Review Dollhouse: Instinct

Review Dollhouse: Instinct

Reflexión personal en voz alta: ¿por qué tardo tanto en hacer las reviews de Dollhouse? No lo acabo de entender. La serie me entretiene, varios personajes (Ballard, Topher, Adelle) me parecen atractivos y el análisis suele ser sencillo porque se trata de capítulos autoconclusivos. ¿Dónde está el problema? Una parte de mí cree que el altísimo riesgo de cancelación me invita a desapegarme de la serie. Como si fuera consciente, en cada segundo de capítulo, que no debo disfrutar más de la cuenta porque luego el palo será más grande. Porque sí, amigos, no nos engañemos, a Dollhouse le quedan dos telediarios. Y no se dan dos milagros consecutivos a no ser que te llames Jericho. Por otro lado, capítulos tan profundos como Instinct que no avanzan en la trama general tampoco ayudan demasiado a que la review sea puntual. ¿Me estoy metiendo excusas a mí mismo? Peligroso. Voy a dejar de pensar. ¡Vamos a por la review del 2×02!

Instinct es un capítulo simple por su narración, muy lineal y sin alejarse de las pautas de capítulo autoconclusivo, pero también muy profundo, ya que empieza a separar a Echo del grupo de activos sin alma, conciencia ni vida propia. El culpable de esta evolución, como de casi todo lo que ocurre en esa casa de los horrores, tiene nombre y apellido: Topher Brink.

Topher entra en territorio peligroso ya que realiza impresiones que no se limitan a la personalidad y a las habilidades de cada activo, sino estudios a nivel glandular que afectan a las emociones de los mismos. Y el conejillo de indias es Echo, que se convierte en la madre de un bebé al que amará por encima de lo racional. Lo amará por instinto, como si fuera su madre, cuando en realidad ha sido contratada por el padre de la criatura, que no consigue superar la muerte de su esposa durante el parto. Topher es el máximo exponente de la dudosa moral y ética en la que se mueve Dollhouse. Míralo, aquí hablando de Echo como si fuera un juguete…

Echo, en manos de TopherEcho, en manos de Topher

Esa evolución en las impresiones de los activos tendrá consecuencias dramáticas. El contratista privado empezará a notar cierta obsesión de Echo en su bebé. Y Echo responderá con su instinto maternal, llegando a creer que su marido trata de deshacerse de ella y su hijo. La activo, creada para ser una madre de familia ejemplar, acabará secuestrando al bebé y motivando la intervención de Ballard, su cuidador. El clímax de la historia lo protagoniza Echo con el bebé en una mano, un cuchillo en la otra, el marido enfrente y malas intenciones entre ceja y ceja. Fisiológicamente, Echo está por encima de cualquier impresión realizada desde el ordenador. Sólo el discurso del contratista, en el que le recuerda que no es la madre del bebé, le convence de que la seguridad del niño es más importante incluso que su vinculación con él.

La historia de Instinct es especialmente interesante por la introducción de la figura de November. La activo jubilada lleva una vida de lujo y tranquilidad después de su estapa en Dollhouse. Allí aprendió a olvidar a su hija fallecida. Esta situación nos presenta un curioso dilema. Echo, que es madre por la intervención de Topher, no quiere desprenderse de un bebé que apenas conoce. En cambio, Madeline, que es una persona a todos los efectos, se comporta prácticamente como un activo, ya que ha conseguido olvidar a su hija. ¿Hasta qué punto un activo puede ser más persona que alguien que no lo es?

Y entre unas cosas y otras, Ballard sigue preocupado por Caroline, que cada vez está menos presente en la personalidad de Echo. Al fin y al cabo, Caroline también aceptó olvidar durante cinco años para poder vivir como November en un futuro. El problema es que Echo está asimilando conceptos como si hubiera vuelto a nacer. ¿Caroline o Echo? Dollhouse se dirige hacia un territorio en el que puede explorar ambas personalidades, pero el instinto me dice que la evolución de Echo acabará eclipsando su antigua personalidad. Tal vez Echo, consciente de Caroline, no quiera volver a ser como antes…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »