Review FNL: In the skin of a Lion

Comenzamos.

Que hay crisis económica lo sabe todo el mundo. Unos lo notan más y a otros no les afecta tanto, pero lo que nadie puede negar es que la crisis, o recesión económica, está encima de nosotros. Y East Dillon no se salva de las dificultades y toca apretarse el cinturón, pero no hay dinero en las arcas de los Lions. Y según dicen, al menos el jefe de Jack, el cura de V, es que en tiempos de crisis la gente recurre a la fe, parece que tampoco corren buenos tiempos para los feligreses de Dillon, una oveja quiere irse del rebaño y eso, en Texas, es un drama de proporciones bíblicas (y nunca mejor dicho). Dinero y fe, el tema del tercer capítulo de esta cuarta temporada de Friday Nigth Lights, ¿os atrevéis a comentarlo?

El coach Taylor tiene problemas. Tras el espectacular y efectivo numerito de la pira incendiaria y funeral para la pelea entre el equipo y el cuerpo técnico, los Lions se han quedado sin equipaciones, toca comprar otras. Pero como el horno no está para bollos, los bancos no quieren prestar y el instituto se niega a soltar un dollar, el entrenador tiene que emitir un cheque personal de tres mil dólares para pagar las nuevas camisetas. Esto nos lleva a las dos grandes confrontaciones del episodio. Por un lado la pelea con Tami en la que ella tiene mucha razón, pero a pesar de todo no podemos enfadarnos con Eric por luchar por su equipo hasta el punto de dar dinero a la gente para que lo donen a sus chicos. Por el otro tenemos al señor Buddy Garrity, del que hablaré en profundidad más adelante.

No hay una descripción disponibleEl dinero, origen de casi todos los males

Como he dicho en la entradilla, una de las partes importantes del capítulo es la fe. Julie se empieza a cuestionar el ir a la Iglesia al encontrase rodeada de hipócritas, que te reciben con buena cara en el templo, pero te clavan el cuchillo en cuanto tiene ocasión. Realmente no le culpo de nada a Julie y menos en Dillon, que si no vas a la iglesia, seguramente te convertirás en la comidilla del pueblo. Esta trama, creo que finalmente cerrada, nos muestra un problema de fondo en la sociedad occidental, y es FNL es realista, muy realista, incluso en el modo de sacar los temas. Pequeña pregunta de cara a los posibles comentarios: ¿estáis de acuerdo con Julie en que el conjunto de la sociedad (la nuestra, no sólo la de Dillon) dice una cosa de cara al público, pero luego hace otra distinta? Además Julie empieza a perder la fe en Matt cuando se encuentra con Richard y le dice que ella es quien retrasa a Saracen. No sé, yo veo al ex-quarterback demasiado metido como para que queden apenas 4 capítulos para su marcha total, está todo muy abierto.

Y hablando de Matt, su relación con Richard es bastante extraña. Por un lado le cae mal, porque el artista hace lo que le viene en gana y no le paga la gasolina del viaje, pero al final del capítulo descubrimos que Saracen admira verdaderamente a Richard por haber convertido la chatarra en una obra de arte. He de decir que no me gusta el arte contemporáneo, o al menos el del artista de Dillon, así que disiento en que eso sea arte, pero hablamos de Matt, y reitero lo dicho, lo veo demasiado metido en la serie como para que se vaya a ir en breve.

No hay una descripción disponibleCuatro trozos de metal pueden llegar a ser considerados arte

Y el que no se va es Mr. Tim Riggins, que ahora vive en una caravana en el jardín de Becky Sproles por 100$ al mes. En este capítulo hemos podido profundizar un poco más en la relación de la miss con el ex fullback, ella está bastante coladita por él, mientras que Tim trata de pasar de ella. Sigo en mis trece (y no por haber leído spoilers) que estos dos acaban liados. En el tema Tim-Lions, me gusta que Riggins esté trabajando con los chicos, él sabe cómo entrena el coach y cómo deberían de responder sus jugadores. Un gran fichaje de Taylor, si no el mejor de esta temporada, pues Tim va a estar con él a muerte. Me encanta la relación que se traen estos dos y el respeto que le sigue teniendo Riggins a pesar de ya no ser jugador.

Otra relación amorosa incipiente es la de Landry con Jess o eso es lo que presupone. A todo esto, Landry ha sido recolocado como pateador y es un desastre, debería de aprender algo de Kurt y lanzar la pelota con Single Ladies de Beyoncé, gran serie Glee. Cuanto más veo a Landry más me recuerda a mí, un negado para el deporte, pero una mente tirando a brillante (la mía, no la de el señor Clark que ya lo es). Veremos si puede anotar algún field goal esta temporada, porque entre el que lanza el snap y el que lo recibe, vaya par.

Y llegamos al párrafo Garrity. Por fin ha dejado a los Panthers, por fin ha plantado cara a Joe McCoy y por fin se ha hundido West Dillon. Porque por mucho que digan, Buddy Garrity era la única oposición firme a la McCoytadura que impera en el equipo y sin el bueno de Buddy, el equipo seguramente se introducirá en una espiral de cosas malas de las que no podrá salir. Espero que el punto cúlmen de esa espiral sea la victoria de los Lions. El caso es que Buddy Garrity ha dado un speech digno de su buen amigo Eric Taylor y se ha marchado por la puerta grande. Pronto veremos dinero en las arcas de East Dillon, porque recaudador Garrity ha dado el paso para su conversión hacia los Lions. Ya lo era desde la tercera temporada, pero hoy puedo decir, que soy fan de Buddy. Un aplauso por él.

No hay una descripción disponibleClear eyes, full hearts, can't lose! We love you, Buddy!

En el tema deportivo, los Lions siguen siendo un desastre, menos que el primer partido, pero no dan una a derechas. Lo más emocionante ha sido al final, al jugar y hacer un touchdown. Todavía les queda mucho camino por recorrer, pero al menos van en la dirección correcta. Por fin han terminado un partido, a ver si a la tercera ya se acercan un poco más al rival. El tema de Luke, a parte de parecerse al de Smash, he de decir que el coach lo ha llevado muy bien. Sí, el chico juega bien en ataque, pero el equipo es un desastre y va a atacar poco, así que si Luke quiere destacar va a tener que ser la estrella de la defensa. En su pugna con Vince, me pongo del lado del granjero, realmente me parece que el choque de egos está un poco fuera de lugar, sólo porque venga de los Panthers no significa que se tenga que hacer con el vestuario, aunque con la charla del coach ahora sí le toque. Vince está un poco ido, pero se le puede achacar a no vivir en un entorno familiar estable. Hay mucho trabajo alrededor de él, al menos Luke ya está enfocado al football.

Las semanas pasan y Friday Night Lights sigue colándose en nuestras pantallas con esos 40 minutos llenos de emoción, alegría y, reitero, realismo. No hay asesinos en serie, ni glee clubs, ni flash forwards, ni siquiera una triste isla móvil que echarse a la boca, pero aún así es una de las mejores y más adictivas series de la televisión actual, por algo será. De momento nos toca esperar a ver qué nos depara el cuarto capítulo de esta temporada. Un saludo hasta entonces.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review FNL: In the skin of a Lion
Valoración

Categorías: Friday Night Lights Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »