Review Dollhouse: Gray Hour

Review Dollhouse: Gray Hour

La review llega tarde, muy tarde. Y podría poner como excusa que, aprovechando que esta semana no hay review de Lost, he intentado captar seguidores de Dollhouse desplazando la review del cuarto capítulo hasta hoy. Pero ni esa ha sido mi intención, ni Gray Hour tiene calidad como para competir con un episodio lostiano. Si es que ya nos lo decía el título: hora gris…

Obviamente esa Gray Hour no hace referencia a la calidad del episodio, sino a una hora en la que la mente de Echo se borra en medio de una misión. En concreto, una misión secreta financiada por el gobierno griego para recuperar unas obras de arte robadas. La misión tiene éxito hasta que Echo recibe una llamada de Boyd y, por algún agente externo, todas sus personalidades se borran. Y Echo se convierte en una muñeca fuera de su hogar, en una niña perdida, una mente inocente. La situación que se genera es interesante y el episodio ahonda en la idea de que Echo cada vez está más cerca de “ser libre”, pero el desarrollo es bastante tópico.

Echo modo Ocean's ElevenEcho modo Ocean's Eleven

En general, las sensaciones que genera Gray Hour no son excesivamente positivas. El argumento global de la serie no se sostiene en una base sólida que dé unidad al conjunto y hasta la fecha sólo hemos visto historietas sueltas, la mayoría de dudosa calidad, y a Eliza Dushku en paños menores unas trescientas veces. Insisto, no me importa ver a Echo como Topher la trae al mundo, pero lo encuentro terriblemente innecesario. A lo mejor me han influido las palabras de la propia actriz, que invitó a la audiencia a esperar al episodio seis. “Un episodio que lo cambia todo”. Habrá que verlo.

Dollhouse es una serie con muchísimo potencial, pero tendrá que dejar de lado algunas historiertas adolescentes y encarar temas más profundos y más inteligentes. Por ejemplo: la dudosa legalidad de la propia Dollhouse y esa dualidad en la que oscila. Me encanta pensar que Dollhouse, con Adelle a la cabeza, no entiende de buenas o malas obras, sino de ceros en su cuenta corriente. Otro tema interesante es la complicada relación entre Langton y la propia Echo. ¿Es posible que el cuidador de Echo se enamore de ella aún sabiendo que es nadie y todo el mundo a la vez?

Detalles interesantes que nos ha dejado Gray Hour:

  • El personaje de Topher sigue creciendo. Como experto informático, no cree que haya nadie en el mundo capaz de igualar sus conocimientos. Por eso no acaba de entender cómo es posible que hayan hackeado a Echo. Y menciona a un japonés cuya sabiduría informática podría poner en jaque los sistemas de Dollhouse. Si es un gag puede ser recurrente y si existe realmente el personaje, puede ser interesante.
  • La entrada de Sierra en la historia, con la misma personalidad que Echo, pero moviéndose desde un teléfono. La amoralidad de Dollhouse no tiene fronteras.
  • Echo sin personalidades, en medio de un escenario salvaje y desconocido. Inquietante y sorprendente.
  • La escena en que Sierra, Echo y Lubov comen juntos en Dollhouse. Esta unión, que por ahora es cómica e inofensiva para Topher, promete levantarse contra sus padres en próximos episodios.
  • La sensación de que es preferible matar a un activo antes de que salga a la luz cualquier dato sobre Dollhouse. Sí, ya he dicho que me encanta la amoralidad de esta empresa.
  • Alpha. No sabemos quien es, pero nos parece tremendamente interesante.

La primera parte del episodio me ha parecido correcta, pero esperaba más del desenlace. Toca visitar la trama de fondo, en la que paul Ballard se acerque a Dollhouse. ¿Qué os ha parecido el episodio? Un poco gris, ¿verdad?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »