Review FF: Playing Cards with Coyote

Ahora que hemos puesto de moda empezar los posts sobre spoilers con un chiste, quizá no estaría de más buscar una fórmula para romper el hielo en las . Chistes no hacen falta: para echarse unas carcajadas creo que basta con la cara de gastroenteritis que suele gastar Benford durante buena parte de cada capítulo. Tal vez deberíamos ceder este espacio a algún patrocinador: ¡Apadrina una entradilla de review de FlashForward y no te arrepentirás! Otra opción es que me estruje un poco el cerebro y haga entradillas como Jacob manda… ¿no? Sí, lo mejor va a ser eso… Mesdames, messieurs, nueva cita semanal con FlashForward: 1×08, Playing Cards with Coyote. ¡Hagan juego!

Empezamos el octavo capítulo de FlashForward en el punto en que dejamos el anterior, con la carta de Al (el agente que se suicida en el 1×07) a Celia. Un asunto que acaba en las portadas de los periódicos con un mensaje de esperanza para la población: “The future can be changed“. Recuperamos también a Aaron, que sin rebajar una pizca su sorpresa y felicidad, contempla a su resucitada hija Tracy mientras duerme. Y como no hay dos sin tres, buen rollo también en el matrimonio Benford: Olivia y Mark se han tomado unos días de asueto en Torrevieja, Alicante. En la central del FBI, Janis vuelve al tajo con una cara un poco rara, mientras que Bryce está dale que te pego dibujando a su ¿futura novia? y Nicole sigue más perdida que un pulpo en un garaje. Principio de capítulo con formato de final que nos sitúa los personajes, en este constante afán de la serie de repetir las cosas hasta la saciedad. No vaya a ser que nos olvidemos de algo… En fin, vamos allá.

No hay una descripción disponible¿Qué estará enviando Simcoe?

Y vamos con Simcoe, que está enviando un mail. Si no me equivoco, usa GMail: me cae bien, este Simcoe… Las direcciones de correo que vemos pertenecen al dominio nlap.us.com. ¿Qué será Nlap? ¿La empresa para la que trabaja / investiga Simcoe? Está claro que es algún tipo de organización. ¿Qué les manda? Un PDF. Formato incómodo, Simcoe, el Acrobat Reader siempre está pidiendo actualizaciones y además nunca (¡jamás!) puedes hacer un copiar-pegar en condiciones. Meditemos sobre esto, por favor

Lo que sí queda claro es que a Simon (¡por fin sale más de dos minutos!) no le ha gustado ese mail, y también es evidente que como mínimo hay dos responsables del GBO (general blackout): Simcoe y Simon, la doble S. Miento: tienen que ser más de dos, a juzgar por el subject del mail de Simcoe, que reza We have to take responsibility. Otro consejo, tío: no uses las mayúsculas en los asuntos, ¡apesta a spam! Ahora resultará que ese mail tan importante acabará en la carpeta de spam de tus remitentes…

En resumen: Nlap es, de alguna manera, la organización responsable del experimento que causó el apagón… y 20 millones de muertos en consecuencia. De los remitentes que podemos ver, uno destaca por encima del resto, ya que sale nombrado en una de las charlas entre la doble S: Gordon Myhill. ¿Quién narices será? Respecto a la relación que mantienen, está claro que Simon está por encima de Simcoe, o al menos es más dominador. También porque Lloyd es un poco… cómo decirlo… ¿flojete? Si tuviera lo que tiene que tener, a la pregunta de Simon sobre si se acuesta con Olivia, la respuesta debería haber sido “Not yet…”

Pasaré de puntillas por encima de las escenas del poker. Jugársela al poker es un tópico más grande que la camisa de Falete… pero es que además
estaba claro, tras la pareja de reyes de Simon, que Simcoe iba a sacar
una escalera de color. En fin, todo para llegar a la conclusión de que hay que confesar la autoría del GBO. ¿Hace falta? ¿Para qué? Por cierto… muy interesantes las siglas que nombra Simon: QED. Sirven tanto para designar la electrodinámica cuántica (Quantum ElectroDynamics en inglés), el libro QED, escrito por el científico Richard Feynman sobre este tema, y la frase latina Quod erat demonstrandum, que significa “lo que se quería demostrar“…

No hay una descripción disponibleMal rollo: ahora el as lo tiene Simon

En el FBI, Janis se plantea seriamente su renuncia. Si ya estaba muy perturbada por su flashforward, entre el disparo recibido y el suicidio de Al lo cierto es que la chica está hecha un lío. Al final mantiene la placa, pero la veo bastante inestable. Tanto que hacia el final del capítulo la descubrimos incluso planteándose una inseminación artificial. Gran personaje, insisto…

¿Y los Benford? Pues Olivia recibe un regalo de Mark: la ropa interior que lleva en su flashforward, es decir, la que acabará luciendo ante Simcoe… jurjur, qué paradojas del destino. La doctora sigue intentando regatear a su visión: muy bueno el detalle, en el hospital, de taparse el escote con la bata cuando de repente Simcoe irrumpe junto a Simon para preguntarle por su hijo. Lo más interesante, por cierto, es que Olivia se deshace de la ropa interior… ¿cómo llegará otra vez a ella? Si llega, claro.

En casa de Aaron encontramos a Tracy. Bien, bieeeeen, por fin un episodio en el que se habla del cliffhanger anterior… Con la aparición de la soldado tenemos una nueva trama en la que escarbar: militares, paramilitares y muchas ganas de cargarse a la pobre chica. ¿Estarán esos de Jericho relacionados de alguna manera con el GBO? Me juego lo que sea a que sí…

Dejo para el final a Mark y Demetri. Si fueran un postre, serían un pastel de chocolate enorme, muy pesado, muy caducado, muy espeso, muy… bueno, creo que ya sois más que conscientes de la pereza que me despiertan, no me repetiré. Mark es tan inocente como para pensar que el tatuaje de las tres estrellas es único en el mundo, y que muerto el perro se acabó la rabia. ¿Es creíble que una persona adulta, agente del FBI para más señas, sea tan alma de cántaro? Al parecer, sí. Y en serio, basta ya de repetir su flashforward. Me lo sé. De memoria. Podría reproducir el tablón con los ojos cerrados… De la trama del FBI me ha gustado cómo enlazan el flashforward de Ingrid Alvarez: ella se ve rubia y en Nueva York, cosa que encaja con su entrada en el programa de protección de testigos.

No hay una descripción disponibleSiete para los Señores Enanos en palacios de piedra…

He aquí los protagonistas de la última escena: los anillos. Siete anillos (falta uno, ¡lo tiene el hobbit!) que son tan importantes como para que la gente se vaya liando a tiros por ellos. Teniendo en cuenta lo descubierto por Janis en relación con el Sospechoso Cero, es bastante evidente pensar que son como una especie de anillos protectores, que evitan que pierdas la consciencia durante un GBO. El hecho de que haya quien los quiera da que pensar, elemental querido Watson, que se está cociendo un nuevo apagón. ¿Será el hombre que dispara alguien de Nlap? ¿El tal Gordon Myhill, quizá?

¿Conseguirá Mark Benford que Dani Rodríguez haga una review sin rajar de él? ¿Logrará Demetri Noh ser creíble durante 137 segundos seguidos? ¿Sufriré un GBO la próxima vez que haya una conversación entre ellos dos? ¿Por qué Simon se juega todas sus fichas si con un puñado le bastaban? ¿Tirará realmente el limpiador del hospital la lencería de Olivia, o se la llevará a casa? ¿Cuánto tardarán Bryce y Nicole en liarse? ¿Le darán el alta a Dylan antes de 2015? ¿Será Mark capaz de preguntarle algún día a su hija qué narices sabe sobre D. Gibbons?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »