Review Fringe: Concentrate and Ask Again

Review Fringe: Concentrate and Ask Again

Como ya viene siendo costumbre esta temporada, vamos a comentar un poco los ratings de la semana. Era de esperar que las audiencias bajaran. Y lo han hecho. En un 16%, para ser más exactos: hemos pasado del 1.9 al 1.6 de rating (el más bajo de la temporada, si no me equivoco). Como punto a favor, la triunfadora de la noche fue la CBS, con un especial sobre los anuncios de la Superbowl. Esto significa que su peor competidor no fue un programa regular, sino algo aislado, y que a partir de la semana que viene la audiencia podría volver a repartirse. Ya veremos… aunque no son buenos datos para nada. En cualquier caso, vamos a comentar Concentrate and Ask Again, como está mandado.

Esta semana el episodio ha vuelto a la dinámica de “capítulo autoconclusivo” en el que la trama principal ha quedado relegada a un plano más secundario. Para algunos esta es la esencia de la serie. Para otros, es marear la perdiz sin avanzar nada. Yo, enemiga de los extremos, me sitúo en un punto más intermedio: aunque nunca se convertirá en mi episodio favorito, Concentrate and Ask Again me ha gustado bastante (algunas partes mucho, pero el final me ha dejado un sabor un poco amargo). Vamos a verlo:

Comencemos con el caso autoconclusivo. Un científico que está celebrando su cumpleaños en su empresa recibe un paquete mortal: una muñeca de parte de una tal Madison que expulsa un misterioso polvo azul que hace que todos sus huesos se desintegren. No sé qué me está pasando (aunque sé que es por culpa de la serie), pero disfruto muchísimo con estos comienzos tan desagradables, cuando antes me horrorizaba ver este tipo de cosas. Además, el detalle de la muñeca que se ríe lo hace todo más espeluznante. ¡Me encanta!

No ha sido muy difícil dar con el remitente del paquete. El problema ha venido cuando, al ser atropellado durante su persecución, ha quedado en coma, haciendo imposible su interrogatorio. Y esto nos ha llevado a la que, para mí, ha sido la mejor parte del episodio: hemos conocido a Simon Phillips, otro de los niños del Cortexiphan (aunque, no nos engañemos, si Walter demostró al inicio de la serie que podía leer la mente a un muerto, ¿necesitaba a Phillips para hablar con un vivo?). Personalmente, me encanta cada vez que conocemos a uno de estos niños, y me alegra ver que Walter sabe de la existencia de algunos más. Muy divertido, por cierto, el momento en el que Simon ha leído la mente de Walter y se ha confundido por el caos que tenía en su cabeza. ¡Así es nuestro Walter!

Simon PhillipsSimon Phillips

El pobre Simon ha tenido la desgracia de adquirir la capacidad de leer los pensamientos, algo que muchos hemos deseado en más de una ocasión, pero que para él es una condena. Me gusta el tema de los niños del Cortexiphan precisamente porque con ello se pone de manifiesto el riesgo que entraña ir demasiado lejos con la ciencia, traspasar ese límite moral del que tantas veces se habla. Sin duda Walter y Bell veían sus experimentos como un progreso, o incluso como un don que otorgaban a los niños. Pero la verdad es que destruyeron sus vidas por completo, y Simon es el mejor ejemplo de ello.

La escena del hospital me ha encantado. Me ha gustado mucho el vínculo que se ha creado entre Simon y Olivia: los dos saben que hay algo en ellos que le impide encajar del todo, y el hecho de que Simon no pudiera leer la mente de ella es lo único que le ha dado confianza. Resulta extraño que, precisamente, la única persona a la que no puede llegar a conocer del todo sea aquella en la que más confíe. Quizás, en el fondo, sea cierto eso de que lo mejor es que no podamos llegar a saber lo que los demás piensan en realidad. Al fin y al cabo, eso es la confianza, ¿no?

De cualquier forma la habilidad de Simon ha permitido resolver el caso. Un caso en el que, de nuevo, los “malos” no eran tan malos, sino víctimas en busca de venganza. Muy poético eso de hacer que los responsables murieran de la misma forma que los bebés de los militares. Está claro: donde las dan las toman.

Para terminar con esta parte del episodio, me gustaría referirme a dos detalles más. El primero es el pequeño instante en el que, después de impedir que los militares atacaran por última vez, Walter ha tenido la oportunidad de pedirle perdón a Simon. Técnicamente no ha ocurrido nada: simplemente se han mirado, pero no ha hecho falta que nos mostraran las palabras que ha habido entre ellos, aunque no salieran de sus labios. El segundo, al que nos referiremos más tarde, es la nota que Simon le ha escrito a Olivia resumiéndole lo que piensa Peter. La dichosa nota…

Hurgando en el pasadoHurgando en el pasado

Vamos a centrarnos ahora en los personajes de siempre. Hemos abierto el episodio con una escena genial de Nina tratando de averiguar qué sabía William Bell acerca de la First People. Dos curiosidades de ese momento: en primer lugar, el guiño al señor Spock que había en uno de los libros en los que mira. En segundo lugar, la clave que tiene que introducir para abrir la caja fuerte es 052010#, o sea, 20 de Mayo de 2010, fecha en la que se emitió Over There, Part 1 y en la que, presuntamente, murió Bell.

El momento de la caja fuerte también nos sirve para confirmar lo que ya imaginábamos: Nina y William mantuvieron una extraña relación entre ellos. Y así se lo cuenta luego la propia Sharp a Olivia. Se me ha hecho un poco raro el momento “confesiones íntimas” de las dos mujeres más crípticas de la serie.

Una cosa nos queda clara en este episodio: Olivia tiene un gran complejo de inferioridad con respecto a Altivia. En cierto modo lo entiendo. Pero creo que debería dejar de lamentarse, abrir los ojos y darse cuenta de que es la misma persona. Las diferencias que hay entre ellas se deben al entorno o a las circunstancias que les han rodeado. Pero no dejan de ser iguales. En fin…

El episodio se ha centrado mucho en una única pregunta: ¿Sigue sintiendo Peter algo por Altivia? La respuesta estaba bastante clara, y por si quedaba alguna duda, Simon se ha encargado de despejarla al final. Aunque yo soy del bando de nuestra Olivia, creo que tampoco hay que lapidar a Peter. No he estado en su situación (¡ni quiero!), pero lo comprendo. Y, ya puestos, podían dejar de hacer sufrir a Olivia de vez en cuando…

La dichosa notaLa dichosa nota

Nina Sharp, por su parte, sigue investigando el tema de los libros de la First People. Y llega a la conclusión que nosotros ya imaginábamos (y que, de hecho, comentamos en la review de 6955 Khz): Sam Weiss es el autor de los libros, y si no es uno de esos “First People”, anda cerca. Lo que está claro es que sabe mucho más de lo que podemos imaginar. Esta es una de las cosas buenas de esta serie: las teorías a veces se cumplen, porque están fudamentadas. Los episodios no se basan en tratar de sorprender, sino de ser coherentes.

Quizás por eso el final me ha descolocado: a ver, sabemos que Peter es el único que puede accionar la máquina, y que según lo que él decida, uno de los universos (o los dos, como a mí me gustaría) se salvará. Pero eso de reducirlo todo a ver a qué Olivia elige Peter… ¿Estamos diciendo que nos olvidamos de mitología, observers, first people y demás y nos dedicamos a ver si nuestra Olivia se suelta más la melena con Peter o si Altivia le guiña un ojo? No sé, pienso que Fringe es mucho más que un triángulo amoroso, y espero que estas últimas frases sólo hayan sido una manera muy simplista de explicarlo, pero que en el fondo haya más.

No me malinterpretéis: está claro que la relación entre ellos es importante. De hecho, es un tema que me gusta, y me encanta cómo lo tratan aquí (el detalle del café, por ejemplo, ha sido muy bueno). Pero me resisto a creer que sea la solución que van a utilizar para resolver la guerra entre universos. Aunque, claro, quizás sea lo más práctico teniendo en cuenta el incierto futuro de la serie: una forma fácil de cerrar las tramas en caso de anunciarse que no habrá más temporadas.

Vamos, como siempre, a comentar el “Typewritten Message” de esta semana. La palabra oculta era “HATCH” (Desmond…), y este el vídeo, protagonizado por Martin Luther King:

Las curiosidades que más llaman la atención son dos: en primer lugar, que el propio Luther King sigue vivo allí. Y, en segundo lugar, la división entre Alemania del Norte y Alemania del Sur. Interesante…

Concluyendo: como episodio autoconclusivo, Concentrate and Ask Again me ha gustado. Eso sí, espero que esa explicación final tan radical luego termine no siéndolo tanto. Y, sin ánimo de spoilear a nadie, el próximo episodio tiene muy buena pinta… pero aún quedan unos días para verlo. Así que, mientras tanto, ¿por qué no comentáis qué os ha parecido este 3×12? Seguro que generará debate…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: Concentrate and Ask Again
4.2 (84%) 5 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »