Review FF: The garden of forking paths

El 15 de marzo de 2010, que nos ocupó pocos minutos de Let no man put asunder, abarca completamente The garden of forking paths, capítulo contrarreloj en el que lo más vital es la vida (valga de redundancia) del agente Demetri Noh. Quizás viste el capítulo hace ya días y te apetece leer la review o a lo mejor dejaste FlashForward en su momento y sólo quieres saber si Noh muere o no. Sea una cosa o la otra, adelante…

No, no muere.

Teniendo otro de esos saltos temporales entre capítulo y capítulo, nada más comenzar vemos un “interrogatorio” a Charlie sobre Dyson Frost. Al parecer, el hombre le dejó varias pistas al increíble Mark Benford a través de su hija, aunque éste no se percate en un principio. Un par de títulos de Dr. Seuss y una imagen del cuadro Edipo y la esfinge, del cual sólo se destacan lugar y fecha escritos detrás para comenzar la búsqueda del secuestrado Demetri. Mención especial a Vreede como secundario, que recomienda a los protagonistas no hacer nada para que no suceda lo que pretenden evitar (no intento hacer comparaciones con Lost, al menos yo no). Por otro lado, Zoey también tiene en marcha su investigación ejerciendo de abogada a Alda y siendo enormemente engañada por ésta.

El camino de D. GibbonsEl camino de D. Gibbons

Y dejado de la mano de Dios tenemos a Demetri, sentando en una silla de la que (al más puro estilo Saw) si se levanta, recibirá un disparo (o tres). Este montaje tan majo lo ha montado Dyson Frost, que descubrimos que seis meses antes del blackout recibió una visita de Alda y un tal Hellinger. Por lo que vemos, colaboró con ellos (aunque no sepamos para quién trabajan) para que los flashforwards globales tuvieran lugar y también fabricó el famoso anillo que no es mágico, si no que contiene microcircuitos en su interior. De vuelta al 15 de marzo, Frost le presenta a Noh su Jardín de caminos se que bifurcan, traducido literalmente del inglés que da título al capítulo. En él están todos los posibles futuros que ha ido viendo Frost en miles de flashforwards y que ha ido cambiando con cada decisión tomada. Y según él, en la mayoría de futuros vistos, no sobreviven o él o Demetri, así que el destino dedirá.

Pasamos a la acción: Benford va (ultravigilado) al lugar escrito en la imagen del cuadro y durante minutos, no ocurre nada. Hasta que un niño le da un teléfono móvil de parte, cómo no, de Dyson. Éste le dice a nuestro querido agente que se haga el tonto porque sabe que le están vigilando y le da estrictas órdenes para salvar la vida de Demetri. Benford le hace caso y sale escopeteado hacia un lugar dejado de la mano de Dios (donde está Noh). Mientras todo esto ocurre, Alda consigue escapar gracias a la indirecta ayuda de Zoey, que solamente quería asegurar la supervivencia de su futuro marido.

Va, esta vez se lo ha currado...Va, esta vez se lo ha currado…

Mark se pega 8 kilómetros en coche y 2 andando hasta llegar al punto indicado por el popular D. Gibbons, y una vez ahí tienen una pequeña charla. Charla que no dura mucho debido a un ingenioso golpe por parte del increíble agente Benford. En serio, esta vez me ha impresionado con lo de la gasolina en la botella. Mientras, lejos, Vreede investiga junto a Olivia el misterioso caso del hombre que le envió un mensaje de texto con información del flashforward de Mark. Al parecer, alguien la conoce bastante bien, sólo que ella no lo sabe… o eso parece.

Ahora viene una de las cosas que eran previsibles pero que, aún así, esperaba que no sucediera y que no nos mataran a otro personaje recién conocido. Pero nada. Alda aparece de la nada, duchada y en traje negro tras su huída, y nos mata a D. Gibbons. En fin… es lo que hay. A Mark, lógicamente, tampoco le importa mucho y sigue obsesionado con encontrar a su amiguete en peligro. Bien, ahora no es que quiera resumir todo en un par de frases, pero es que me ha parecido innecesariamente alargada la búsqueda de Noh y la desactivación del arma. Después de que Mark encuentre pistas en los libros de Dr. Seuss de los que Dyson le habló a Charlie, ¿no hubiera sido más fácil ponerle el seguro a la pistola, por ejemplo? Ya estaba clarísimo que Demetri iba a sobrevivir, por desgracia. De modo que sucede lo previsible y Flash Forward pierde, a mi parecer, puntos en originalidad.

Pero no puede faltar una de sus carasPero no puede faltar una de sus caras

Como plus, tenemos la torpeza del dúo al cargarse todo el jardín ese, en el cual seguro que había muchas cosas importantes igual que en cierto mapa dibujado con tinta visible a luz ultravioleta (insisto, no pretendo comparar…).

Como toques finales, por un lado tenemos la aparición de un nuevo personaje (interpretado por James Callis, ¡sí!) llamado Gabriel que parece haber tenido más cacaos temporales que el difunto Dyson Frost y que tiene pinta de saber más de lo que imaginamos de Olivia (y, por qué no, de demás personajes). Y por otro, resulta que Mark, mientras estaba desesperadísimo por salvar a Demetri, le dio tiempo a fijarse en algo característico del muro: 12 de diciembre de 2016 – El fin. Dato que sólo me hace pensar que o Flash Forward es renovada y explora dicho misterio, o nos olvidamos por completo de este detalle que nos han colado para tener un cliffhanger que, insisto, son innecesarios.

Y nada, que ya sólo nos quedan cinco capitulillos de esta apasionante historia que, visto lo ocurrido con todo el follón del 15 de marzo, puede terminar de cualquier modo. Dyson Frost nos ha aclarado que en un flash forward uno ve lo que sucederá tiempo adelante, pero como si no lo hubiera visto. El 29 de abril de todos los protagonistas pueden ser completamente diferentes a lo que vieron, sólo que unos lo evitarán a toda costa, otros lo querrán provocar y el resto hará una cosa u otra involuntariamente.

Otro nuevo fichaje, ¡guapo!Otro nuevo fichaje, ¡guapo!


Categorías: Series
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »