Review Fringe: Bad Dreams

Review Fringe: Bad Dreams

En un acto vandálico sin precedentes, voy a robarle a mi ingenioso compañero Dani su símil gastronómico presentado hace siete días con motivo de la review de Some Like it Hoth. Si Fringe es una jugosa paella, durante las primeras semanas nos hemos estado comiendo los bichos (nunca mejor dicho), e incluso se nos ha colado alguna mariposa rebelde. ¿Qué nos queda? El arroz, la esencia, que poco a poco irá dejando al descubierto el relieve o los motivos que adornan el plato, la base. El banquete de arroz de Bad Dreams ha sido suculento, pero lo mejor es que nos ha permitido ver los primeros detalles del plato. ¿Alguien se ha enterado? Me lo temía. Bueno, pensad que hoy es jueves, día de la paella en el territorio nacional. ¿Empezamos?

¡Review lista para comentar! Sí, llego algo tarde, disculpadme…

  • Episodio 1×18: Bad Dreams
  • Fecha de emisión: 22 de abril

Sobra decir que Fringe es uno de los grandes estrenos del año, pero no va mal recordarlo semana a semana, porque es cada siete días cuando disfrutamos de una narración sorprendente, de buenas actuaciones y de personajes que rebosan carisma. Además, en Bad Dreams añadimos un viaje al pasado de nuestra protagonista, Olivia Dunham, esa agente entregada a la causa de la Division Fringe que nos observa con mirada triste. Recuperamos la Y mayúscula de Ability, que nos recuerda el oscuro pasado del otro gran protagonista de la serie, Walter Bishop.

Bad Dreams. Pesadillas. En esta ocasión no tenemos mariposas asesinas, ni bebés prematuros, ni orificios del cuerpo que se cierran. Y no necesitamos una ración extra de fe, en principio, para creer que Olivia está protagonizando unas aterradoras pesadillas. Sólo necesitamos sueños. En ellos, Olivia es el arma homicida de una serie de inquietantes e inexplicables crímenes. Inquietante e inexplicable, dos palabras decididamente unidas al universo Fringe.

En los cinco primeros minutos, los que nos atan a la silla, vemos a una mujer que se dirige a coger el metro con su bebé de 18 meses. Canta. La pequeña lleva globos. Y si no fuera por la música, nadie diría que estamos en una escena de Fringe. Sin embargo, cuando se acerca el metro, una mujer rubia aparece por detrás y la empuja hacia la vía. Su cara nos suena. ¡Es Olivia Dunham! Insertar un What the Frak! del tamaño del metro de Madrid. Afortunadamente, sólo se trata de Bad Dreams. Pesadillas. ¿Sólo? A la mañana siguiente, Olivia enciende el televisor para comprobar horrorizada que el crimen que ha cometido en sueños se ha producido de verdad. Y suena esto…

Olivia en el metroOlivia en el metro

Será porque vi el capítulo a una hora en que todo el mundo debería estar durmiendo o será porque Bad Dreams no ofrecía excesivos momentos de tensión, lo cierto es que durante varias escenas me pareció que le faltaba algo de ritmo. Después de un segundo sueño, y un segundo asesinato, Olivia empieza a sentir la obligación moral de abrir una investigación. Para ello cuenta con el respaldo de Broyles y la Divisón Fringe, pero ninguno de ellos será esencial para entender lo que le sucede a Dunham. Cuando algo aparentemente no tiene explicación, consulta a Walter Bishop. El científico sí tiene la respuesta.

La angustia de Olivia le empuja a confesar que de pequeña fue tratada con Cortexiphan. Nosotros ya lo sabíamos, pero los Bishop no. Peter se sorprende, Walter no. No voy a cansarme, semana a semana, de exigir alguna nominación al Emmy o Globo de Oro para el señor John Noble. Supongo que más de uno estará de acuerdo. Volvemos al tema. Olivia descubre que en todas las escenas del crimen aparece un mismo sujeto, un hombre nacido en 1979, como ella, en Jacksonville, como ella. ¿Alguien ha dicho Cortexiphan?

La ración de fe que no necesitamos para aceptar los sueños de Olivia es necesaria para entender la causa de los asesinatos. El culpable es uno de los niños tratados con Cortexiphan cuyas emociones, atención que duele, se transmiten a las personas que lo rodean. Así, por ejemplo, si el sujeto en cuestión tiene ideas suicidas, todos los que pasan a su lado suben a un edificio para lanzarse al vacío, como en esa impresionante y brutal escena del final de Bad Dreams. ¿Y por qué Olivia lee los sueños del indirecto culpable? Porque también formó parte de esa investigación con Cortexiphan en la que trataban a los conejillos de indias por parejas. Y el asesino era el par de Olivia. Fantástico.

¿Suicidio en masa?¿Suicidio en masa?

La falta de ritmo que mencionaba antes creo que también se da en la escena de la azotea del edificio. Para la trascendencia del asunto, me pareció ligeramente descafeinada. Olivia lo soluciona con un par de tiros en la pierna a su viejo amigo antes de que la masa salte al vacío. Final feliz; esperaba algo más dramático, más trágico. Que nadie piense que Bad Dreams me ha dejado mal sabor de boca. El capítulo tenía preparada una sorpresa final protagonizada por el señor Walter Bishop.

En su habitación, Walter busca una cinta de vídeo entre sus investigaciones. Se trata de una escena de hace bastantes años en el que vemos a una niña pequeña rubia asustada en un rincón. No vemos a nadie más, sólo escuchamos dos voces hablar sobre un incidente. William Bell habla con Walter Bishop, que segundos después se dirige a esa niña pequeña: Nobody is angry with you. You didn't do anything bad. It's all right Olive. Everything's going to be okay. Olivia Dunham. Walter la utilizó como conejillo de indias. Y lo sabía. Qué grande es esta serie…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: Bad Dreams
5 (100%) 4 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »