Review FNL: A Sort of Homecoming

Review FNL: A Sort of Homecoming

Lo bueno se hace esperar, o al menos eso dicen. A mi me cuesta bastante y eso que veo Lost semana a semana desde el final de la primera temporada a ritmo de EE.UU., así que como muchos tengo un máster en esperación. Pero eso no significa que no esté ansioso cada jueves por la mañana para despertarme y poner a descargar las dos Fs, Flashforward y Friday Night Lights. El problema es que los subtítulos tardan más y mi inglés no está muy afinado, pero aún así disfruto con cada capítulo, de hecho siempre que termina acabo corriendo por el pasillo con el balón de football para marcar un touchdown en pleno comedor, mi familia me quiere echar, pero ellos no conocen la ira de los leones de East Dillon.

Y la ira que parece desatarse es la de los habitantes y aficionados de West Dillon con la directora de su instituto. Y la pobre Tamy sufre por ello. No tiene dinero para la biblioteca, todo el mundo parece odiarle y le pintan el coche. Seré un tocanarices, pero creo que ese pueblo necesita más libros y menos balones. Aún así el presupuesto de la escuela depende de lo que hagan los Panthers. Al parecer McCoy tiene al pueblo comiendo de su mano. El problema de Tamy sigue siendo Luke Cafferty, el cambio de instituto del runningback, obligación para la directora, ha enfadado, y mucho, a los pantherífilos de West Dillon y a la pobre señora Taylor sólo le queda tragar… chocolate.

Si seguimos con las tramas, quiero centrarme ahora en la rivalidad del Yin y el Yan, el blanco y el negro, Luke y Vince. La verdad es que no me puedo posicionar a favor de ninguno de los dos, porque nadie hace méritos. Por un lado Howard que le roba la cartera a Luke, literal, no lances del juego. Y por otro Luke que se empieza a pegar con el 5 por culpa del mini-yo, tambien conocido como J.D. Al final parece que estos dos se medio reconcilian, tras la detención y la charla del coach y puede que hagan un gran campeonato si aprenden a jugar juntos. Ya lo dije en la segunda review, esto me huele a amistad Riggins-Smash.

Mientras las tensiones en el equipo no hacen más que crecer, el coach Taylor trata de levantar los ánimos al equipo y la afición organizando una fiesta de reencuentro con los ganadores del título estatal del 83. Breve apunte, mientras los Leones de East Dillon celebraban el Estatal, los de Bilbao iban lanzados a por su séptima liga, tras 27 años sin ganarla, ya lo dije, son equipos hermanados. El caso es que tras la mediación de un gigantesco y cada vez más a gusto en su papel Buddy Garrity, la fiesta del coach echa a andar y acaba siendo un éxito. Yo me vuelvo a quitar el sombrero ante Buddy, porque ahora está en su salsa, liderando la parte social-institucional de un equipo junto a su
amigo y compañero Eric Taylor.

FNL 4x04-3¿Qué comen las mujeres de Dillon?

Y hablando de la fiesta, quiero hacer una pequeña reflexión, por la que pido perdon a todo aquel que pueda ser ofendido. ¿Qué comen en Dillon que todas las mujeres son guapas y están de buen ver? En lo que llevamos de serie no recuerdo haber visto alguna chica que digas, “no, no me gusta”. No, es que todas son guapísimas y atractivas. Creo que voy a tener que irme a vivir a Dillon, a ver si
hay suerte, que aquí no tengo mucha.

Además nos encontramos con la crisis que sufre la pareja Julie-Matt que tiene como protagonista la previsible marcha de ella a alguna universidad alejada de Dillon y por tanto de los brazos de su/nuestro querido ex-quarterback. Y el problema es que Saracen está bastante más susceptible de lo normal y salta a la mínima, quizás sea cosa de su trabajo con el artista, que agradezco su ausencia en el capítulo. Todo termina con la pareja separada, él de caza con Riggins y ella en un bar gay con Devin, también chica guapa del pueblo. Y en el bar resulta que se cruzan con el bueno de Stan Traub, asistente del coach Taylor. La verdad es que cada vez me cae más simpático este hombre y sabiendo que es gay en un pueblo como Dillon, he de decir que me ha ganado, a ver si ahora empiezan a remontar las cosas para él con los Lions.

La escapada de caza de Saracen y Riggins no sale muy bien, al menos no les vemos cazar nada, aunque sabemos que no es el fuerte de Matt que dispara a cualquier cosa, algún día va a acabar mal. Al menos en la acampada descubrimos el corazón de los chicos, por un lado Tim, que está echando de menos a Lyla, y por el otro Matt, que se quedó en Dillon principalmente por Julie, aunque también por su abuela. Riggins acaba mostrando su simpatía hacia el coach Taylor alabando, en cierta manera, su forma de entrenar al equipo. Reconocimiento que no escuchará, pero con el que
comulgamos la mayoría. Él al menos no usa un carrito de golf.

FNL 4x04-2Qué ojillos le pone Becky, alguien se está enamorando…

Antes hablaba de la belleza de las mujeres de Dillon, bueno, también son ciertamente problemáticas o al menos tienen problemas. Por un lado Jess, que no quiere saber nada de Vince y le hace creer, junto a Landry, que el nuevo kicker de los Lions es su novio. Mención especial para la aparición de Mr. Eko versión pre sacerdote, que dejó el equipo pero aparece en todos los capítulos, habrá que crear una pequeña sección “encuentra a Mr Eko en Dillon”. Y luego está Becky. La pobre sufre por el abandono de su madre, que siempre antepone el trabajo o los hombres a su hija. Suerte que tiene que está Riggins viviendo en la caravana para ayudarla en lo que sea. Se la lleva de compras, para ver si consigue animarse y en el momento de mayor desesperación de la pobre Becky, Tim nos ilustra con su motivo para dedicarse al football, su madre nunca le llevó a comprarse un vestido para Miss Texas. Ay Tim, Tim, con lo que hubieras lucido en bikini, seguro que ganaba el campeonato. Devin también tiene un problema, no sabe cómo conocer chicas de su estilo, en todos los sentidos, en un pueblo como Dillon, así que acude con Julie al citado bar gay.

El final del capítulo nos deja a todos helados. Con la canción que sirve de intro para House en América, somos testigos de la noticia del fallecimiento del padre de Matt en Iraq. Un momento muy triste y emotivo en el que vemos a su madre, su ex mujer y su nuera llorando y tratando de negar la noticia. En la anterior review dije que no veía para nada cerrada la trama de Saracen con el artista. Bueno, este pequeño giro argumental, muy emotivo, me ayuda a poner en el mapa de la cuarta temporada la línea de Matt.

FNL 4x04-4Con dos militares trajeados en la puerta de tu casa, no hace falta decir más

El cuarto capítulo ya ha terminado y con esto se ha volado ya un cuarto de temporada, en breve nos plantamos en la mitad y lloraremos porque faltarán pocas horas de entretenimiento de tal magnitud. Por cierto, me reafirmo en mi convencimiento de que es una de las pocas series realistas donde tocan temas que afectan a mucha gente, como es el caso de la abismal diferencia social, económica y cultural entre el este y el oeste de Dillon. Bravo por la serie que consigue meter esos problemas, sin calzador, que encajen perfectamente en la trama y nos ayude a concienciarnos. Ahora sólo me queda coger mi balón, correr por el pasillo, hacer un touchdown en el comedor, celebrarlo en honor a Buddy Garrity y gritar eso de clear eyes, full hearts, can't lose!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »