Review FNL: How the other half lives

Friday viene, Friday va. Lo hacen todas las series, aparecen y desaparecen, suben y bajan… Friday night lights ha vuelto con toda su artillería pesada en este capítulo, tercera etapa de la tercera temporada. Recuperando viejos temas, ahondando en los nuevos y con esa peste a vida real que con tanta sabiduría desprende esta serie. Volvemos al mejor Friday, al de la primera temporada, al de los brillantes destellos que nos dejaron algunos capítulos del tramo final de la segunda.

Malos tiempos para Dillon, y para casi todos los que allí conocemos. Los Taylor siguen aplastados por sus responsabilidades sociales: Tami aún sufre el efecto Jumbotron y ni siendo directora del colegio se libra de la sensación, molesta sensación, de ser la esposa del entrenador. Por suerte, y de casualidad, entabla una amistad que se avecina duradera con una recién llegada al pueblo. Pero claro, no todo iba a ser de color de rosa: sucede que esta buena señora no es otra que Katie McCoy, madre del candidato a jubilar a Matt Saracen y por lo tanto esposa del padre de la criatura, que ha formado una especie de sociedad satánica junto al impagable Buddy Garrity para reivindicar el puesto de quarterback.

Katie McCoy, amiga para Tami, enemiga para Eric. Ya digo que la barbacoa de este 3×03 es sólo la punta del iceberg de lo que veremos en un futuro próximo: jaleos entre los Taylor por culpa de los McCoy. De momento hemos tenido un amargo cierre de capítulo: derrota de los Panthers de la mano de un fallo de Matt y, como consecuencia, bromas pesadas en la puerta del hogar Taylor. Mi pronóstico: el coach dará la alternativa a McCoy en breve. No por la presión que sufre, porque creo que eso a él se la trae sin cuidado, sino más bien porque veo a Matt al borde del estallido. Veremos…

Eric en plena operación limpiezaEric en plena operación limpieza

Pero no todo es fútbol en Dillon, claro… No es que sea mi trama preferida, porque ambos personajes me parecen algo forzados, pero creo que es justo hacer un stop en la relación entre Lyla y Tim. Está claro, muy claro, que lo de estos dos no tirará adelante. Tim es demasiado Riggins para poder centrarse y además tiene esa mala suerte tan característica de los malotes de series y pelis, que no es otra que ver cómo una noche super-importante para tu hermano es también una noche super-importante para tu chica. Si a eso le añades que la Garrity es como una gota de aceite en las aguas del clan Collette (la madre y las dos hermanas), tienes una ecuación explosiva: Lyla + Tim no da precisamente como resultado felicidad

Antes de acabar con las dos partes que me han parecido mejores del capítulo, quiero dejar una frase en el aire: necesito, exijo (y estoy dispuesto a patalear) más dosis de Landry. Gracias. Sigo…

Momento grande número uno: Julie y Matt. Sí, lo llevamos viendo durante toda la temporada: estos dos se encaminan a la reconciliación. Pero no deja de ser bonito que lo hagan a fuego lento, con esos empujones taaaaan quinceañeros, con esas miradas, con esa Julie esperando en la puerta del vestuario, dispuesta incluso a discutir de fútbol… Sigo pensando que la primogénita de los Taylor es un personaje como la copa de un pino, digan lo que digan por ahí… Subid arriba y mirad la foto, por favor…

Y ahora sí, momento grande número dos, quizá el momento más emocionante de la temporada. Está confeccionado con pocos ingredientes, porque sus minutos en pantalla han sido mínimos, pero recogen de manera perfecta los frutos plantados durante toda la serie: hablo de Smash y de su madre, Corinna. Durante toda la serie llevamos viendo a un Brian resuelto a jugar a fútbol, a ser la solución a todos los problemas económicos… pero, ¡ay, tío!, qué duro es ver a mamá dejándose la piel por uno. Que Smash considere seriamente la opción de dejar el fútbol por un trabajo normal es significativo de cuán diferentes son en el fondo ese Smash del Brian que hay debajo. Por suerte, ambos pueden convivir, aunque para ello necesitan a mamá Corinna para que les dé una cucharada de realidad. “Yo soy tu madre, yo cuido de ti”. Qué gran actriz, por Dios…

Gran Corinna...Gran Corinna…

En fin, lo dicho. Ha vuelto Friday, viva Friday

La frase

  • Eric: “You know who I miss? I miss the coach's wife”
  • Tami: “You know who I can't wait to meet? The principal's husband…”

Touché…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »