Review Extant: Re-Entry

extant

Busqué el significado exacto de “extant” para asegurarme y, literalmente, significa “existente”… que es justo lo opuesto de “extinto”… que es “extinct” en inglés, la palabra sobre la que se escribe en los títulos de crédito del principio. A eso juega la serie: a que nos preguntemos qué es lo que está extinto y qué es lo que podríamos encontrar en el espacio. ¿Son aliens? Siempre esperamos que sean aliens…

Llegando a la noche de los miércoles en la cadena CBS, se estrenó la semana pasada la nueva serie Extant, que constará en su primera temporada de 13 episodios. Combinando misterio, emoción y un trasfondo futurista, “Extant” nos engancha con un intrigante comienzo en un primer episodio que plantea un interesante escenario envuelto en una historia de ciencia ficción, con parte familiar, inteligencia artificial y espacio exterior.

Creado por Mickey Fisher, Extant comienza con la astronauta Molly Woods (Halle Berry) celebrando su llegada a casa tras pasar más de un año en el espacio. Nos presentan a Molly, a su marido John (Goran Visnjic, uno de mis doctores favoritos de Urgencias) y a su hijo Ethan (Pierce Gagnon), una aparente familia perfecta disfrutando de su reencuentro en compañía de amigos y familia, después de la larga misión de Molly. No tardan mucho en mostrarnos la complicada verdad que yace bajo la aparente impoluta superficie.

La elección de Halle Berry para el papel protagonista se me antoja extraña. Una de las razones que hace fuerte y a la vez desconcertante su interpretación es que da la impresión de estar desconectada de todo lo demás que está ocurriendo. Puedo ver esa clase de energía contenida funcionando muy bien para ciertos papeles que ha interpretado en el pasado, aunque no estoy del todo segura de que vaya a funcionar aquí, porque en Extant parece que está en una serie diferente a la del resto de personajes.

Barbacoa de reencuentro

Re-Entry, el piloto de Extant, nos cuenta poco que no supiéramos ya por los tráilers. Molly Woods es una astronauta en un futuro cercano donde la exploración espacial ha sido privatizada. Recién llegada de una misión en solitario de 13 meses está tratando de adaptarse nuevamente a la vida en la tierra, primero físicamente y luego emocionalmente, con una particularidad: la que hace referencia a su hijo Ethan, que parece estar respondiendo de una manera muy extraña desde que regresó. Más adelante se nos revelará un aspecto muy interesante que influye irremediablemente en el comportamiento del pequeño: Ethan no es enteramente humano (hecho que me sorprendió y me gustó), de hecho es un androide, aunque nunca lo hubiéramos adivinado al verle actuar.

Hay una sensación genuina de tensión en el primer episodio y los conflictos dan entidad a los personajes. También han cuidado mucho los detalles grandes y pequeños, lo que nos lleva a pensar que Fisher y el equipo de producción han pensado profundamente cómo debería ser ese mundo y cómo los personajes interactuarían con él. Incluso un detalle menor como tirar la basura resulta genial.

La readaptación de Molly parece normal a pesar de las pequeñas dificultades, pero tras el consabido examen médico se descubre, con gran sorpresa, que de alguna manera se ha quedado embarazada, a pesar de haber permanecido sola durante más de un año y sumándole su historial de infertilidad.

Molly es cómplice en el misterio: deliberadamente esconde lo ocurrido en la estación espacial, porque exponerlo al mundo sería ponerse en evidencia a sí misma. La vemos borrando frenéticamente partes del vídeo de seguridad de la estación espacial, un vídeo que, por otra parte, ni siquiera sabemos si la incriminaría en lo que fuera que ocurriera allí arriba. Es desconcertante pero tiene sentido: ella está viviendo su drama personal en el cual experimentó algo que nadie más vio, que es la aparición en la estación espacial de su difunto marido (o novio) Marcus, pidiéndole ayuda. Sin duda, Molly sopesa la posibilidad de que el haber estado tanto tiempo sola en el espacio le haya pasado factura a su estabilidad mental.

La no revelación de los hechos acaecidos nos presenta sin embargo varios problemas a corto plazo. El hecho de que el hijo que espera Molly pueda ser producto de un encuentro en cuarta fase y no parezca hijo de su actual marido va a suponerle un gran dilema a la hora de explicar su encuentro sexual y su consiguiente embarazo.

Ethan

Lo mejor de Extant por el momento es este misterio central, pero no podemos perder de vista detalles como ver a Molly en la estación espacial hablando con Ben, el ordenador de la misión, y que sin duda nos ha recordado a “2001 Una Odisea en el espacio”… en concreto, cuando el astronauta David Bowman hablaba con HAL 9000. Debemos estar atentos también a otras tramas que pueden llegar a ser un desastre si no la saben tratar bien, como el tema del niño androide. En Re-Entry nos plantean opuestos puntos de vista en relación al tema: desde el muy trillado de que han de ser controlados al tratarse de un potencial peligro para la raza humana, hasta el contrario, que presenta John Woods, en el que pretenden dar a los androides la experiencia de crecimiento humano y fomentar así su desarrollo acorde a nuestros valores (lo que no es necesariamente bueno). El tema de la inteligencia artificial, sin mencionar otros elementos introducidos en el primer episodio, nos deja ver la influencia de Steven Spielberg en la serie, aunque sea sólo como productor ejecutivo a través de Amblin Entertainment.

El mayor defecto que podemos encontrar en el piloto de Extant es que Molly no parece particularmente extrañada o alarmada sobre lo que le ha ocurrido, lo que nos lleva a sospechar que sabe mucho más de lo que nos deja entrever y que hay una buena razón por la que no está alucinando con la idea de una inmaculada concepción en gravedad cero.

De las primeras impresiones nos quedamos con un reparto particularmente fuerte, no solo entre los principales sino también en los secundarios. El episodio piloto nos ha introducido de manera efectiva tanto a Molly como a su familia pero también a su amiga la doctora Sam Barton (Camrym Manheim, de la que espero ver mucho más) y al misterioso personaje Hideki Yasumoto (Hiroyuki Sanada), que lejos de sorprenderse con los resultados de la expedición de Molly, responde a los informes de sus subordinados acercándose a la familia Woods a través del proyecto de John. Intereses ocultos. Y la actriz que interpreta a la compañera de proyecto de John, muy encariñada con Ethan, es Grace Gummer, hija de Meryl Streep, así que suponemos que su presencia aumentará a lo largo de la serie más allá del minuto que ha tenido en este episodio.

Destacamos, pues, lo caro de los fichajes del cast, sobre todo de la protagonista, que nos dan la esperanza de que vaya a ser una interesante premisa más allá de la que nos pueda plantear la propia temática de ciencia ficción.

Molly&Marcus en la estación espacial

Extant tiene éxito al encontrar equilibrio entre el misterio que se desarrolla poco a poco y el telón de fondo futurista, que deslumbra en su presentación con una gran calidad de producción, donde el futuro es altamente creíble, sin abrumar, mientras nos presentan nuevas piezas de información. Los artilugios de alta tecnología, los flashbacks en el espacio visualmente impresionantes y, por supuesto, el pequeño Ethan, el niño no-humano que hace de amado hijo de Molly y John, parecen suficiente aliciente para mantenernos entretenidos mientras nos sumergimos en el mayor enigma de Extant: ¿qué es exactamente lo que le ocurrió a Molly mientras estaba en la estación espacial?, ¿es la aparición de Marcus, tal y como se le presenta a Molly, una forma de vida extraterrestre?, ¿o es una reconstrucción de Ben, el ordenador de a bordo? Por último, ¿qué ocurrió con su compañero Harmon? Sabemos que tuvo una experiencia similar en el espacio y que se le da por muerto, para después reaparecer con el único objetivo de advertir a Molly. Algo innecesario puesto que ya sabemos que algo extraño está ocurriendo, pero que nos sirve para descubrir que Harmon de hecho no está muerto, como han querido hacernos creer, y así añadir otro misterio con el que finalizar el piloto.

En mi opinión el visionado de este primer episodio en medio de una gran cantidad de pilotos fallidos de verano satisface y, lo más importante, nos deja con ganas de más. ¿Vuestras opiniones?


Categorías: Sin categoría

7 comentarios

  1. El piloto me ha gustado y, lo más importante, me ha dejado con ganas de más. Hay que destacar las buenas interpretaciones, se ve que los actores saben lo que hacen y se creen sus papeles. También es buena la ambientación, es un mundo futurista pero no demasiado, se ve que lo que puede ser una evolución natural del mundo que conocemos hoy en día (como bien dices destaca lo de tirar la basura). Por ponerle un pero, ls historia de robot y las consecuencias de si puede ir en contra de los humanos es un tema muy usado, pero si lo saben hacer bien no debería ser un problema. Sin duda seguiré viéndola.

  2. gustavo

    Muy buena review! Ésta y Tyrant son para mi los mejores estrenos del verano. Por cierto, el actor que interpreta a Yasumoto también trabajó en Helix, con un papel muy parecido al de aquí

  3. Tigrebema

    Muy interesante, atrapa, a pesar de las transiciones entre escenas que me parecen de una propuesta lenta, un poco raras, pero lo demás pinta bien.

  4. J24B

    Yo tambien seguire viendola, me ha convencido, espero que no dejen para el final de temporada que el marido se entere que esta embarazada.

  5. Anónimo

    Me pareció muy entretenida además de The Strain. Al fin dos estrenos que me divierten, sin más. Espero que no se tuerzan.

  6. damian

    me quedé con una duda, cuando molly se desmaya aparece en la sala de comando de la nave, ¿porque no revisa la secuencia de video del momento posterior a ese desmayo?. Se supone que entra en panico al ver que ha estado alucinando y por eso se apura a borrar la evidencia, pero me parece tirado de los pelos que no quiera saber como es que llegó hasta la sala de comando.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »