Review Fargo: Somebody To Love

Todos los pasos dados nos llevan hasta aquí. Todas las decisiones nos han conducido a este momento. Son muchas las promesas que cumplir y es mucho el esfuerzo de llegar al final. Han surgido nuevas alianzas y otras se han viciado por el exceso de algunos. Nada que no haya pasado en una guerra… La tormenta ha llegado, relajaos y dejaos llevar por el resultado. Bienvenidos a Fargo.

Una oleada de papeles marca el camino: los miles que firma Emmit bajo las órdenes de Varga, la renuncia a su trabajo que firma Gloria, o los cientos de documentos que investiga Mr. Dollard sobre los Aparcamientos Stussy. Pero un papel que ha pasado desapercibido va a cambiarlo todo. Es una nota que dice que el sobre de documentos lo ha enviado Gloria y que debe llamarla. Dollard lo hace, y nuestra policía está saliendo de su despacho. Al principio no entiende nada de lo que el agente dice ya que acusa a Emmit de una estafa de más de 200 millones de dólares para lucrarse, pero hay algo que llama más la atención de Gloria: la mención a VM Varga. Eso pone a Gloria en Defcon 2 y hace que vaya a ver a Dollard, recogiendo por el camino su hoja de dimisión (aún no es momento para eso).
Nikki y Wrench, mientras tanto, están preparando un arsenal para ir tras Varga (mucho me temo que el chantaje es sólo una distracción). La llamada de la citación se avecina, y parece que la guerra también…

La casa de Emmit es una fortaleza, llena de sicarios armados. Por fin, el dueño de la casa deja de firmar documentos y está agotado. Varga le felicita por haber aceptado a ello suponiendo su ascenso en el escalafón social. En ese momento, Varga recibe la llamada de Nikki (sabemos que es así porque él lo deja saber) citándole para el intercambio. Meemo va recogiendo los documentos y Emmit pone la vista en su pistola. Varga advierte a Nikki que irá protegido y que no intente nada (aunque yo creo que es lo que Nikki espera), momento en que Emmit coge la pistola de Meemo y amenaza a todos. Muchas armas se levantan en contra, mientras Varga intenta poner paz y cuelga el teléfono. Emmit dice que está cansado, que quiere sus documentos de vuelta y que se marchen. Varga le habla sobre la tecnología, y sobre lo mucho que ha avanzado hasta el punto de que una pistola puede tener un seguro para que solo pueda dispararla una persona en concreto. Si, lo habéis adivinado: una distracción que lleva a Varga a cegar a Emmit con su spray cuando baja la guardia y a Meemo a golpearle con el atizador de la chimenea. Emmit queda inconsciente y Varga dice a sus hombres que lo limpien todo para no dejar huellas de su estancia. En el camino, hay que hacer una parada antes de la cita.

La parada podría referirse al aprovisionamiento de armas. Son dos los coches que llegan al lugar de encuentro: una calle muy pobre, donde hay fabricas y apenas gente. Meemo sabe que es una mala idea, y permanece alerta en todo momento. Un niño golpea en el cristal de Varga y le dice sólo una palabra: Swango. Le sigue (él y su pequeño ejército) hasta unos almacenes “Rey Midas” (y que parece un mensaje clarísimo a Varga, que también convierte en oro todo lo que “toca”). Dentro el niño ha desaparecido, pero una flecha indica que el dinero debe ir a la planta tercera. En un largo ascenso hasta el destino, vemos que Varga no está tranquilo para nada. De camino al almacén no se escucha nada salvo la alarma del ascensor, ya que Varga no deja que se cierren las puertas en caso de huida. En el almacén, encuentran un papel donde indica que el dinero debe quedarse ahí, pero los discos duros están en la planta de abajo. Todo va rodado, salvo porque Varga recibe un mensaje de un desconocido: “Los discos duros los tiene hacienda. Sal de ahí.” En ese preciso momento comienza a abrirse otro almacén, Varga desbloquea el ascensor y las puertas se cierran dejando a sus sicarios encerrados. Incluso a su fiel Meemo (era de esperar). Varga desciende mientras escucha ráfagas de ametralladora, disparos de escopeta y numeroso ruido. Y abajo, espera Nikki preparada para dispararle cuando se abra la puerta, pero no es así. Lo único que hay en el ascensor es la gabardina de Varga, este ha huido por el hueco sobre la cabina. Wrench llega en el otro ascensor (todos los disparos de antes eran cosa suya, algo que no nos sorprende) y abre el maletín con el dinero. Nikki sólo coge dos fajos (intuyo que serán algo así como los 10.000 dólares que cogió Ray) y le dice que el resto es para él, aunque Wrench quiere compartirlo a partes iguales. Nuestra ladrona (y ahora justiciera) sólo quiere una cosa: a Emmit. Sale con su arma, ofreciéndonos el fin de este dúo tan peculiar…

Emmit despierta en su casa y descubre que está solo, que todos los sicarios (y Varga) se han ido justo como quería. Revisa cada una de las habitaciones para cerciorarse sin darse cuenta de que lleva el sello pegado a la frente. Lo descubre antes de montar en el coche. Se lo quita y lo tira al suelo, porque para él ya no es una mercancía valiosa, sólo le ha traído una larga condena (como al Sísifo del sello), la cual está a punto de descubrir que es aún mayor… Cuando llega a la oficina, descubre que su empresa está haciendo cambios porque ya no es su empresa y, ¿quién está al mando? Por supuesto: la viuda Goldfarb, que siempre ha trabajado para Varga. La conspiradora explica la situación: Emmit ha vendido sus activos por cien mil dólares, pero su empresa tiene una deuda de (atención) trescientos millones de dólares, por lo que debe declararse en quiebra inmediatamente, pero afortunadamente su riqueza personal está bien a salvo. Tras esto, la viuda llama a seguridad y sacan a Emmit de la oficina.

En la oficina del agente Dollard, este pone al día a Gloria (y a nosotros) de la situación. Hasta hace año y medio, todo iba bien con la empresa y cobraban las rentas normales, pero en ese momento se pide el famoso préstamo y las cosas cambian, incluyendo a Varga como socio, etc. Todo esto ya lo sabemos, claro está. ¿Qué no sabemos? Que en realidad lo que Varga hacia no era ilegal: que una empresa compre a otra en deuda es legal. Que se deriven activos para sanear la empresa es legal. Lo que es ilegal es que dichos activos acaben en los bolsillos de los socios, y que no se paguen impuestos por dichos trámites legales. (Que Varga parezca un gánster hace que cometa los mismos fallos que uno, como Al Capone y la evasión de impuestos…) Cualquier plan de acción se interrumpe cuando llaman a Gloria por la “Masacre del Rey Midas”.
Allí se persona la agente, y su amiga López le pone al corriente, mientras sacan al que parece ser el único superviviente (Meemo), mostrándole fotos de Wrench, Nikki y, por supuesto, de Varga. Gloria une los puntos en su cabeza y entiende que es todo una venganza, por lo que se va para avisar a Emmit, ya que sabe que también es objetivo.

Este se queda tirado en la carretera (una piedra más donde tropezar). Nadie a la vista y sin cobertura, lo que le frustra llevándole a destrozar su móvil. Otro coche se acerca, y de él desciende Nikki con su escopeta amenazando a Emmit preguntándole si ha caído todo lo bajo que se podía para poder matarle ya. Emmit duda, pero confiesa que si, aunque se resiste. Nikki le cuenta que sabe todo lo que le ha pasado, pero no entiende cómo ha podido permitir que le pase eso a su mejor amigo y o que haya dejado morir a su hermano. Emmit confiesa que no pretendía que pasará eso, pero no pudo evitarlo. Nikki comienza a pronunciar el discurso que Paul le dijo en la bolera, pero se ve forzado a repetirlo… y a no acabarlo, porque un coche de policía se persona allí. Para desgracia nuestra, no es Gloria, y el agente les pregunta el motivo de que estén ahí. Nikki da largas, pero no deja de estar alerta y vigilando la escopeta escondida en la parte de atrás del coche de Emmit. Este intenta que el agente preste atención a Nikki diciéndole que lleva un arma, pero el agente no termina de hacerle caso. La cosa comienza a tensarse y lleva al agente a sacar su arma, cuando Nikki coge la escopeta. Emmit en el fuego cruzado. Dos disparos. Ambos caen, asesinados por el otro. Emmit está ileso y no comprende nada, sólo alcanza a montar en el coche y salir huyendo de allí. Al momento vemos como la policía llega y el paso del tiempo nos deja ver como Gloria contempla el cuerpo de la ladrona, dándole un adiós que nosotros compartimos
(Inciso: Estoy tremendamente cabreado por la muerte de Nikki, ya que a pesar de todo finalmente todo lo que hace es por amor a Ray y al final, termina no ya sin final feliz si no con una promesa sin cumplir.)

Gloria también se marcha, pero ella va a ver a su hijo, y sacándolo del autobús del instituto. Mientras se comen un polo, Gloria confiesa que le gustaría contarle más sobre que le paso a su abuelo, pero no quiere porque aun es joven y aún debería disfrutar de lo que pueda. Es solo que el mundo no tiene mucho sentido a veces, y con esa idea debe quedarse.
Emmit, por su parte, llega ante una casa, siendo su mujer quien le abre la puerta. No puede aguantar más y se arrodilla llorando ante ella, que le abraza sin remedio…

Y en esta casa nos encontramos cinco años después (empieza a rechinarme que una historia necesite avanzar en el tiempo para terminar, y a lo largo de esta temporada ya es la segunda elipsis que tenemos) con un Emmit mas envejecido y con su familia y amigos rodeando la mesa. Se nos cuenta que se declaró en bancarrota y culpable de fraude, pero sólo le condenaron a dos años de libertad condicional, aunque nunca se supo si realmente tenía dinero escondido. En la mesa también está un Sy muy mermado de sus facultades. Emmit olvida un plato y vuelve a la cocina, repasando en las fotos de la nevera su vida y viendo que quizá estos últimos años no hayan sido tan malos. Y hace bien en repasar, porque no sabe lo que se avecina: tras él aparece Mr. Wrench que pone una bala en su cabeza sin llamar la menor atención y asesinándole de la misma manera que murió Nikki, cumpliendo así la promesa de esta. (Es increíble lo gran personaje que es Wrench y apenas dice nada. Ojalá que la siguiente temporada se la dediquen a él, porque va a ser una gozada seguro)

Pero Emmit no es el único que ha cambiado en estos años, nuestra Gloria Burgle es ahora agente de Seguridad Nacional (todos sabíamos que se quedaba corta como agente de campo). Ha llegado a ver a un prisionero, a uno que busca desde hace mucho tiempo: VM Varga, sólo que ahora se hace llamar Daniel Rand (no tiene nada que ver con Iron Fist ni con los Defenders, si no si que sería un crossover inaudito). Finge no conocer a Gloria pero la mascarada cae rápido. Tras una rápida puesta al día (y un millar de indirectas lanzadas por ambos bandos), se nos presentan dos posibles finales. El de Gloria acaba con Varga detenido en la prisión de Rikers, acusado de blanqueo de dinero y seis cargos por conspiración para cometer asesinato. La de Varga es mucho más diferente: por la puerta entrará un superior de Gloria, le dirá que es libre de marcharse y desaparecerá. Dicho esto, la luz sobre Varga se apaga y se da lo que he querido llamar: “el final de Schrödinger”. ¿Por qué? Porque no sabemos qué pasa, o va a pasar. No vemos si esa puerta se abre o quien entra por ella, y es por eso por lo que ambos finales son perfectamente válidos hasta el mismo momento en que se abra la puerta y lo descubramos. El futuro está aún abierto, sin certeza de lo que puede ocurrir…

Y así termina esta temporada de Fargo, de la que debo reconocer salgo un poco decepcionado. En general sigue teniendo un maravilloso nivel y factura técnica, que la hace estar por encima de muchas otras, y se ve en ejemplos como la historia del androide Minski, el juego de espejos en cada interrogatorio hasta el mismísimo final de la temporada, etc… Pero a pesar de todo, me parece que la temporada ha sido un quiero y no puedo, sin tener la misma certeza (y gamberrismo, porque no decirlo) que las predecesoras. Me ha parecido que muchas veces veía esquemas de la primera temporada. Esta ha sido una temporada de frustración, tanto para mí como espectador al querer un poco más de riesgo, como a nivel de guión ya que ninguno de los personajes ha conseguido nada de lo que se proponía, salvo excepción de Wrench y la viuda Goldfarb…
A nivel actoral, si tengo que reconocer que el nivel está más que bien mantenido por los nuevos personajes. Tanto de protagonistas como de secundarios, por supuesto. Si me gustaría destacar a Michael Stulhbarg (Sy Feltz), al que prometo seguir desde este instante en todo lo que haga, Russell Harvard (Mr. Wrench) que transmite más con su presencia y su mirada que muchos otros personajes o actores, y más que destacado, David Thewlis (VM Varga), un odioso villano que deseas que no salga de la pantalla (y pensar que era el entrañable Profesor Remus Lupin en Harry Potter…). En el apartado femenino, me veo obligado a destacar a todas las actrices, porque están inconmensurables en ambos bandos de la ley y es sinceramente una de las razones por la que he disfrutado de esta temporada, destacando por la mínima a Mary McDonell (Ruby Goldfarb), que ha demostrado que sólo necesita unos momentos para comerse la pantalla y atrapar al espectador.

Y ya a nivel personal, daros las gracias a todos los que habéis estado leyendo estas reviews cada semana. Pediros perdón por lo justo de las fechas, los retrasos y todos los fallos que hayáis podido notar, confío en mejorarlo todo para la siguiente temporada o la siguiente serie que caiga en mis manos. También es justo mencionar a todos aquellos que habéis ofrecido vuestros comentarios, no sabéis cuanto se agradece.

Con todo esto, toda despedirse y disfrutar del verano, ya que no creo que tardemos en ponernos el abrigo y volver a disfrutar de la nieve de esta estupenda serie…

¡Nos leemos en la próxima review!

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Fargo: Somebody To Love
4.7 (93.79%) 29 votes

Categorías: Fargo Reviews Etiquetas: , , ,

3 comentarios

  1. suarez_bcn

    Gracias por la review Paco! Siempre como opinión personal, ésta me ha parecido una temporada decepcionante, no ha estado a la altura de sus predecesoras sobre todo en cuanto a guión, acabé la finale con la sensación de haber desperdiciado 10 horas de mi tiempo. La decepción se hace más grande al contar la serie con tan buenos actores (McGregor, Carrie Coon quien coincidió con otro papel en antena…) pero desde el principio de temporada ya no tenía buenas sensaciones. Otra serie a la que no sé si daré otra oportunidad la próxima temporada…

  2. sofi

    Al igual que tú esta temporada me ha parecido un poco floja, aunque los últimos capítulos mejoraron bastante.
    No sabía que Varga era el profesor Lupin, vi Harry Potter, pero la verdad es que no lo reconocí. Al menos, esta temporada ha tenido buenos actores, ya que ha fallado un poco en lo concerniente al guion.
    Ya nos leeremos Pako y gracias por las reviews.

  3. yo

    Fargo 3 es floja pero más lo fue la 2. Y la 1 bueno, por la novedad… La mejor es la peli sin duda.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »