Review FF: No More Good Days

Review FF: No More Good Days

No es fácil estar a la altura, sea cual sea la empresa. Y menos cuando depositan en ti muchísima confianza y se generan unas expectativas desorbitadas. Sin embargo, la satisfacción es doble si cumples tu objetivo con nota. Y yo creo que FlashForward supera su primer examen, el más complicado, con un notable. El primer contacto con la serie nos permite asegurar que no se parece a Lost, más allá de que los flashes parezcan una borrachera mal llevada de Desmond. FlashForward no es Lost y, lo más importante, creo que no quiere serlo. Comparte con su hermana mayor la capacidad para generar misterio, pero como advirtió Sonya Walger hace unos días, las respuestas no tardarán cinco años en llegar. Al contrario, si de algo se puede acusar a este piloto es de algún que otro cliché y de la velocidad con la que nos presenta a todos sus personajes. Las sensaciones son buenas, se me han pasado los 42 minutos volando y me ha parecido terriblemente entretenida. ¿La comentamos?

¡Habemus review!

  • Episodio 1×01 No More Good Days
  • Fecha de emisión: 24 de septiembre

Mark Benford (Joseph Fiennes) ha sufrido un accidente de coche. Cuando consigue salir de la escena se da cuenta de que no es el único en apuros. La ciudad es un caos total. Austeros créditos de presentación y la historia se traslada a cuatro horas antes del altercado. Ahí descubrimos que Mark es un agente del FBI que está casado con Olivia Benford (Sonya 'Penny' Walger). Viven en la típica urbanización americana, no pasan apuros económicos y tienen una hija, Charlie, que pasa los días con la bella Nicole (Peyton List), su canguro.

Entra en escena Bryce (Zachary Knighton), un joven que camina al lado de la playa. Más adelante descubriremos que es compañero de trabajo de Olivia en el hospital, ambos son médicos, pero ahora nos lo presentan con una expresión de tristeza. De hecho, sus problemas parecen agobiarlo tanto que está pensando en pegarse un tiro. Saca la pistola y apunta a su cabeza. No dispara. Volvemos a encontrarnos con Mark, que está en un grupo de ayuda en el que también encontramos a Aaron (Brian O'Byrne), un electricista que perdió a su hija en Afganistan y está tratando de superarlo. También es el tutor de Mark, que ha sufrido problemas con el alcohol, y por lo que parece uno de sus confidentes.

En la residencia de los Benford, Nicole disfruta de su juventud y del sueño de Charlie con un amigo. Afortunado amigo, apuntaría. Y volvemos a Mark, que ahora está con Demetri, su compañero agente del FBI. Ambos persiguen a un grupo de sospechosos que podrían formar parte de una célula terrorista. En esa persecución conocemos a otros dos protagonistas: Stanford (Courtney B. Vance), director del FBI de Los Ángeles; y Janis (Christine Woods), una analista del FBI que trabaja en el mismo equipo que Mark y Demetri. Los policías persiguen a los sospechosos en la primera escena frenética de la serie. Todo esto ha sucedido en apenas 8 minutos de episodio. Luego, el flash… ¡y el caos!

Arde Los AngelesArde Los Angeles

El primer flashforward que presenciamos es el de Mark, que a estas alturas ya nadie duda de que será el protagonista de la historia. El agente está en su oficina ante una pared llena de apuntes, estilo Michael Scofield preparando su asalto a Fox River. Luego entraremos en detalles con cada uno de los flashes, pero lo primero que sabemos es que nadie ha conseguido escapar a ellos. Siete mil millones de personas se han quedado en negro durante 2 minutos y 17 segundos. La ciudad se pone en marcha después del colapso, los hospitales se llenan de víctimas y el FBI organiza una reunión de urgencia. En medio del descontrol, un par de detalles curiosos: 1) Mark se cruza con un canguro en medio de la ciudad… esto… what the frak?; 2) un niño que llega herido al hospital conoce el nombre de Olivia, aunque por la expresión de ésta no se han encontrado en la vida.

El FBI, tan efectivo y resolutivo como siempre, empieza a trabajar en el caso. La primera conclusión es que todo el mundo ha tenido una visión de su futuro dentro de seis meses exactos. Marcad en el calendario una fecha: 29 de abril de 2010. Será esencial para que los personajes desarrollen las investigaciones y también para el público, ya que estoy convencido de que ese día será la season finale de la primera temporada. La segunda conclusión es que los flashes son cruzados, es decir, si yo veo a alguien en mi flash, ese alguien me ha visto a mí en el suyo. La tercera conclusión, algo más complicada de digerir, es que si no has visto nada en tu flash, es posible que dentro de seis meses no estés vivo. Cuando hablaba de los clichés al principio me refería a la escena entre Demetri y Mark hablando de este tema. Me ha parecido forzada e innecesaria.

El flash de Mark será importante porque convencerá al FBI de que él debe guiar esa investigación. Nuestro protagonista, con la ayuda de Demetri, empezará a montar el mosaico que vio en su visión con todos los detalles que recuerda. Por su parte, Janis inicia una búsqueda entre las cámaras de seguridad de Los Ángeles para ver si encuentra algo sospechoso. Y lo encuentra, en un final de capítulo que nos invita a mordernos las uñas durante una semana y a ser los primeros en descargar el 1×02. Sí, un hombre en un estadio de Detroit no ha sufrido el flash. Y no parece demasiado extrañado:

Primer misterio de FFPrimer misterio de FF

Por otro lado, llega al hospital el padre del chico que había curado Olivia. Curiosamente, es el mismo hombre que comparte piso con Olivia dentro de unos meses, según su flash. A esa hora, más o menos, la doctora le confiesa a su marido que no conoce de nada a ese misterioso personaje. Todavía no, Olivia, pero te falta poco. El gran debate que plantea FlashForward es si el destino está escrito o los personajes, según sus actos, pueden cambiarlo. La primera prueba la tiene que pasar Mark, que en su visión lleva una pulsera de colores. Al final del capítulo, su hija se acerca con esa misma pulsera y Mark debe tomar la decisión de aceptar el regalo, cumpliendo ese futuro que parece escrito, o deshacerse de ella. La coge. Seguro que tendrán que tomar muchísimas decisiones como ésta a lo largo de la serie.

Como decía, el capítulo peca de no mantener la intriga de los flashes demasiado tiempo. De hecho, yo creía que el punto de partida de la serie sería únicamente la visión de Mark, pero en el piloto hemos podido comprobar los saltos de memoria de la mayoría de personajes. Vamos a repasar esos recuerdos futuros:

  • Olivia: Se ve en su propia casa junto a otro hombre, padre del niño al que ha curado en el hospital, aunque todavía no lo sabe.
  • Aaron: Ha visto a su hija herida en algún lugar y está trabajando para rescatarla. Esta visión choca con la realidad, ya que Aaron recibió el cuerpo muerto de su hija, fallecida en Afganistán. Eso sí, cuando Aaron confiesa esa situación, dice que el cuerpo estaba destrozado y tuvieron que identificarla a partir del ADN. Sospechoso…
  • Bryce: Aunque no lo vemos, confiesa que se ha visto feliz. Y eso le ha motivado para no suicidarse.
  • Demetri: El único que no ha visto nada y que empieza a plantearse si estará vivo dentro de seis meses. ¿Nos creemos que no ha visto nada?
  • Janis: Estaba sometiéndose a una ecografía porque estaba embarazada de seis meses. Janis confiesa que eso es imposible porque no tiene novio. Ni que eso fuera un problema…
  • Stanford: El flash más divertido. El director confiesa que estaba en una reunión, pero en realidad estaba en el lavabo, leyendo del diario y cumpliendo con las necesidades fisiológicas de cualquier ser humano.

¿Exceso de información? Es posible, pero es de agradecer que FlashForward no se guarde las cartas en la primera mano. Si tienes que convencer a alguien, es mejor que lo hagas a partir de una buena primera impresión. Y la de esta serie lo es. Quien más o quien menos conocía alguna cosa de la serie, ya sea a partir de promos, spoilers o sneak peeks, así que el factor sorpresa podía perder fuerza, pero no es el caso. El piloto mezcla acción y misterios con efectividad, que unido al buen hacer de los actores completa un episodio muy notable. Es pronto para situarla como el gran estreno del año, pero no cabe duda de que es una serie distinta. Y si el éxito del piloto se mide por las ganas de que llegue el siguiente capítulo, entonces puedo afirmar que es rotundo. Volando. Los 42 minutos se me han pasado volando. Y tengo ganas de más… ¿y tú?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »