Review Fringe: 6B

Review Fringe: 6B

Después de dos episodios que me despertaron algunas dudas, 6B ha vuelto a conquistarme. No ha sido el mejor de la temporada, desde luego. No ha tenido los mejores diálogos, ni la mejor acción. Pero ha tenido muchos de esos detalles tan geniales que siguen haciendo de Fringe la gran serie que es. Las audiencias, por cierto, han subido algo, al 1.5/5. Ahora, como mínimo, deberían mantenerse. Pero por desgracia eso no es cosa nuestra. Lo que sí está en nuestra mano es comentar el episodio. ¿Por qué retrasarlo más?

Me suelen gustar la mayoría de los autoconclusivos cuando presentan un caso interesante. Pero si, como hoy, primero te dan pistas de algo para luego sorprenderte aún más con un nuevo giro, la cosa mejora más aún. Digo esto porque a la luz de las promos que ya habíamos visto, afronté el episodio convencida de que iba a ver un autoconclusivo protagonizado por un fantasma y/o un edificio encantado. De modo que, claro está, me he llevado una grata sorpresa al ver que el caso estaba mucho más relacionado con la trama principal de lo que me podía imaginar.

De hecho, si alguien me pidiera un buen ejemplo de un mythalone, creo que este 6B sería una gran elección: el caso a resolver ha sido el motor que ha impulsado las tramas de los personajes principales. Hemos tenido, por un lado, a Peter y a Olivia avanzando por fin en su relación. Por otra parte, Walter ha tenido que enfrentarse a sus propios fantasmas, mostrándonos una cara a la que no estamos acostumbrados en absoluto.

Tengo que reconocer que el inicio del episodio me ha gustado bastante. Ha sido así por un detalle: como cualquiera que ve la serie, sabía que algo medianamente desagradable tendría que pasar justo al principio. Y me han despistado hasta tres veces: la primera, pensando que a la pareja le iba a ocurrir cualquier cosa en el ascensor; la segunda, creyendo que la señora Marcelo, la que abandonaba el edificio, podría darnos un buen susto; y, por último, estaba casi segura de que a la tal Sylvia le ocurriría algo paranormal. Por eso, ver caer los cuerpos por el balcón era lo último que me esperaba.

Así es como se abre se un episodioAsí es como se abre se un episodio

La investigación de la división Fringe revela que nada ni nadie ha tirado a las víctimas por el balcón. Más bien parecen haber caído a través de él, como si el suelo se desintegrase bajo sus pies. Yo habría tardado bastante más en dar con la clave, pero Walter ha llegado rápidamente a una conclusión: ha aparecido una grieta entre ambos universos, y ha empezado a abrirse justo en ese edificio.

Sin embargo, esto es Fringe, y si a los diez minutos de episodio has obtenido una respuesta satisfactoria, no debes confiarte: la realidad será mucho más compleja. Así que, mientras Walter se ha encerrado a tratar de encontrar una forma de impedir que la grieta se hiciera aún mayor, Peter y Olivia han descubierto al verdadero causante de los extraños acontecimientos: el “fantasma” de Derek, el difunto marido la señora Merchant.

El fantasma, en realidad, no ha sido tal. Y es que Walter no andaba equivocado al formular su teoría: lo que nosotros (y Olivia) hemos visto, en realidad no era sino al verdadero Derek, pero en versión alterna. Que levante la mano el que no ha pensado, aunque sólo fuera por unos momentos, que Olivia también tenía la capacidad de ver fantasmas. A mí me han engañado…

Derek MerchantDerek Merchant

De modo que este episodio han vuelto a incidir en la idea que ya llevan un tiempo repitiéndonos: el amor es más importante de lo que parece a la hora de definir la estabilidad de los universos. Ha sido emotivo, la verdad, ver cómo el cariño de los dos ancianos, forjado durante tantos años, era capaz de romper los límites entre ambos mundos. Y, una vez más, nos han enseñado la forma en la que los dos universos pueden ser tan parecidos y, a la vez, tan diferentes. Mención aparte para Phyllis Somerville (The Big C), que me ha puesto la carne de gallina en la despedida a su marido.

Claro está, es imposible no dibujar un paralelismo entre la historia de los ancianos y la de Peter y Olivia. En este episodio, por cierto, hemos visto a una Olivia más decidida, que ha tomado por fin las riendas de la situación. A pesar de los esfuerzos de un fallido Walter-celestino y de un beso en el que Olivia ha vuelto a ver brillar a Peter, parece ser que la pareja ha conseguido superar la barrera que se había alzado entre ellos.

Tenía ganas de que ocurriera, la verdad, y la pequeña shipper que llevo dentro ha saltado de alegría con el final del episodio. Pero no nos olvidemos de que, en el otro lado, Altivia tiene una sorpresita guardada para Peter y Olivia. Seguramente eso llevará a otro distanciamiento más, y dentro de poco nos volveremos a ver en la misma situación. Ojalá me equivoque, porque no me agrada nada la idea. Y no es sólo por la pareja en sí; es que las tramas de amores intermitentes a veces me cansan tanto… La verdad es que este tema no deja a nadie indiferente. De hecho, nos tiene a todos revolucionados. No hay más que echar un vistazo por el hilo del foro correspondiente a este episodio para ver la encarnizada lucha que se ha montado (eso sí, cuidado si entráis; la sangre ha llegado al río y podéis salir muuuy perjudicados. Algunos incluso han tenido que cambiar de identidad para salir vivos de ahí…). ¡Si es que Fringe levanta pasiones! En fin, yo mientras tanto voy a seguir celebrando el momento:

¡Por fin!¡Por fin!

Pero, para ser sinceros, si hay una trama que realmente me ha cautivado en este episodio ha sido la de Walter. Por primera vez ha tenido que enfrentarse a la decisión de un sacrificio realmente importante para salvar su universo: ha estado dispuesto a aplicar el ámbar para sellar el vórtice que se había abierto entre ambos universos. En otras palabras, ha actuado tal y como lo hizo Walternate en su momento.

Como ya hemos apuntado en más de una ocasión, las diferencias morales entre los personajes de ambos universos no están claras en absoluto. Y en este episodio Walter ha sido más consciente de ello que nunca. Hemos visto a un Walter más centrado, más serio y muy consecuente con sus acciones. Desde luego, es un hombre muy diferente a aquel que experimentaba con niños en el pasado haciendo caso omiso de las posibles consecuencias. Pero, a la vez, está dispuesto a sacrificar a muchas personas por un bien mayor. No sé vosotros, pero a mí no se me olvida el horror que sentí la primera vez que vi a las personas vivas atrapadas en el ámbar over there. Es cierto que al final no ha hecho falta aplicar la medida. Pero ha demostrado perfectamente que no dudará en hacerlo en el futuro si se diera el caso.

Ha sido enorme, por cierto, que nuestras sospechas se cumplieran y que nos confirmaran que la sustancia que vimos en el tercer episodio de la serie (The Ghost Network) era, efectivamente, el temido ámbar. Ya sabéis que estas autorreferencias me encantan. Y pensar que ya imaginaran por dónde irían los tiros en una momentos tan temprano de la serie me da muy buenas sensaciones.

Una última cosa que me ha llamado mucho la atención de Walter en este episodio es la compenetración que parece estar alcanzando con Nina Sharp. Hay entre ellos una nueva confianza (o quizás, recuperada de mucho tiempo atrás) que me gusta. Y me encantaría seguir profundizando en ello…

Walter y NinaWalter y Nina

Ya que hemos comentado los aspectos más importantes del episodio, me gustaría compartir con vosotros una alocada teoría que me ha venido a la cabeza viendo el episodio. 6B nos ha demostrado que el amor entre dos personas puede hacer temblar los límites entre universos y, por tanto, abrir grietas entre las realidades. Del mismo modo, como hemos visto, también es posible cerrar dichas grietas.

Hasta ahora siempre hemos pensado que el hecho de que Walter cruzara al otro lado para “secuestrar” a Peter era el motivo por el que el tejido de over there se debilitara y se crearan los vórtices. Pero, ¿es posible que, en lugar de Walter, fuera Walternate el verdadero culpable? Es decir, si en este episodio los Merchant has sido capaces de abrir una grieta, ¿por qué no iba a hacer Walternate lo propio en su deseo de recuperar a su hijo?

Lo importante, sin embargo, no es esto. Lo importante es que si Walternate fue el que originó las fisuras, eso quiere decir que también estaría en su mano cerrarlas, tal y como hemos visto hoy. Todo esto viene a colación de la última frase del episodio, pronunciada por Lincoln: “Si hubo una fisura aquí, se ha cerrado.” Personalmente, creía que eso era algo imposible. Probablemente, esta pequeña teoría no tenga ni pies ni cabeza y sea desmentida en un par de episodios. Pero no deja de ser llamativo el poder que pueden tener los sentimientos de las personas para influir en el futuro de ambos universos.

Si hubo una fisura aquí, se ha cerradoSi hubo una fisura aquí, se ha cerrado

Me gustaría, por cierto, mencionar el final del episodio. Ha sido un tanto atípico: nada de cliffhangers, nada de acción. Sólo el pobre Derek Merchant contemplando su viejo álbum de fotos. Y, sin embargo, no ha hecho falta nada más, ha sido perfecto. No tenemos que olvidar que el director de este episodio, Tom Yatsko, tiene en su haber uno de los episodios más maravillosos de la serie: White Tulip. Y esa calidad se nota.

Terminamos ahora con un par de curiosidades del episodio. La primera es que, en la escena en la que Peter y Olivia están en el bar y él pone una canción aleatoria en la máquina, la pista que suena es ni más ni menos que “For once in my life“, la canción que le canta Olivia en Brown Betty. Por otra parte, como sabéis, muchos episodios han dedicado el episodio de esta semana a la celebración del día de San Valentín. Fringe ha puesto su particular granito de arena de una forma especial. Por un lado, los glyphs de esta semana han formado la palabra “HEARTS” (curiosamente, en Brown Betty formaron la palabra “Heart”, en singular). Pero, además, en el último glyph el pequeño punto amarillo que sirve para distinguir unas letras de otras ha tenido forma de corazón. ¿Os habíais dado cuenta?

Como siempre, os dejo el vídeo correspondiente al typewritten message de la semana. Como vemos, en el otro universo tiene un gran interés por recuperar animales ya extinguidos. Me parece una buena idea, pero… ¿no les interesaría más intentarlo con las ovejas antes que con los tigres dientes de sable?

Hasta aquí la review de 6B, un episodio que a mí, al menos, me ha gustado mucho. Esta semana volveremos con el que, posiblemente, sea el episodio más esperado de la temporada. Y es que tiene una pinta… Pero ya hablaremos de eso más adelante. ¿Qué os ha parecido 6B?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: 6B
4 (80%) 3 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »