Review Downton Abbey: Episode Four

DA1

Pues lo creáis o no, y quitando el tradicional especial de Navidad (ya casi es obligado junto con el turrón) ya estamos a mitad de temporada de Downton Abbey. Qué poco nos dejan disfrutar los ingleses con sus temporadas cortas. Haciendo recapitulación de lo que llevamos de temporada, vemos que, aunque tenemos constantes (la vida amorosa de Mary, Edith sufriendo, Carson preocupado por que las cosas cambien, Edith sufriendo, Anna preocupada, y sí, Edith sufriendo), parece que tímidamente se están atreviendo a dar más trama a ciertos personajes y a hacerlos evolucionar. Me ha sorprendido y agradado ese antiguo amor de la condesa viuda, y parece que Cora por fin va a ser algo más que la perfecta anfitriona… ¿Te vienes a comentar?

Comencemos por tanto con los amoríos maduros. Ese ruso misterioso prometía chicha en el anterior episodio y así ha sido: a pesar de estar ambos casados, un flechazo es un flechazo y hace cincuenta años le propuso a Violet que se fugaran juntos. Es curioso cómo parece que nos olvida que nuestros padres (y aún más nuestros abuelos) también tuvieron sus aventurillas y sus dudas. No creo que pase del respeto y cariño que se guardan dos personas que una vez se sintieron atraídas, es más, es bastante probable que Violet medie para que se vuelva a encontrar con su esposa, pero qué gusto da ver interpretar a Maggie Smith. Señora actriz con todas las letras.

Y si Violet tiene sus amores, Isobel tiene los suyos. La verdad es que es un personaje que desde el principio está pensado para ser el contrapunto de la condesa viuda, y que a veces (más en las primeras temporadas) resultaba algo cargante. Pero ahora que Matthew ya no está entre nosotros, está bien que tenga sus propias historias, aunque no resulten tan apasionantes como las de otros personajes. ¿Se casará con lord Merton? La verdad es que no sabría predecirlo, porque si bien es cierto que podría perderse algo de la dinámica con Violet, Isobel también merece ser feliz tras la pérdida de su hijo, y con un hombre que no solo le ofrece compañía y comodidad, sino amor, así, a lo loco. A mí el señor me cae muy bien con lo poco que sale, así que veremos si deciden conservarle.

DA1

Recuperamos en este episodio al padre de Rose, que viene con un divorcio bajo el brazo y el consiguiente escándalo. Y si pensabais que volviendo a Londres iba a querer que su hija viviera con él, os equivocáis. Mejor quédate en Downton, bonita. Es una pena no haberle pillado nunca el punto a este personaje, que de chica loca e impulsiva (que entró para rellenar el hueco de Sybill)  ha pasado a ser poco más que relleno. Desde aquí pedimos una trama digna para la muchacha.

Otra que no cambia de trama es Anna: ella es una de las sufridoras de Downton y siempre lo será. Demasiado barullo están montando con la investigación de Green para que se quede en nada, pero por otro lado es una historia que me da tanta pereza que prefiero esperar a que pase algo gordo para explayarme. Y hablando de sufridores, vamos con los otros dos por excelencia: Thomas e Edith.

El lacayo más controvertido de la casa está metido en algo turbio, eso lo intuimos todos. El qué, ya es otro asunto. Pero yo solo digo que esas ojeras y esas inyecciones no me han gustado nada de nada. No nos ha dado tiempo a saber qué ocurría, pero creo que podemos intuir que algo tiene que ver con su sexualidad. ¿Veis?, si es que luego hace cosas como estas y me da tanta lástima que cuando se pone en modo víbora no puedo odiarle… Y pasemos a Edith, que no solo ha recibido noticias de que Michael Gregson probablemente esté muerto por los futuros nazis (muy tierna la escena con Robert en la que se desmorona. Cuantas veces habremos evitado preguntar porque hasta el No todo puede ser un Sí); si no que ha sido pillada en modo stalker por la señora Drewe, que yo creo que poco le falta para salir arreando con la niña con una orden de alejamiento. Eso de que perturba a la niña tiene que haberle sentado como un puñal…

DA1

La otra hermana Crawley, por su lado, está a lo suyo siendo la heart-broker que siempre ha sido. Tony no nos convence, así que hay que darle puerta. Mr. Gillingham, como por otro lado es lógico (no olvidemos que al final, solo es un tonto enamorado) no se lo toma nada bien. Lo que no me ha gustado nada es ese tonito del final de la conversación. Pero bueno, parece que Mary por fin lo tiene claro y al final, no hay nada que Tony pueda hacer. Siempre está bien ver a Charles Blake y a su pragmatismo, por cierto. Veremos cómo sigue el lío ahora que parece que los pretendientes están en frío.

Y acabemos con Robert y sus quebraderos de cabeza, que le han llevado a estallar al final del episodio: primero con Cora, cuyo nuevo BFF no para de lanzar poco disimuladas indirectas sobre lo guapa que es y lo que le interesa. También digo yo que si Robert pasara un pelín menos de la cara de su mujer lo mismo la cosa cambiaba. Y segundo, con la que se está ganando el puesto de personaje más odiado de la serie: la señorita Bunting. Veamos, es lógico y admirable que tengas opiniones fuertes y unos ideales que defender a toda costa, está bien que no apruebes el modo de vida de cierta gente, y está claro que el sistema clasista de la época es de todo menos justo: pero eso no implica que seas maleducada. Ni que prácticamente insultes a unas personas, que, aunque tienen unos valores y un estilo de vida que no compartes, no han hecho más que ser amables contigo. La cara de Tom lo dice todo.

DA1

No sé muy bien a dónde quieren llevar todo esto, porque Sarah se está ganando un tirón de orejas y no sé qué pasará con Branson. Según lo veo, o decide que le gusta lo que le ofrece alguien más similar a él y rompe con la familia; o finalmente se da cuenta de que las cosas son más complejas de lo que parecen y se está adaptando a una vida que jamás pensó que tendría. Lo que espero que pase es que siga en Downton, pero el contacto con la maestra reavive algo del Tom más cañero y protestón, que es una parte del personaje que se ha perdido mucho desde la muerte de Sybil.

Y eso ha sido todo por ahora, queridos amigos. ¿Vosotros también echáis de menos al Tom rebelde? ¿Qué creéis que le pasa a Thomas? ¿Se está ganando la señorita Bunting una expulsión de la casa, o Robert ha exagerado su reacción? Nos leemos en los comentarios.

Nota del autor
3.5
Vuestra nota
Review Downton Abbey: Episode Four
4 (80%) 1 vote

Categorías: downton abbey Reviews Etiquetas: , , ,

3 comentarios

  1. Laura L

    No se sabe nada de esa foto o especie de grabado que Edith encontró en el libro de Michael Gregson, el cual la perturbó tanto que lo arrojó con rabia, provocando el incendio…creo que es Anna que encuentra después la “fotito” y se la da a la Sra. Hughes…

  2. Indi

    A mí lo de la maestra ya me agota. No pueden utilizar una y otra vez el mismo recurso.Obvio que no puede volver más a la casa, ni a Branson!! Porque además, lo ridículo, es que nunca es él, quien la invita. A otro se le ocurre y él acepta resignado a una reunión que nunca termina bien. Lo que se viene de Bates también me agota, antes de que ocurra, incluso. El resto me gustó, sobre todo el romance de las mayores de la familia que me pareció tierno y esperanzador. Yo a Thomas lo quiero aunque los guionistas insistan en hacerlo ridículamente malo, lamentaré lo que sea que le pase.

  3. sofi

    Yo también detesto a la profesora y a Rose, que lo único que hace en esta serie es inivitarla a cenar. Es una maleducada total e incomoda a todos los miembros de la familia, incluyendo a Tom. Ojalá desaparezca pronto.
    Me gusta que Cora tenga un pretendiente, ya que muchas veces Robert la descuida como pareja y sólo la ve como una esposa o madre de familia, sin sospechar que ella tiene otras cualidades, que si son valoradas por otras personas.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »