Review Falling Skies: Live and learn / The Armory

Lo hemos visto antes. Tanto en la pequeña como en la gran pantalla. El universo contiene formas de vida infinitamente superiores a nosotros. “No estamos solos”, como diría cierto personaje de cierta serie que nadie adivinará en un millón de años,  y a veces es poco agradable recibir visitas. Es menos agradable aún si la misión del visitante es dominarte (depende del modo, claro) y arrasar tu entorno. El caso es que hay situaciones que llevan al ser humano al límite y una invasión extraterrestre podría resultar claramente una de ellas. Para muestra, un botón (o un episodio). Falling Skies ha llegado a nuestras pantallas y nos ha ofrecido dos episodios bastante prometedores. Live and Learn y The Armory son sólo el comienzo. Terrícolas, síganme…

Para empezar diré que el comienzo de la serie es soberbio y que al minuto uno ya me encontraba con el nudo en la garganta. Matt, el hijo de Tom, nos cuenta entre lagrimitas cómo llegaron los extraterrestres a la tierra, cómo perdió a su madre y cómo poco después se llevaron a su hermano. La narración del pequeño es ilustrada por sus propios dibujos, convirtiendo así el principio en un perfecto símbolo de la fragilidad y la vulnerabilidad en la que se encuentran los personajes a los que estamos a punto de conocer.

La serie nos sitúa en un mundo completamente distópico en el que los humanos luchan cada segundo que pasa por su supervivencia, pierden a sus seres queridos a manos de los alienígenas que los invadieron tiempo atrás, carecen de alimento a menudo y hasta los niños se ven obligados a aprender a usar las armas. No pueden acabar con toda la población extraterrestre, son conscientes de ello, así que mantenerse a salvo conlleva mucho más que salir a por comida e intentar dar caza a unos pocos.

Thomas, sin embargo, no quiere abandonar la ciudad. Ben sigue ahí fuera. Hal, su hijo mayor, se cruza con unas cuantas de esas máquinas a las que tanto hay que temer y descubre a su hermano entre el grupo de secuestrados. Sin voluntad alguna, claro. Los extraterrestres clavan en la espina dorsal de los humanos una especie de anélido gigante con el que consiguen anular el pensamiento libre (algo parecido a la tele basura) y hacer que obedezcan a sus órdenes. Aunque con bastante más drama, no he podido evitar que esta revelación me recuerde al episodio de Futurama en el que un tipo de extraño parásito-babosa colocado en el cerebro es capaz de convertir en prácticamente un zombie al más pintado.

Como filóloga en potencia no puedo dejar de mencionar la escena en la que vemos esa gran pila de libros abandonada y al pobre profesor escogiendo A Tale of Two Cities de Dickens antes de continuar su camino.

Qué se siente al morir es la incógnita más grande con la que vive el ser humano. Qué es lo último que se piensa, cómo es. Uno de los momentos más reflexivos del episodio ha sido el instante en que miran a los ojos al extraterrestre mientras muere, y se preguntan qué siente, qué estará pensando. Es un tanto irónico, puesto que el enemigo ha infundido un daño de proporciones inmensamente mayores, pero estoy segura de que un momento determinado, hasta al propio Tom ha sentido piedad.

Me pregunto qué estará pensando

El final del episodio ha repartido un pelín de esperanza entre la población desesperada. El pequeño Matt ha tenido su pequeña celebración de cumpleaños, ha pedido su deseo (sólo quiere lo que el resto, que todo vuelva a ser como antes) y hemos podido ver durante unos segundos cómo los niños se olvidaban de invasiones y pensaban en jugar.

Que todo vuelva a ser como antes

El segundo episodio ha cumplido también las expectativas. De sobra. Lo que refleja el capítulo en su totalidad no es más que una extensión de lo que ya he mencionado antes. El ser humano en situaciones límite es capaz de cualquier cosa. Ese ha sido el detonante del episodio.

Cuando el grupo de Tom es capturado en la armería sabemos que para algunos, las cosas han empezado a irse de las manos. No es la primera vez que vemos esto. Ante la falta de autoridad y organización el ser humano se lanza al vacío y se rompe el cráneo contra el extremo libertinaje. Los captores quieren, entre otras cosas, comida y un médico. Cosas que seguramente no hayan intentado obtener a lo largo del camino de forma razonable ni meritoria, claro. El eterno problema cuando se vive en Villa Sálvesequienpueda.

Como es de esperar, ganan los buenos. Tengo que achacarle eso al episodio, lo siento. No es que esperara una masacre enorme de personajes principales en el segundo capítulo, pero algo un pelín más arriesgado sí. Creo que han salido demasiado airosos de la situación y con una facilidad sospechosa. Aún así, creo que no ha estado nada mal y que si no empiezan a meter la pata, esta serie puede salir adelante.

Venimos en son de paz

No puedo dejar de lado el hecho de que Tom esté organizando una misión de búsqueda y rescate para su hijo. Supongo que esto es algo que tardaremos en ver, porque tendrán que surgir en medio un millón de situaciones que frenen la misión.

En cuanto a los extraterrestres, por ahora se han dejado ver dos especies distintas: una orgánica, a la que ellos llaman Skitters,  en forma de araña gigante y con cabeza de monstruo marino (no me digáis que no parece sacado de una novela de Verne), y otra robótica. Tengo muchísima curiosidad también por la base gigante que nos han estado enseñando.

El personaje de Tom me resulta interesante. Me encanta el hecho de que anhele ser profesor de esa manera e intente dar lecciones de historia en todo momento. Me encanta que sea amante de los libros y su capacidad de mantenerse en calma cuando es necesario. Ahora bien, esta última característica no juega del todo a su favor. Creo que a pesar de ser una buena cualidad en cierta medida, a Thomas le falta muchísimo empuje. Necesita mucho más carácter del que tiene, mucho, mucho más. No me importaría que de vez en cuando perdiera los nervios un poco.

Nada más. Creo que en general, y salvo pequeños detalles a los que ya me he referido, la serie ha empezado bastante bien. Es importante que no metan la pata e intenten mantenerse. Es muy The War of the Worlds, y la dinámica que parecen estar llevando hasta ahora me gusta bastante. Sólo queda ver cómo evoluciona.

¿Qué os ha parecido a vosotros?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Falling Skies: Live and learn / The Armory
5 (100%) 2 votes

Categorías: Falling Skies Reviews Series Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »