, claro está. Y me gusta ver la forma en la que se ha adaptado a Massive Dynamic; es plenamente consciente de que él es quien manda ahí, y de que su situación le puede ofrecer muchas ventajas.

Pero, por otra parta, vuelve a ser tan inestable como en la primera temporada. La escena en las que habla a los empleados de Massive Dynamic acerca del cerebro y la conciencia ilustra perfectamente la situación: estamos recuperando al Walter que nadie logra entender, que se obsesiona con las golosinas y que abusa de las drogas. Por supuesto, este Walter es infinitamente más divertido. Pero a la vez, no podemos ignorar el daño que se está haciendo. Walter me tiene preocupada, y espero que vuelva a centrarse pronto. Aunque me temo que, para ello, antes tiene que limpiar su conciencia, sobre todo en lo que respecta a su hijo.

En conclusión, Fringe nos ha vuelto a brindar otro gran episodio que nos ha ayudado a conocer mejor la realidad de los shapeshifters. Por otro lado, la situación de Altivia es cada vez más delicada, y da la impresión de que la van a descubrir de un momento a otro. Pero claro, hay que reconocer que no se le da mal del todo lo de distraer a Peter… En fin, tenemos por delante dos (o tres) semanas sin episodio en las que nos dará tiempo a madurar todas estas ideas (más de lo que nos gustaría…). Durante el parón trataré de hacer algo para que la espera se haga lo más breve posible. Pero ahora ha llegado el momento de comentar. ¿Qué os ha parecido este “Do Shapeshifters Dream of Electric Sheep?“?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: Do Shapeshifters Dream of…
4.3 (86.67%) 3 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »