Review Fargo: The Law of Non-Contradiction

Neones. Futuros prometedores. Una época que marco un hito. Historias que se crean llenas de ilusión. Vidas que esconden lo que no podríamos imaginar. Todo esto y mucho más se esconde en Los Ángeles, en 1975. No os habéis equivocado, vamos a visitar la biografía del hombre del momento: Thaddeus Mobley. Bienvenidos a Fargo.

Parece ser que la historia principal es la que habla de Ennis y no la de los gemelos. Aunque con Fargo nunca nada es lo que parece. Thaddeus Mobley es un joven escritor ganador de un premio de ciencia ficción. El día de la ceremonia, conoce a Howard Zimmermann, un productor de cine que le pide que haga una adaptación de su libro a guión cinematográfico. Para ello contrata a una actriz que ya conocemos: Vivian Ford (no Lord como escribí en la review anterior, disculpad el fallo), que también hace de gancho para poner a Mobley en manos de Zimmermann. No nos engañemos: esto tiene todos los visos de ser una estafa, ya que para arrancar la película necesita dinero. ¿De dónde pensáis que saldrá el dinero? Exacto: Mobley ofrece el dinero de su premio. Y desde entonces, los cheques no dejan de crecer, al igual que las drogas que comienzan a probar, el bigote del escritor, y su relación con Vivian. Tras una cita en la que no faltan ni las drogas ni el sexo, Mobley se despierta de madrugada inspirado, se sienta ante la máquina de escribir y una nueva historia comienza a aparecer ante nosotros.

Permitidme que me pare un momento para señalar lo brillante de la narración hasta ahora, donde apenas ha habido una docena de frases, siendo la imagen quien se encarga de contarnos todo lo que está pasando. Brillante narración a mi parecer.

Una voz familiar (es Gloria) nos introduce la historia de Minski, un androide. La nave de su capitán se estrella en la tierra, y este, antes de fallecer, le pide que informe que todo su esfuerzo no ha sido en vano. Minski comienza a deambular sobra la Tierra para registrar y observar. Es un ser único en su modelo, con una programación incompleta, lo que le convierte en un niño.

Gloria lee la historia, que pertenece a uno de los libros de Mobley (“The Planet Wyh”). A su lado, un apuesto caballero (el siempre impecable Ray Wise) le pregunta porque está mal escrita la palabra “Why” y si es un libro recomendable. Gloria le dice que la historia de fantasía parece hablar del sentido de la vida, algo que el caballero comprende comparándolo con su propia vida y con los milagros de la evolución del transporte: desde caminar hasta volar.

Ya aterrizada en Los Ángeles, Gloria se hospeda en el mismo motel (que alberga una convención de Santa Claus) donde lo hacía Mobley, tras coger la llave de su habitación (la misma en la que se hospedaba Mobley), un Santa Claus le roba la maleta y se fuga con ella. Esto hace que haya que llamar a la policía, pero no hay mal que por bien no venga, y aprovecha para preguntar por información sobre el caso que investiga, presentándose como policía también, y dejando su contacto al policía, llamado Hunt.

Entra en la habitación recelosa por lo que ha sucedido y ve unos zapatos tras una cortina, la aparta violentamente para encontrar, simplemente, unos zapatos y una caja con un interruptor. Cuando lo acciona, sale una máquina que cambia la posición del interruptor para apagarse. Deja de jugar con la máquina para llamar a Nathan de una manera especial: Donny ha parado el autobús del colegio para que Nathan le cuente como va todo: su padre le está consintiendo y dudan de quien era Ennis. Antes de colgar, Donny le cuenta que el jefe Damnick está cabreado por su marcha, la cual no va a pagar y que debería volver ya mismo, orden que Gloria ignora.

En un restaurante donde todo el mundo está solo y presta atención al móvil, Gloria pide ver a Vivian, a la que pregunta por su historia por Mobley. Le enseña la foto que tenía guardada de ella, foto que está en muchas paredes según dice Vivian (y vemos en el restaurante). La camarera dice no acordarse de Mobley, ya que sólo lleva sobria 29 años, sin acordarse de nada de todo lo anterior por lo drogada que iba. Aún así, no parece muy convencida de creerse su propia historia. Gloria le cuenta su historia persona con Mobley/Ennis y le deja una tarjeta del motel por si recuerda algo.
Al llegar a la habitación, Gloria encuentra su maleta sobre la cama, pero no todo podían ser buenas noticias: la maleta está practicamente vacía. Dentro hay un envoltorio de chocolatina y una nota del agente Hunt para invitar a nuestra protagonista a una cerveza.

Si esto cuenta como cita, se puede considerar una de las peores de la historia, con diferencia: el agente Hunt resulta ser un tipo superficial muy obsesionado con Facebook y con pocos temas más de conversación. Además, para colmo, no ha encontrado nada sobre Mobley, por lo que la conversación con Gloria no va a ningún lado. En una pausa, Hunt va al baño (tremenda metáfora la suya para hacernoslo saber) y Gloria se reencuentra con el hombre del avión, que se presenta como Paul Marrane, con el que habla de los divorcios y los matrimonios. Al volver Hunt la situación es incómoda, y el agente le pide a Paul que se aparte porque el policía estaba primero (da igual lo mucho que evolucionemos, parece que seguimos en la selva primitiva) y, directamente, le pregunta a Gloria si van a acostarse o no. La respuesta estaba escrita en un cartel de neón de lo evidente que era: Gloria regresa sola al motel, encontrando en la puerta un mensaje del jefe Damnick ordenándole que vuelva lo antes posible. Antes de dormir, Gloria “juega” otra vez con la caja del interruptor sin comprenderla (como todos, creo yo).

“De comienzos insignificantes, surgen cosas importantes”.

Volvemos a la historia de Minski, (que parece hablar directamente a Gloria y a su éxito con la búsqueda de Mobley) donde se cuenta la evolución del ser humano con el androide como testigo de todo durante su periplo por el mundo. Minski recorre el planeta durante milenios buscan su significado. Pero tiene un problema, cada siglo debe pararse a recargar, quedando vulnerable a los ataques. Y llega un momento en que unos indeseables se echan sobre él, arrancándole un brazo pero, por suerte, sigue operativo.

Gloria va a sacar información al “Writers Guild of América”, y allí, tras mucha espera, descubre lo que nosotros hemos visto en los primeros 10 minutos de capítulo: que Zimmermann iba a producir la película que Mobley estaba escribiendo. La visita a Zimmermann es obligada, este vive en una residencia y está tremendamente ajado, siéndole imposible hablar sin ayuda de un aparato. El productor cuenta que Mobley era un fracasado, y hay rencor en sus palabras (cosa extraña ya que sabemos que fue el productor quien se aprovechó del escritor). Lo siguiente es una charla metafórica sobre ciencia y como se entrechocan al igual que las personas en una vida. Gloria pregunta después a una enfermera, y le dice que sufrió un grave accidente del que casi se queda vegetal, y con esa información, nuestra protagonista sale de la residencia.

Por su parte, Minski, sigue su camino siendo testigo de cómo la esperanza hace crecer civilizaciones que acaban siendo destruidas, algo que ocurre sin cesar. Hasta que un día algo cambia: una nave espacial libera a unos seres que comienzan a destruir lo que queda de la civilización, pero Minski es abducido hacia la nave.

Dejamos a Minski a la vez que Gloria despierta, recibiendo un mensaje para ponerse en contacto con Vivian. Ante nosotros cobra vida la historia que desea contar: Mobley llegó una noche a su casa pidiéndole algo de coca, y al entrar descubre que está allí Zimmermann. Este intenta quitar hierro al asunto, ante la cólera cada vez mayor del escritor. Mobley quiere su dinero de vuelta pero, como ya sabemos, no es posible porque ya no queda nada. Le piden perdón y confían en que eso le ayudará para ser más fuerte en el futuro. Vivian intenta echarle de casa siendo cruel sin límite, y Zimmermann le agarra por detrás y le estrangula hasta que el escritor acepta irse. Al liberarse, Mobley coge el bastón del productor y le golpea la cabeza sin cesar hasta dejarle inconsciente, después va a por Vivian, pero no es capaz de hacerla nada. Gloria empieza a descubrir que lo que le ha pasado a Ennis no tiene nada que ver con su antigua vida y va a pasear para aceptar esta información.

Ahora las historias se mezclan, viendo a Mobley y a Gloria recoger la misma habitación, pero con distintas intenciones y, lógicamente, distinto ritmo. El escritor no es capaz de mirarse porque no se reconoce a sí mismo, siente náuseas y no puede evitar correr al váter y vomitar. Gloria pierde una brocha al lado del mismo váter. Como sabemos, en Fargo no ocurre nada por casualidad, y ese váter esconde una importante respuesta: una marca nos revela el nombre del fabricante DENNIS & SONS. De aquí sacó Mobley su nuevo nombre, y por eso el apellido coincide. (Parece muy lógico también que esos SONS, sean los que ya conocemos: Ray y Emita. Habrá que ver si hay más coincidencias entre las vidas de los tres.) A Gloria no le queda nada por descubrir en Los Ángeles, y se marcha.

Volvemos a encontrarnos con Minski, dentro de la nave de Federación de Planetas Unidos (concepto tomado de Star Trek), estos felicitan al androide por ser el organismo viviente más longevo del universo (2,38 millones de años en funcionamiento), dándole las gracias por sus logros y descubrimientos. Sólo pueden agradecérselo de una manera: permitiendo que se apague. Minski duda un pequeño instante y, finalmente, cumple con su misión de ayudar a los demás desactivándose él mismo. (Es imposible ver esto y no pensar en la máquina que Gloria encuentra en el motel. Pero una duda surge ante nosotros: que fue primero, ¿la máquina o la historia de Minski? En ningún momento hemos visto a Mobley entrar con la caja. Quizá sea un detalle menor, pero me hace preguntarme por otras muchas casualidades.)

Mientras nosotros despedimos a Minski, Gloria y Nathan dan el último adiós a Ennis en una sala completamente vacía. Cuando salen, Donny les espera con buenas noticias: han encontrado unas huellas en casa de Ennis. Y hay una coincidencia con un delincuente: Maurice LeFay, el cual ha muerto en un extraño accidente. La suerte está cambiando y quizá puedan resolver el caso. ¿Tendrá algo que ver con la extraña caja con interruptor que lleva Gloria en el coche?

Como os podréis imaginar, he disfrutado muchísimo con este capítulo en el que ha habido de todo: avance en la trama, variedad de géneros en la narración, riesgo en la puesta en escena (estoy encantado con la historia de Minski y la forma de presentarla ante nosotros). Es muy curioso que el episodio en el que Fargo parece volver a enganchar a la gente, sea un episodio donde apenas vemos nieve o una atmósfera invernal. Esto dice mucho en cuanto a que Fargo no es una serie constreñida a un ámbito nevado y frío, si no que da para mucho más (Esto es un recadito para esos retrasos en la grabación debido a la espera de que el clima favoreciera a la ambientación de la serie. Pues bien, no hace falta y ha quedado demostrado.)
Ojalá que este buen cambio sea para el resto de la temporada, sin perder el tiempo en relleno absurdo por muy buena interpretación que tenga. Confiamos en Fargo, aunque tengamos que ponernos un anorak…

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Fargo: The Law of Non-Contradiction
4.7 (94.29%) 7 votes

Categorías: Fargo Reviews Etiquetas: , , ,

1 comentario

  1. sofi

    Al comienzo no entendí porqué apareción el dibujito del robot, pero luego al explicar que era la historia ganandora de Thaddeus, todo estuvo claro.
    Se ha puesto más interesante, pues ya saben quien es el asesino y de ahi hasta llegar al hermano gemelo, ya solo será cuestión de atar cabos.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »