Review FNL: Keep looking

Review FNL: Keep looking

Semanita de descanso para los jugadores de los Lions, pero no para
nosotros
, que aquí tenemos que estar al pie del cañón, porque madre mía,
esto cada vez está más interesante, o a mí por lo menos cada día me
gusta más. Cada vez que me acuerdo de que es la última temporada, no
sabéis la pena que me da. Pero bueno, al lío, que como siempre, hay un
montón de cosas que contar. Y es que Dillon se está llenando de
parejitas… aunque no todas en el sentido romántico. Tenemos a
Buddy y a Buddy Jr, a Jess y Vince, a Tammy y Epyck, a Becky y Mindy, a
Becky y Luke (esta chica va cogiendo protagonismo), a Luke y la
Universidad, al profesor y a Julie… Así que, ¿por cuál os apetece
empezar?

Ya me podéis perdonar, pero yo creo que quiero empezar por Buddy e hijo, vamos a darle ese honor, que ya se lo merece, porque se ha metido en un buen fregado. Ya tiene a Buddy Jr. en el pueblo, el que por cierto… ¿es mi imaginación o se parece muchísimo a su padre? Buddy, estoy segura, va a intentar hacerlo lo mejor que pueda, el asunto está en que Buddy Jr. ponga algo de su parte. Porque el chaval se las trae. Aunque en un principio, me ha engañado un poco, como por ejemplo cuando iba camino del instituto hablando con su padre y haciendo bromas, he pensado para mí quizás esto no vaya a ser tan difícil. Pero qué equivocada estaba yo, ay. Ha sido llegar al instituto y empezar a ver la manera de ser de MafiaSon. Grosero, sarcástico… y con un cierto interés hacia la señora Taylor. Cómo la miraba, caramba, es que se la comía con los ojos. Pero Buddy Jr. tiene problemas serios, tan serios como para ser capaz de entrar en el bar de su padre, y arramplarse él solito una botella de… pues no lo sé, ¿whisky? Qué horror tiene que ser ver a tu hijo comportarte así.

Eso sí, cuando ha entrado el señor Garrity a su bar, ve la puerta forzada, cree que ha entrado un ladrón y se encuentra a su hijo de una manera tan lamentable, a mí me parece que se ha comportado como debe ser. Le ha dicho tres cosas, pero las tres muy claras: “Has venido aquí a empezar una nueva vida”, “Tú vas a limpiar todo esto”, “No, en mi bar no vas a vomitar” (reconozco que dentro de lo que cabe, dada la situación, ver a Buddy buscando una papelera para que su hijo devuelva y no le manche el bar, a mí me ha hecho gracia). Hombre práctico. Pero parece que todo esto no hace mella en la sesera de Buddy Jr. Cuando parece que las aguas han vuelto un poco a su cauce, y ambos comparten una cena en un restaurante (en la que sale Tammy a colación, por cierto, y Buddy muy amablemente le recomienda a su hijo que se fije mejor en chicas de su edad, que vaya al baile que va a celebrar el instituto), este aprovecha, en un momento que Buddy se va al baño, para escaparse con la tarjeta de crédito y el coche. Otro golpe para mi debilidad. Evidentemente, hay que llamar al gabinete de crisis, que en esta serie no es otro que… sí, claro, Eric Taylor. Por favor, un monumento para este hombre ya. Y ambos van a la búsqueda y captura de Buddy Jr., el coche y la tarjeta de crédito por Dillon. Claro, van charlando en el coche, en una conversación que a mí me ha gustado mucho, en la que Buddy reconoce que realmente no conoce a su hijo, pero que es un Garrity, y debería jugar al fútbol. Eric, ya sabes lo que significa esto… te va a tocar lidiar con el muchacho.

Me sigue sorprendiendo a estas alturas cómo se pueden llegar a tomar el fútbol allí. Que el hijo le diga a Buddy que odia el fútbol es algo que este no puede comprender ni asimilar. Sencillamente, es imposible, y ya está. Así que vuelven a repetir esa frase que me encantó en el primer capítulo de esta temporada: “Ama el fútbol, lo que pasa es que todavía no lo sabe” Enorme. Finalmente, acaban encontrando al fugitivo, y después de perseguirlo, y cogerlo, se decide que va a intentarlo con el fútbol. Por lo menos ha demostrado que correr, sí que sabe correr. Veremos a ver los milagros que puede hacer el coach con este chaval. ¡Son su especialidad!

Review FNL: Keep looking

Y mientras… ay, Vince y Jess, Jess y Vince. Vaya dos, madre mía. Como ya sabíamos, a Vince no le hace ninguna gracia que su novia ande por los vestuarios del equipo recogiendo ropa, pero por lo que parece, Jess se sabe defender pero que muy bien solita. Aún así, supongo que es inevitable, Vince quiere protegerla, defenderla, y eso termina con una buena pelea de la parejita, y ambos en el despacho del coach. Eric comenta lo que también ya sabíamos, no quiere romances en su campo, no quiere peleas de pareja, y no quiere problemas. Así que o cambian de actitud, o habrá consecuencias, cuidado. Jess accede inmediatamente, pero a Vince no le he visto muy convencido. Está claro que las cosas no se van a quedar así, porque en el baile de instituto, Vince le pide por favor a su novia que deje de trabajar para el equipo, ella se niega, y él se marcha, ofendido y dolido. A ver cómo termina esto.

Y es que Jess, aunque parece que no está haciendo mucho en el equipo, controla muchísimo de fútbol, y se atreve a comentarle a Billy alguno de los aspectos del juego. Y para su sorpresa, él los comenta en la reunión de entrenadores, y además, le hacen caso. Preveo un cargo más importante para Jess en un futuro. Y seguimos con Vince, porque este chico es una mina últimamente. Sigue con los problemas con su padre, pero ve como no puede hacer mucho por evitar que su madre se siga intentando acercar a él, y conseguir ser una familia. Además, la ve ilusionada, enamorada. Pero Vince no olvida los problemas de drogas y depresión que le causó ese hombre, y tampoco olvida que su padre nunca estuvo en casa para ellos, y que ni siquiera sabe mucho de sus vidas, ni los cumpleaños siquiera. Una buena encrucijada tenemos aquí. Por un lado, la desconfianza hacia tu padre, y por el otro, las ganas de ver a tu madre feliz. Y como hay que resolverlo de alguna manera, Vince decide asegurarse de que su padre está definitivamente limpio de todos los chanchullos, y de que no tiene drogas encima, registrando su apartamento. Efectivamente, no encuentra nada, y cuando llega su padre a preguntar qué está haciendo, Vince le hace prometer que nunca, nunca más se meterá en el mundo de las drogas. Espero, espero que así sea.

Tengo que reconocer, que una de las historias que más me ha gustado de este capítulo ha sido la de Mindy y Becky. Antes teníamos a una Mindy que francamente, no le hacía ninguna gracia compartir apartamento con la ex miss, con celos incluso, y de hecho se ve cuando Becky quiere llevar a unas compañeras de colegio a organizar el ya mencionado baile y Mindy simplemente le pregunta que cuándo vuelve su madre del barco casino. Jum, pedazo indirecta. Pero como ya vamos viendo, también tiene su corazoncito. Y se ve más claramente cuando vuelve, realmente enfadada, del club de streaptease donde trabajaba, después de terminada su baja de maternidad. Su jefe le ha puesto el peor horario posible, por las mañanas con vete tu a saber quien allí tomando cervezas, y no parece muy agradable. Y Becky le ayuda, y le da una bastante buena solución. Trabajará cuando él le diga, sí, pero tendrá un buen horario de fin de semana. Ya me podéis perdonar, no tengo mucha idea de los mejores horarios para propinas en un club así, pero aún así la idea parece buena, muy buena. Mindy lo considera, y considera que Becky ha dado en el clavo. Y se establece una especie de complicidad entre ambas. Tanto que, cuando el padre de Becky le dice que vuelva a casa, que ya es hora, Mindy se ofrece a acompañarla. Y claro, es muy oportuno, porque en el momento en que Becky pone un pie en la casa de su padre, se masca la tragedia. Su madrastra sigue tan desagradable como siempre, su padre también, y la escena es espantosa. Mindy, desde el coche, ve el panorama, y saca a Becky de allí cuanto antes. Es más, cuando más adelante Becky anuncia que su padre se marcha a Seattle y demás, Mindy le ofrece su casa para quedarse todo el tiempo que quiera. Me gusta mucho Mindy, realmente. Otro personaje que para mi ha evolucionado muchísimo. De no hacerla mucho caso cuando salía en anteriores capítulos, ha pasado a ser un personaje interesante que merece mucho la pena conocer.

Pero no todo son malas noticias para Becky, ya que Luke (en el ya archiconocido baile), le ha dejado muy claritas las intenciones. A Luke le gusta, por si alguien no se había dado cuenta aún, y va a hacer lo que sea por conquistarla. Y ojalá, porque es una pareja que me cae pero que muy simpática.

Review FNL: Keep looking

Pero ese baile no sólo ha traido las consecuencias de la pelea de
Vince y Jess, o la declaración de Luke a Becky… también nos ha traído a
un Epyck peleona, una Epyck que desde luego le va a hacer salir canas a la señora Taylor.
No parece una chica fácil de tratar, de hecho durante las horas de
estudio, ya ha tenido una seria pelea con sus compañeros de clase, que
se ha traducido en una expulsión temporal del instituto. Pero aún así,
quiere entrar al baile. Quiere entrar… pero aquí está Tammy para
decirle que nones, que no entra, que mientras dure la expulsión no puede
participar en actividades del instituto. Epyck, aunque parecía que no,
al final se va del baile, pero la lucha de poderes Tammy-Epyck se va
acentuando por momentos. Por cierto, qué raro se me hace hacer una review y no hablar muchísimo del coach, en fin… sigamos, y hablamos de su hija entonces.

Julie, la universitaria, sigue con su amor difícil con el profesor.
Yo no entiendo mucho sobre esta trama, ni lo que pretende él, cosa que
espero que me aclaren en un futuro. Resulta que está Julie sola, que por
lo que sigo afirmando, no ha conseguido su sitio en la
universidad… aunque también empezó así en el instituto Dillon, tomando
un café, y el profesor se le acerca para invitarla a salir. Julie,
intentando aparentar lo que no es, y quizá por no meterse más en arenas
movedizas, le dice que no puede, que tiene una cita. El profesor se
marcha, un poco ofendido y Julie se queda pensativa. Pero lo que tenía
que venir, viene, claro está, y Julie acaba yendo a casa del profesor y
se acaban liando de nuevo
. Qué miedo me da esta relación, en fin. Quiero
pensar bien y que al profesor realmente le gusta mucho la hija del
coach
, pero el tiempo lo dirá.

Y volvemos a Luke, porque ya tiene algún
ojeador universitario viéndole jugar. De la TMU, nada menos. Es más, le
regalan seis entradas para ver un partido, y ver las instalaciones y
demás, y él, por supuesto, se las da a compañeros del equipo, entre
ellos Vince. Y es una cosa que me ha flipado mucho, porque han entrado
todos a ver el campo, el gimnasio y demás, alucinando claro, ya que la
diferencia era abismal entre su instituto y y un campo universitario, y
de repente han ido a por Vince los entrenadores
, a llevarle a su
despacho y a darle la mano. ¿Y Luke, dónde andaba? ¿Veo mucho interés
por Vince aquí? Ay, qué ganas tengo de ver el próximo capítulo madre. ¡Hasta entonces, saludos!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review FNL: Keep looking
Valoración

Categorías: Friday Night Lights Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »