Review FNL: After the fall

Los

Por fin han vuelto nuestros Lions, o al menos lo ha hecho el coach Taylor. Jueves por la mañana, el BitTorrent empieza a descargar y toca esperar hasta el sábado noche a que estén los subtítulos. Ésa es nuestra pequeña tortura semanal, que acaba de modo brusco y awesome con cada capítulo de Friday Night Lights. Os traigo la review de este nuevo episodio, ¿estáis listos para leerla? Pues clear eyes, full hearts, can't lose! No os oigo, decidlo un poquito más alto y nos vemos después del salto.

Crisis en East Dillon. Los jugadores han hecho una espantada general después de la retirada durante el primer encuentro de la liga. Según parece, nadie apoya al coach Taylor, ni a su equipo técnico. A los Taylor les crecen los enanos, porque mientras todo esto pasa en el seno de los Lions, la principal Panther, Tami, anda peleando con Joe McCoy, King of Dillon.

El capítulo comienza con una jugada de estrategia militar del más alto nivel, conseguir que un enemigo se pase a tu bando por iniciativa propia. Y es que Buddy Garrity se empieza a dar cuenta de dónde está la calidad humana en Dillon y que no todo en esta vida es ganar. Hace tiempo que quería escribir un post en mi blog con el título: “Qué duro es ser Buddy Garrity”, quizás lo acabe publicando aquí. Y ya que estamos con el vendedor, lo vemos totalmente apartado del funcionamiento ejecutivo de los Panthers, cuando en temporadas anteriores era el que movía todo en el pueblo. La vida de Buddy se le pone cuesta arriba.

No hay una descripción disponibleMe encanta la matrícula del coche de Buddy, ¿la cambiará?

Y seguimos en West Dillon para hablar de Mrs. Coach, o Tami Taylor, la directora del instituto. Tras la revelación de Buddy a Eric, a Tami no le queda más remedio que trasladar a Luke, un running back estrella del equipo, a East Dillon. Ésto provoca la ira de toda la afición, incluyendo la de Joe McCoy. El King of Dillon amenazará a Tami con desvelar una presunta trama corrupta (¿la Gürtel también afecta a Texas?), que no entiendo si East Dillon ha estado cerrado hasta ahora, pero bueno. Joe advierte que si Luke no vuelve, pueden perderse anillos, una amenaza que Tami sabe revertir al decirlo en público delante de la junta directiva, puesto que sabe que para ellos no hay nada más sagrado que Dios, la familia y los campeonatos estatales.

Mientras tanto, nuestros ex-Panthers que se han quedado en la ciudad, Matt y Tim, tienen caminos diferentes. Por un lado Saracen se convertirá en el ayudante de un artista, con todas sus letras y excentricidades, una trama que tampoco nos lleva a ningún sitio y creo que no merece mucho la pena profundizar aquí. Y por el otro el señor Riggins, que trabaja a tiempo completo con su hermano en el taller. A pesar de eso, no tiene sitio dónde vivir y acaba aceptando la oferta de la madre de Becky Sproles. En la anterior review dije que había futuro, cada vez está más claro.

No hay una descripción disponibleHa vuelto Tim Riggins

Ahora si, dejamos West Dillon para volver al centro de la acción de esta temporada, el hogar de los Lions. Aquí si que hay un problema gordo, y no me estoy refiriendo a la pobreza o la drogadicción que se vive en estas calles, hablo de la espantada de los jugadores de East Dillon High Football Team. Landry lo deja muy claro en la cafetería, ellos querían acabar el partido y el coach hizo oídos sordos a su petición, ahora, ajo y agua.

Y ahí, donde una persona normal tiende a rendirse, Eric Taylor no. Él llevó a los Panthers a un campeonato estatal con un brazo mediocre como el de Sarecen y repitió final dos años después sin Smash Williams. Eric Taylor no es una persona normal, es nuestro coach. Y como tal va detrás de sus chicos para hacerles entrar en razón.Vince es su objetivo, un chaval problemático que quiere convertir en una estrella del football. Por cierto, ¿no os recuerda el amigo de Vince, el que se pelea con Landry en el 4×01, al Mr. Eko traficante de Lost? Yo es que cada vez que lo veo, me imagino que va a sacar el cuchillo o las virgencitas con heroína, será el peinado…

Y llegamos al final, al speech correspondiente del entrenador. En un campo vacío todos acaban con la pelea quemando una camiseta. En el caso de Luke, es la de los Panthers. El pasado no importa, el futuro que se abre ante ellos/nosotros es prometedor, los Lions vuelven a ser un equipo y están ahí para dar una paliza a sus eternos rivales, West Dillon. A todo esto, que el equipo técnico pasa a estar formado por un miembro más, otro gratuito, Tim Riggins se ofrece voluntario, como Stan, para ayudar al coach en lo que sea. Tienen a Taylor, tienen a Stan, tienen a Tim, tienen a Vince y Luke, que tiemblen los Panthers que los Leones están de nuevo en el campo con ganas de revalidar su título del 97. Never out the fight. Por cierto, un breve apunte del parecido entre los Leones de Dillon y los de Bilbao, el último hito importante, a parte de la final de Copa de 2009, fue el subcampeonato de la 97/98 que nos llevó a la Champions. Mismo año que el estatal de los Lions…

No hay una descripción disponibleSiguen siendo la mejor pareja de Dillon.

Ahora no nos queda más remedio que esperar al próximo capítulo para ver cómo se desarrollan los acontecimientos que hemos visto en el 4×02. Esperemos que nuestros amigos de V se dediquen a luchar contra los Visitantes y se pasen luego por Dillon para acabar con la ceguera y la secta de los McCoy. Un saludo y nos vemos en otro post.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »