Review FF: 1×20, 1×21 y 1×22 (series finale)

Future shock

¡Pasen! ¡Pasen y vean! Si es que les interesa, claro. FlashForward tuvo su series finale hace dos semanas. Dada la ausencia de reviews y ante el hecho de que soy una persona, me veo obligado a recopilar los tres últimos capítulos en la misma review y así, por fin, quitarme y quitarles un peso de encima. Venga, cojan aire y entren…

1×20: The negotiation

El capítulo comienza un día antes del 29 de abril, día del cual todo el planeta (con alguna que otra excepción) vio 2 minutos y 17 segundos de su futuro. Lógicamente el ambiente está tenso, principalmente en el FBI, que se empieza a preparar ante un posible ataque mientras prosigue con la búsqueda de Simon. Éste, tras robar el anillo para recuperar a su hermana, intenta pasar desapercibido con una nueva identidad, pero pronto es localizado por “esa corporación” que causó el blackout y recibe la visita de Lita. They have sex. No sé ni porqué, pero bueno. Tras el acto, llega el Malote rubio que parece estar detrás de todo (y ahora decidme lo que queráis, pero que Simon siguiera semi-desnudo en la cama y ese hombre entrara sonriendo… bueno) y le pide/obliga a provocar el siguiente blackout global.

Superando a True blood en erotismoSuperando a True blood en erotismo

Se retoma la medio abandonada relación de Demetri y su pareja y ésta le pide que no haga absolutamente nada el día 29, que simplemente se vaya con ella en avión a Hawái, pero el agente Noh insiste en que es mejor quedarse para cuidar de su amiguete Benford. O quizás, a lo mejor, porqué dejó preñada a Janis y ahora está siempre pendiente de ella. También volvemos a ver a Aaron en Afganistán, que es uno de los personajes que no se piensa las cosas dos veces. Por ello, finalmente consigue recuperar a su hija, en el borde de la muerte a causa de Jericho.

¡Gabriel! Con él tenemos una escena que posteriormente (en los últimos minutos de la serie) cobrará muchísima importancia. Eso sí, que lo que suceda entonces sea la mayor fantasmada a lo largo de toda la serie se discutirá más adelante. Gabriel coloca las piezas del Mosaico de Mark según cómo él lo vio años atrás. Y a Mark no le hace mucha gracia, pero tampoco le importa mucho. Prefiere averiguar otras cosas y descubrimos que personajes como el vagabundo asesinado o la mujer de Hong Kong también estuvieron en Raven River, cobayas de Dyson Frost y de… (Redoble de tambores) ¡El Malote rubio! O “Big guy”.

Un enfoque mejor imposibleUn enfoque mejor imposible

De modo que para detenerle a él y a sus colaboradores, el departamento del FBI ingenia un plan dando cambiazo a la hora de trasladar a un protegido Gabriel. Janis da un chivatazo, el plan funciona y en menos que canta un gallo el Malote rubio es arrestado por Mark, quedando él muy orgulloso. Como consecuencia de esto, Mark también descubre que Janis es el verdadero topo. No sé, no es que me moleste personalmente que Benford sea así, pero me cuesta creer que el personaje es un agente del FBI.

1×21: Countdown

Ya es 29 de abril. Los nervios están a flor de piel. Charlie tiene pesadillas y lo dice. Muchos otros también las tienen, pero prefieren guardárselas y las consecuencias de ello no serán muy positivas.

Simon recurre a Janis para que le ayude a detener a los malotes restantes (de los cuales solo conocemos y conoceremos a Lita) dándole acceso al NLAP y evitando así el próximo blackout. Si nos basamos en las horas que van apareciento durante todo el capítulo, se pasan toda la mañana hablando hasta que llega Demetri para terminar sumándose al grupillo. Mientras, Lloyd sigue liado en el FBI rodeado de papeleo hasta que llega a una pequeña pista sobre algo relacionado con un taquión infinito (un término completamente imposible).

Perro ladrador...Perro ladrador…

Ahí mismo, el Malote rubio (o Hellinger, si lo prefieres) es interrogado por Mark una y otra vez. En un par de escenas el personaje ya cae bien: es honesto y le dice al agente Benford lo que todos llevamos pensando desde casi el inicio de la serie. O cae bien por eso o por el contraste que hace con la tozudez de Mark. Ojo, no estoy poniendo a parir porqué si al agente. Simplemente es cómo es el personaje, no hay otra. Hellinger incluso le dibuja un mapa (¿Llamándole tonto?) con diferentes sucesos posibles con tal que se espabile y salve su vida. Mark cree tener la situación bajo control, pero es débil. Demasiado.

¿Te hago un mapa?¿Te hago un mapa?

Bryce parece haberse olvidado ya completamente de Keiko y haber planeado un futuro lleno de color junto a Nicole. Yo creo que es algo completamente incomprensible. Vale, Bryce puede haber pasado un mal momento entre su flashforward y su cáncer, pero pasar de buscar a alguien como un loco sin sentido a dejar el asunto de lado, pues no es que sea muy común. Y menos si cuando Nicole le dice que Keiko está en Los Angeles, volverle a dar la vuelta a la tortilla y correr por Keiko. Esta historia era una de las que menos se había deformado, pero visto lo visto, también va al saco…

De vuelta al departamento del FBI, Mark, que decidió seguir una pista de la hoja escrita por Hellinger, lleva a un equipo de asalto hacia una trampa. Malote rubio 1, Mark -9. El ambiente se calma con una escena -¿tierna?- de Benford y su hija y de éste calmándola y diciéndole cosas bonicas pero que no llegan a emocionar como se pretende. Para que al menos veamos lo importante que es Charlie para Mark, Hellinger chincha a éste para que explote. Y lo hace. Termina cayendo y realizando, una vez más, algo visto en un flashforward. Malote rubio 2, Mark -10: es expulsado (una vez más) del edificio del FBI.

Ya es de noche. Los Angeles (y suponemos que parte de todo el planeta) está de fiesta. Si toda esa gente se vio en su flashforward borracha y de parranda es algo en lo que no me meteré. Prefiero mencionar el caso de la vuelta a la bebida de Mark: Lo podéis ver como algo cómico, como algo trágico o mitad y mitad. Pero yo es que ya no sé como tomarme estas cosas: le dan una petaca en medio de la calle, la misma que vio en su flashforward, ¡y toma lingotazo! Lo mejor es su cara y, además, sé que la echaré de menos.

Terminas enamorándote de esta caraTerminas enamorándote de esta cara

1×22: Future shock

Falta una hora y media aproximadamente para las 10 en punto, hora en la que se comprobará de una vez por todas si los flashforwards se cumplirán o no. Mark está en el calabozo tras una pelea de borrachos. Olivia y Charlie han huído de su destino hacia una playa. Nicole tiene remordimientos por haber ocultado a Bryce el asuntillo de Keiko. Aaron, en Afganistán, se desespera por la muerte de su hija. Y Janis, Demetri y Simon prosiguen con su plan de acceder al NLAP. Visto el panorama y haciendo una retrospectiva a los demás 21 capítulos, tampoco cuesta imaginar que en una o dos escenas todo se torcerá.

Y para empezar, tenemos a Mark fuera del calabozo en un plis plas. Del mismo modo que a la hija de Aaron viva de golpe y porrazo. O que Olivia y Charlie reciben una visita de Lloyd y Dylan y con una pequeña conversación, vuelvan a la casa de ésta por el asunto de la fórmula. Eso sí, con la promesa de estar vestidos todo el rato. Una vez ahí, resulta que es Dylan el que escribe en el espejo la fórmula que vio Lloyd y que contiene el taquión constante, que vincula los flashforwards con demás elementos científicos.

Final feliz bien merecidoFinal feliz bien merecido

En el departamento del FBI se han instalado bombas con temporizadores en un momentico, sin que nadie se diese cuenta. Mark se las da de listo y aunque Wedeck le advierta, una vez más, de que no se le vaya la olla, hay cosas que son inevitables. De modo que el increíble agente Benford, tras una sosa conversación con su gran amigo Aaron, entra sin pensárselo dos veces a la oficina. También ignora a Vogel, pero eso ya lo hacen todos. Wedeck y Vreede van detrás de Mark, como buenos compañeros que son.

Cara de tener de compañero a Mark BenfordCara de tener de compañero a Mark Benford

Por otro lado, Janis ayuda a Simon y a Noh a entrar en el NLAP, pero quedándose fuera en el acto. Una vez ahí, Simon comienza a teclear y teclear accediendo a varios sitios. Descubre que hay otro “blackout” programado e intenta evitarlo.

Y llegó la hora de la verdad. Si los flashforwards se cumplen o no. Vamos por partes:

Mark Benford:

Tal y como vio, está en su despacho comprobando cosas del mosaico. No hay muchas sorpresas, simplemente el hecho de que su flashforward se ha cumplido (en parte) porque él mismo ha querido. Mark es un protagonista con defectos, algo que, dentro de lo que cabe, se puede apreciar en cierto modo. Recibe la llamada de Lloyd con la noticia de que el próximo blackout sucederá en un término máximo de dos días. Y piensa que te piensa, llega, gracias a Gabriel, a la conclusión patética que he mencionado más arriba. El método con el cual descubre cuándo sería el próximo blackout es el clímax de las patochadas. Puede tener su explicación, sí. Como si, por ejemplo, Dyson Frost le hiciera escribir eso a Gabriel o… algo así… Pero sinceramente, se tiene que reconocer que esto ha sido la mayor fantasmada no por parte de Mark, si no de los guionistas.

Sin comentariosSin comentarios

Aaron Stark:

Igual que Mark, sólo que en sentido positivo. Su flashforward se ha cumplido por su mano pero a base de disparos y puñetazos. Ha hecho todo lo posible para que se cumpla por miedo a que no sucediera. De modo que tenemos final feliz para él junto a su hija.

Demetri Noh y Simon Campos:

Ninguno de ellos vio nada. Uno porque para esa fecha ya habría muerto y el otro porque no sufrió el efecto del blackout. De Simon no hay mucho que opinar. Sobre Demetri, el hecho que el universo no se autocorrige ni nada por el estilo. Aquí, si te has salvado, te has salvado (o viceversa).

Janis Hawk:

Su flashforward también se ha cumplido completamente. Ha puesto de su parte respecto al hecho de quedarse embarazada y de pedir ir a ese hospital. Aunque no dependiera de ella, también ha terminado con la enfermera rubia haciéndole una ecografía y diciéndole que el bebé está bien.

Bryce Varley y Keiko:

Su visión compartida se cumple, también porque tanto uno como la otra lo quisieron por encima de todo, aún así cuando parecía que era casi imposible. Una historia de amor un tanto peculiar y que gustaría ver más de ella, pero nada.

Olivia Benford y Lloyd Simcoe:

Lo que vieron cada uno se cumple, pero con pequeñas diferencias. Llevan ropa y tal. Aún así, cada uno ha terminado sintiendo algo por el otro (algo que también “vieron” en sus flashforwards). Lloyd recibe el mensaje de Simon y llama a Mark al recordar algo viendo el mensaje.

Nicole Kirby:

Su flashforward también sucede, causándolo ella pero indirectamente. Se sentía mal por no decirle nada a Bryce sobre Keiko y no la estaban ahogando, si no rescatando. Yo, personalmente, me he sentido bastante mal por actos de los cuales me he arrepentido. Pero de ahí a sentir que merezca que me ahogue un desconocido… bueno, hay gente para todo.

Otro final feliz, dentro de lo que cabeOtro final feliz, dentro de lo que cabe

Stanford Wedeck:

La gracia de verse a sí mismo en el lavabo del FBI fue desde un principio completamente ilógica. Si, en teoría, Mark iba a estar ahí solo ante el ataque de los enmascarados, no tenía ningún sentido estar en el lavabo leyendo y defecando. Pero, como otras visiones, esta también se cumple al menos respecto a lugar.

Respecto a los flashforwards de protagonistas secundarios, como los de Charlie y Dylan o los de recurrentes en pocos capítulos, simplemente se saca la conclusión y respuesta a las incógnitas respecto a dichas visiones. Por un lado, cuando se tiene un flashforward, se ve lo que sucederá en un futuro tras haber tenido el flashforward, en lugar de ver lo que sucederá si no se hubiese tenido. Por otro lado, es 100% posible cambiar tu destino. En FlashForward, el libre albedrío le gana la batalla al destino, al universo y a demás elementos a los que estamos tan acostumbrados por estos lares. Eso sí, una persona puede marcar una enorme diferencia, recordando casos como el de Al Gough o el de los Manos Azules.

Y retomando los últimos minutos de la serie. Tenemos una larga escena de acción en las oficinas del FBI. Hay que decir que respecto a demás tiroteos y persecuciones anteriores, ésta deja buen gusto. Simon no logra evitar la puesta en marcha del colisionador y Mark, desesperado, avisa a Wedeck para que alerte a todo el mundo de que el próximo blackout será en pocos minutos. Y así, contrastando con el blackout del 6 de octubre de 2009, todo el que puede se prepara y se evitan daños mayores (o al menos no los vemos). Me pesa escribir esto, pero… mención especial para el Dios Canguro.

El gran misterio de la serie, sí...El gran misterio de la serie, sí…

Y así, tenemos un sinfín de nuevos flashforwards y… vale, pausa. ¿No íbamos a tener un final cerrado? O que al menos me enseñen como sería el abierto para contrastar tanto con éste. No creo que sea tan grave que el final de algo sea abierto. Pero es que dichos flashforwards combinan imágenes que representan en general el futuro, como un bebé siendo bautizado, niños en general o un testamento, e imágenes con las cuales se podría alargar bastante la historia, ya sea alguien cargando un revólver o incluso Charlie, de avanzada edad, mencionando que “le han encontrado”. Si llegamos a tener segunda temporada y esta se aleja de tantos follones del FBI, la vería sin pensarlo dos veces.

¿El futuro de FlashForward?¿El futuro de FlashForward?

Mark Benford muere. Aunque el mundo de la televisión me ha enseñado que puedes tener tu cabeza decapitada en una caja y después seguir vivo/a. Pero suponemos que muere. Ha sido, como ya he dicho, un anti-héroe. Cagándola durante toda una temporada y superándose a sí mismo en cuanto a caras y fantasmadas. Pero con un último acto, ha quedado bien. Eso sí, que el protagonista principal fallezca al final de una serie es algo de lo cual se empieza a abusar extremadamente. Tanto que comienza a perder fuerza.

Pero que si sobrevive, tampoco me extrañaríaPero que si sobrevive, tampoco me extrañaría

Y hasta aquí hemos llegado. FlashForward no ha sido una Lost, ni una Heroes o una Prison Break, ni mucho menos una Breaking bad o una Dexter. Ha tenido capítulos entretenidos y capítulos aburridísimos. Si es mala o buena, depende de cada uno, así que eso os lo dejo a vosotros. Gracias por ir leyendo (con retraso) las reviews y aportando críticas tan bien elaboradas y constructivas. Como detalle, he de decir que en mi flashforward me vi a mi mismo leyendo más comentarios divertidos en entradas escritas por un servidor. Haré lo que pueda para seguir por estos lares. No os libráis de mí…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review FF: 1×20, 1×21 y 1×22 (series finale)
2 (40%) 2 votes
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »