Review Falling Skies: Prisoner of War

Hola corazones. Estoy una semana más aquí con vosotros para comentar el último episodio de Falling Skies, Prisoner of War. La review de hoy tiene forma de corazón si la miráis desde este ángulo… ¿lo veis? (Se oyen disparos) Lo siento, un extraterrestre rubio intentaba suplantar mi identidad y he tenido que ocuparme de él. Nada importante, cosas que pasan a diario. Ahora vamos a lo que vamos. Los primeros episodios de esta serie dieron lugar a opiniones muy dispares y a comparaciones que una servidora no termina de entender. Será por la suplantación, supongo. Queridos míos, Falling Skies sigue contando con mi voto. Pasen y lean.

Creo que hasta este momento la serie está funcionando de forma correcta. No es la serie del siglo. Tampoco es una serie que vaya a despertar mucho fanatismo ni a ser recordada por los restos de los restos. La cuestión es: ¿lo habían prometido? No y rotundamente no. En ningún momento se ha afirmado que fuera a ser una serie de las que pasan a la historia ni la revelación de esta década. Su única función es entretener y hay quien se entretiene mejor con alienígenas que con personajes estéticamente imposibles y risas enlatadas.

El episodio de esta semana ha comenzado prácticamente donde lo dejamos la semana pasada: el rescate de Ben. Un rescate que, todo hay que decirlo, sabemos que no va a tener lugar hasta el último episodio porque está claro que va a ser el tema principal de la temporada. Tengo que achacarle un defecto en especial al capítulo, y es que ha sido previsible en extremo. En el preciso momento en que oímos hablar de una cura para que los chicos recatados de esa esclavitud no mueran cuando les es retirado el anélido extraño, sabemos que el conejillo de indias no va a ser Ben. Vulgarmente obvio.

Así que la misión de rescate no sale según lo previsto. En plena observación Mike reconoce a su hijo entre los esclavos y, dejándose llevar por el instinto (instinto que suele faltarle a Tom) decide salvarlo, provocando de paso el abandono de Hal y Karen. Este contratiempo, sin embargo, ha traído consigo algo positivo, y es que parece que la simple idea de perder a otro hijo ha provocado que Thomas espabile un poco y se haga notar. “I brought you a prisoner of war”, dice mientras arrastra al skitter que han capturado sus propias manos.

Por otra parte, los alienígenas no se han cruzado de brazos ante la intromisión de los humanos. Han secuestrado a Karen y se han encargado de que Hal sea testigo del fusilamiento de un grupo de esclavos. Hal se derrumba al contar a su padre lo que ha presenciado, dejando claro lo que es: un crío, por mucha moto, mucha novia, y mucha chupa de cuero que nos quiera enseñar.

Esta semana nos han presentado también al Dr. Harris, el encargado de curar a los chicos a los que se han visto esclavizados, ya que dice haber encontrado un remedio para extraer el dispositivo de la columna a estos sin que mueran. Algo me dice que esto no va a salir bien, de lo contrario el elegido hubiera sido Ben, sin duda. Además entre el doctor y Tom hay bastantes rencillas. Tom lo culpa de la muerte de su mujer, mientras que el doctor considera que el verdadero culpable es él. Francamente, esto para mí ha sobrado. Lo he visto forzadísimo.

Tampoco creo que haya que comentar mucho sobre ese giro repentino que se ha dado al convertir en cocinero al mismo prisionero que unos días antes había intentado dejarles sin provisiones a punta de pistola.

En cuanto al final del episodio, se ha dado a entender al espectador que el chico, desde luego, sigue manipulado por los extraterrestres. Será cuestión del veneno que aún lleva dentro o será cuestión de mil cosas, pero lo cierto es que tanto el hijo de Mike como el skitter han abierto los ojos de manera simultánea en un despertar un poco temible. Y mientras tanto Tom continua con la gran determinación de salvar a su hijo y volver a reunir a su familia, espero que ese nuevo arranque de carácter le ayude…

En general, me gustaría que la serie avanzara un poco más y que se arriesgaran un pelín, pero creo que hasta ahora los episodios están siendo correctos. No impresionantes, ni si quiera muy buenos, pero tampoco se les pueden atribuir calificativos extremadamente negativos. Como ya he mencionado al principio, por ahora entretiene. Es cierto que a veces puedo darles unas pocas de patadas a pequeños detalles de los episodios, no puedo evitar ser irónica, me es fisiológicamente imposible. La serie sigue contando con mi voto y creo que aún puede mejorar. Y vosotros, ¿le dais la oportunidad?

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review Falling Skies: Prisoner of War
3.5 (70%) 2 votes

Categorías: Falling Skies Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »