Review Falling Skies: What Hides Beneath

Dichoso pasado que se empeña en perseguirnos como el Coyote al Correcaminos. No podemos huir de él, queramos o no, porque ese pasado al que tanto tememos y a la vez añoramos, forma parte de todos nosotros. El pasado es lo que somos a día de hoy. El pasado es un escultor que nunca deja de darnos forma. Y jamás podremos librarnos de él. Ni siquiera los personajes de ficción. ¿Cómo podría Mulder olvidar que abdujeron a su hermana?, ¿cómo podría John Locke dejar de pensar en que un día fue capaz de caminar? ¿Acaso Homer Simpson  olvidará el día en que se entregó a Marge en un campo de golf? No. Ninguno de ellos puede. Los personajes de Falling Skies están aún en construcción y les falta mucho pasado para estar completos, pero, mientras tanto, semana a semana se entrega al espectador una pequeña pieza de este tesoro inalcanzable llamado pasado. Pasen sin miedo.

Sé que a partir del cuarto episodio, en cada review digo que el capítulo ha sido mejor que el anterior. Supongo que es la impresión que me queda al verlo. El caso es esta semana TNT ha vuelto a ofrecernos un buen episodio con acción, información de los personajes, y, sobre todo, material sustancioso sobre los alienígenas. ¿Es el que más me ha gustado a día de hoy? Puede. Ojalá existiera una unidad de medida en nuestro cerebro para estudiar las sensaciones que nos causan las cosas. Mientras la ciencia trabaja en ello, tenemos las estrellitas de Todo Series.

Esta semana el pobre capitán Weaver ha tenido una dosis de pasado bastante dolorosa y llena de revelaciones. No puede dejar de pensar en su familia y el dibujo que le da Rick (en serio, ¿alguien más ve esa casa?) comienza a quitarle el sueño hasta el punto de que la bebida parece una buena opción para curar y decide meterse en su antigua casa. Por lo que nos cuenta, Weaver perdió a su familia antes de la invasión, ya que hacía tiempo que cada uno había empezado a actuar de manera individual y la distancia se había impuesto. Y justo cuando está dispuesto a tirar la toalla considerando que ya no tiene nada por lo que luchar, encuentra las gafas de su mujer y le nace una nueva esperanza (insertar banda sonora de Star Wars). Realmente, desde fuera, puede parecer un gesto un poco estúpido. Pensar que por el hecho de haber encontrado las gafas intactas su mujer y su hija mayor van a estar vivas. Sin embargo, ¿quién lo culpa? Todos y cada uno de nosotros hemos experimentado esa sensación. Cuando alguien está desesperado deposita todas sus esperanzas en el más mínimo gesto para seguir adelante. Somos humanos. Sólo eso.

En este episodio también hemos vuelto a contar con una pequeña expedición por parte del anteriormente mencionado Weaver, acompañado de Tom y Hal. Una expedición en la que, en primer lugar, hemos descubierto que existe un tercer tipo de alienígenas más parecido al que siempre se muestra en la cultura popular, salvando el detalle de la altura y los brazos que llegan a las rodillas. Por lo que se ha podido ver, los skitters están subordinados a esta especie, confirmándonos que seguramente no son más que otro tipo de esclavos. Hablaremos más detenidamente de esto después.

En esta pequeña expedición nos hemos encontrado con el personaje de Sonja, rifle en mano, defendiendo su posición en absoluta soledad. Sonja, sí, interpretada por Blair Brown. Sí, Nina Sharp. Y lo siento chicos, pero no, ni el personaje que ha interpretado ha sido original, ni sus minutos en pantalla ha sido estelares, ni el episodio ha merecido la pena sólo por ella. Me valen las demás opiniones, por supuesto. Esta es solamente la mía, personal e intransferible, e igualmente respetable. Digo esto porque sé que aquí estoy sola y que el 90% opinará lo contrario. No importa. El caso es que Sonja necesita valerse de algo para sobrevivir y les tiende una trampa a los nuestros, trampa que descubren a tiempo evitando consecuencias. Lo más interesante de esta parte del episodio, quizás, ha sido el hecho de volver a ver a Karen (no me gusta el personaje, pero he de reconocer que ya tocaba acordarse de ella), que, como era de esperar, también ha sido esclavizada y lleva el arnés en la espalda. Curioso ha sido también ver que la acompañaba uno de esos nuevos alienígenas. Curioso, digo, porque no habíamos visto a ninguno antes, y menos haciendo de comparsa de ningún adolescente… Tengo mucha curiosidad por saber más de ellos. De hecho, quiero saber mucho, mucho más de ellos. Así, en grandes dosis. ¿Volverá a aparecer Sonja? No creo que de forma frecuente, pero puede que volvamos a verla en alguna ocasión contada. Al fin y al cabo, les dijeron dónde estaban…

Quien no deja de levantar sospechas es Ben, que, aunque difiere mucho de Rick en cuanto a adaptación se refiere, sigue saliéndose de la media. Su hermano se dio cuenta el primero, desde el principio, pero es que es casi evidente. Ni siquiera yo, siendo una niña, era capaz de saltar a la comba durante dos horas y media (la verdad es que soy un mal ejemplo, nunca duraba diez minutos porque me aburría). Si a eso le sumamos que aún no ha perdido las espinas del arnés, y que su piel se está endureciendo y perdiendo sensibilidad… es que algo no va bien. Lo cierto es que hasta ahora he tendido a pensar que estaba fingiendo, pero la conversación que ha tenido con Rick ha variado un poco mi opinión. Parece ser que realmente quiere estar en casa y que odia a los skitters, pero sabemos que es cuestión de tiempo que pase algo. El mismo Rick lo ha dicho: “They’ll come back for us”.

Como este episodio ha dado para mucho y hemos podido ver de todo, no podía faltar una buena autopsia de esas que le animan a uno el día. En la autopsia nos han quedado claras un par de cosas: La primera, que nadie tiene tanto estilo cortando y trinchando como Dana Scully. La segunda, que los skitters esconden más de lo que parece. Y en este punto quisiera vuestra ayuda e hipótesis. Cuando la doctora Glass encuentra el arnés dentro del skitter, creo que a todos se nos pasó lo mismo por la cabeza. En este momento, mi opinión es que los skitters son humanos que han sufrido una transformación por una larga exposición a la sustancia que el arnés les inyecta. En serio, ¿cuál es la vuestra?

Para terminar, no puedo olvidarme de Pope, cuya aparición en este episodio ha sido bastante positiva, y es que ha encontrado la manera de acabar con los mechs. Les va a venir muy bien por motivos evidentes, pero además nos encontramos con el añadido de que están pensando en penetrar en la base y sabemos de sobra que toda protección es poca.

Nada más, señores, la semana que viene tendremos una finale doble, y espero que me satisfagan mucho. Tanto que no se me olvide la serie en un año. Hasta más ver.

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Falling Skies: What Hides Beneath
5 (100%) 1 vote

Categorías: Falling Skies Reviews Etiquetas: , , ,

57 comentarios

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »