Review Fringe: 6:02 am EST

Review Fringe: 6:02 am EST

Lo he intentado. Lo prometo. Después de leer los comentarios de la review anterior, he tratado de ser más objetiva al hablar de este episodio. Pero me he encontrado con dos problemas. El primero ha surgido a la hora de escribir las etiquetas del post. Si miráis bien, ahí, más abajo, aparece la palabra “Opinión”. Y los términos “objetividad” y “opinión” no son la mejor combinación posible. El segundo problema ha sido que me ha gustado el episodio. Decir lo contrario sería ir en contra de mis principios. Si he perdido la capacidad de juicio crítico, el gusto, o el norte, son cosas que podremos discutir más adelante. Pero ahora toca ir con la review. Yo ya he puesto mis cartas sobre la mesa. Ahora eres tú el que decide: ¿me acompañas?

6:02 am EST es uno de esos episodios en los que, aparentemente, no ocurre nada demasiado relevante. Sin embargo, ha servido para mostrarnos cómo se va a afrontar la trama central en la doble finale (la máquina y su papel en la posible destrucción de los universos) y cuál será la actitud de cada personaje ante lo que está por venir. John Noble ya dijo que el final de esta temporada estaría formado por un arco de tres episodios, y hemos visto un buen prólogo a las dos partes que nos quedan. Como era de esperar, la acción y los cliffhangers vendrán más tarde. Por ahora sólo podemos analizar cómo está la situación.

No es la primera vez que nos encontramos con un episodio que se desarrolla más o menos a partes iguales en ambos universos. Precisamente por eso, aunque sea un detalle un poco tonto,he echado de menos la intro que combinaba los dos colores y que ya vimos en Entrada. No tiene importancia, pero creo que no soy la única que ha pensado en ello.

La activación de la máquina por parte de Walternate ha desencadenado el resto de acontecimientos del episodio. Como ya apuntamos cuando comentábamos Bloodline, Walternate ha usado el ADN de su nieto para hacerlo. No soy una experta en estos temas, pero no entiendo por qué motivo (si es que existe alguno), el ADN del bebé sí serviría para activar la máquina y el del propio Walternate no. Supongo que la similitudes serían más o menos las mismas, ¿no? En cualquier caso, es la razón que nos dan.

Un vez más, como otras tantas veces a lo largo de la temporada, han tratado de mostrar que, en el fondo, Walternate actúa siguiendo lo que, según cree, son buenos motivos. La conversación con Alt-Brandon sobre los millones de personas que van a salvar no deja lugar a dudas: desde su punto de vista, son los buenos. Especialmente llamativa ha sido la mención a (Alt-) Oppenheimer y a la que posiblemente sea la cita más famosa pronunciadas por él: “Ahora me he convertido en la muerte, el destructor de los mundos.” La frase, de origen hindú, cobra más sentido que nunca en boca de nuestro antagonista.

Sunrise, when the world is full of promiseSunrise, when the world is full of promise

La situación over there contrasta de manera radical con la forma en la que nuestros personajes viven aquí: después del “arco argumental de Bellivia”, las cosas parecen más tranquilas que nunca, y prueba de ello es ver a Olivia formando parte de la vida diaria de Peter y Walter. Pero esta tranquilidad dejará de existir de pronto. El hecho de que la máquina se active sin Peter elimina cualquier tipo de ventaja con la que pudieran contar los personajes de nuestro universo. Y 6:02 am EST, el título del episodio, se corresponde precisamente con la hora en la que la máquina es activada over there. Por otro lado, me gusta la forma en la que han explicado cómo la máquina activada provoca una reacción en nuestro mundo, en forma de una “vibración por resonancia o simpatía” (en el sentido técnico del término), como ocurre, por ejemplo, con las cuerdas o con algunos instrumentos musicales.

Como decíamos, la nueva situación ha invertido los papeles de los universos: mientras que aquí el nuestro empieza a tambalearse con la aparición de numerosos vórtices, allí las condiciones aparentemente empiezan a mejorar. Sin embargo, no lo hacen con la rapidez que Walternate quisiera. Tengo la impresión de que este es un detalle importante: quizás, después de todo, el sacrificio de millones de personas por parte de Walternate tampoco provoque el cambio esperado en su universo. Motivo, sin duda, para sentirse tan culpable como el propio Oppenheimer hizo en su momento…

Pero no sólo tenemos enemigos over there. En este episodio Altivia ha resultado ser la gran aliada de nuestro universo. Extrañada por las órdenes que recibe de no seguir el protocolo ante una situación de emergencia, decide ir a plantarle cara al Secretario. Es entonces cuando se da cuenta de que a este ya no le importa sacrificar a Peter, sino que sólo quiere salvar su universo. Este cambio de perspectiva en Walternate no deja de ser curioso. Desde que supimos que Peter había sido “raptado” de pequeño, dimos por hecho que su padre actuaba cegado por el deseo de recuperarle. Sin embargo, ahora vemos que ya no le importa que su hijo muera, sino que sólo quiere acabar con el otro universo. Da la impresión de que se mueve más por el deseo de venganza que, realmente, con ánimo de salvar la vida de los habitantes de su propio mundo.

El pequeño HenryEl pequeño Henry

Altivia, sin embargo, ha viajado justo en la otra dirección: ahora quiere hacer todo lo posible por salvar ambos mundos. Por ese motivo deja a su bebé con Lincoln y se marcha dispuesta a cruzar al otro lado para aliarse con nuestros protagonistas. Un par de cosas en cuanto al bebé: en primer lugar, ya conocemos su nombre. Se llama Henry, igual que el taxista que le ayudó a venir al mundo. Es un detalle bonito, y Henry (el original) un gran personaje que se merecía un homenaje así. En segundo lugar, no he podido evitar fijarme cómo el bebé, en sus dos apariciones, ha llevado puestos dos gorros diferentes, uno rojo y otro azul, señalando la dualidad de su personaje y ¿por qué no?, el papel esencial que puede jugar como puente entre ambos universos.

Como decíamos, Altivia se marcha decidida a cruzar. Para ello se enfrenta con Alt-Brandon, aunque este no le pone las cosas nada fáciles, y termina siendo capturada. ¿Qué queréis que os diga? Sinceramente, pensaba que lograría cruzar. Por desgracia, Walternate la tiene encerrada en una celda, situación que nos recuerda muchísimo a la que vivió su alterna hace cosa de un año. Cómo logrará escapar es algo que aún no puedo imaginar, pero sigo pensando que Altivia aún tiene que darnos más alegrías antes de que acabe la temporada. Esta mujer es un hueso duro de roer…

Volvamos a nuestro universo. Gracias al tiempo que pasó over there, Olivia se la única que sabe cómo actuar ante una emergencia como las que están apareciendo (a cientos) repentinamente. Por ello acude a Massive Dynamic, la única empresa con los medios suficientes como para evitar el mayor daño posible. Sin embargo, allí se dará cuenta de que la situación es aún más desesperada de lo que imaginaba: apenas si disponen de una mínima parte del ámbar que sería necesario para contener todas las catástrofes que se avecinan.

En su desesperación, Nina Sharp le revela a Olivia algo que nosotros ya sabíamos: si hay alguien que conoce la solución a lo que ocurre, es Sam Weiss. Llevábamos sin ver al señor Weiss desde Concentrate and Ask Again, cuando nos explicó que la supervivencia de los universos dependería de la elección que tomara Peter. Claro está, nadie contaba por aquel entonces con que Walternate sabría cómo activar la máquina sin necesitar a su hijo. En este episodio hemos vuelto a verle, justo al principio, advirtiendo en la bolera la activación de la máquina. El péndulo de Newton representa lo que ya mencionábamos antes: como ambos universos están conectados, lo que ocurra en uno de ellos tiene consecuencias directas en el otro.

Tan misterioso como siempreTan misterioso como siempre

A propósito de Sam Weiss, me gustaría mencionar un detalle que me llama mucho la atención de su aspecto. Hasta ahora sólo hemos podido ver a este personaje en seis episodios, cuatro en la temporada anterior y dos en esta. Fringe no se caracteriza precisamente por los cambios de estilismo de los personajes. Sin embargo, cada vez que aparece, Sam lleva el pelo visiblemente más corto que la vez anterior. Parece como si quisieran demostrar que, al contrario de lo que ocurre con los observers, su aspecto sí que cambia con el paso del tiempo. O quizás no tiene ninguna importancia y no es más que una simple casualidad. Pero ahí lo dejo.

Uno de los grandes interrogantes del episodio es saber qué pretende hacer Sam para evitar la destrucción de, al menos, nuestro universo. Por ahora le hemos visto haciendo algo así como provocar una aurora boreal diurna y hacer una serie de complejos cálculos que resultaban en cero. Si alguien sabe de qué va todo esto, por favor, que no dude en contárnoslo. Porque yo no tengo ni idea de qué es lo que pretende hacer.

Sea lo que sea, al final del episodio Sam vuelve a hacer acto de presencia para dejar a Olivia, si cabe más confusa: “Ahora tienes que confiar en mí.” Esta frase podría no tener más trascendencia si no fuera por el mensaje oculto que descubrimos en la temporada anterior y que rezaba así: “Don’t trust Sam Weiss”. Ante esto, tenemos dos opciones: como el mensaje aparecía en una pizarra del otro universo, podemos pensar que Sam supone una amenaza para el otro mundo, pero no para el nuestro. La otra opción es que realmente Sam no sea de confianza y vaya a traicionar a Olivia dentro de poco. No sé por qué, Weiss siempre me ha despertado simpatía, y confío en que ayude a nuestros protagonistas. De cualquier forma, da la impresión de que en el próximo episodio veremos si realmente es digno de dicha confianza.

A todo esto, Walter y Peter mantienen actitudes muy diferentes: mientras el primero siente que ha sido derrotado definitivamente por su alterno, su hijo no está dispuesto a seguir adelante sin pelear. Por ese motivo, y a pesar de ser consciente de que está arriesgando su vida, Peter toma la decisión que lleva evitando toda la temporada: va a entrar en la máquina.

Dispuesto a enfrentarse a su destinoDispuesto a enfrentarse a su destino

Como es natural, Walter intenta disuadirle en un principio de que lo haga. Sin embargo, no pasa mucho tiempo hasta que recuerda la lección que el observer le enseñó en Firefly: tarde o temprano, llegaría el momento en el que tendría que estar dispuesto a sacrificar a su hijo por un bien mayor. En el pasado aprendió que el egoísmo a veces puede causar demasiados problemas: si Peter debe entrar en la máquina, muy a su pesar, no será él quien lo impida.

No creo que sea casualidad que Peter decida entrar en la máquina justo cuando Olivia no está allí para impedírselo. Todos son conscientes del riesgo que supone, y la emotiva despedida entre Peter y los demás miembros del equipo lo pone de manifiesto. Me quedo con el abrazo de Astrid. Su personaje es, simplemente, adorable.

No sé vosotros, pero yo esperaba ver una escena alucinante en la que la máquina hiciera algo sorprendente y Peter echara humo por los ojos como se ve en la imagen de la profecía. Lo que no me imaginaba, desde luego, era que la máquina le rechazaría de manera tan violenta. Supongo que, al haber sido activada previamente, no permitirá el acceso de ningún otro ser del exterior. Sea como fuere, el episodio nos deja, por ahora, a Peter fuera de juego (al igual que Altivia, encarcelada en su universo).

Vayamos ahora a la escena más polémica del episodio, la que transcurre en la capilla del hospital en el que ingresan a Peter. Curiosamente, ha sido mi escena favorita de 6:02 am EST, además de otro gran ejemplo de la maestría de John Noble a la hora de actuar. Sin embargo, al leer los comentarios de la pre-review, también he visto que ha sido la escena más criticada (no por todo el mundo, pero sí por un número importante de comentarios). De modo que, aunque no pretendo cambiar la opinión de nadie, voy a explicar por qué a mí me ha gustado tanto.

La desesperación de WalterLa desesperación de Walter

Desde el primer momento, con ese amago de arrodillarse para terminar ofreciendo su monólogo de pie, hemos podido observar la lucha interna de Walter, que se debatía entre la razón que siempre le ha gobernado y la fe a la que la mayoría de los humanos recurren en momentos de desesperación, cuando no les queda nada más en lo que apoyarse. Como no podía ser de otro modo, Walter ha hecho referencia a White Tulip, uno de los episodios más maravillosos de la serie, en el que Bishop recibió la señal que le prometía el perdón de su hijo. Señal que, no olvidemos, no recibe de parte de Dios, sino de Alistair Peck, otro científico. Me ha gustado su forma de hablar, recriminando más que rogando al principio, pero derrumbándose poco a poco hasta terminar arrodillado, gesto al que se negó en un principio. Y todo esto viniendo de un hombre al que en Peter vimos pronunciar aquello de “Sólo hay sitio para un dios en esta habitación, y no es el tuyo.” Como ya he dicho, en mi opinión ha sido una escena excelente.

Vamos a ver ahora el vídeo oculto que aparece esta semana en la página oficial de FOX. La palabra formada por los glyphs era “AGENT”. El artículo no deja de ser irónico, ya que habla de la posibilidad de unir ordenadores con el cerebro humano, justo la tecnología que habría sido necesaria en el episodio anterior para salvar a William Bell:

Como comentaba al principio, 6:02 am EST ha sido un episodio con un ritmo más o menos pausado, que ha servido para poner a cada jugador en su sitio y darnos una imagen clara de cómo está la situación. En palabras de Walter, hemos asistido al principio del fin. Ahora sólo nos quedan dos episodios más para terminar la temporada. Que empiece la acción.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Fringe: 6:02 am EST
4.5 (90%) 4 votes

Categorías: Fringe Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »