Review Dollhouse: Echoes

Review Dollhouse: Echoes

Me ha vuelto a pillar el toro con Dollhouse, que siempre paga los platos rotos de la acumulación de trabajo semanal. Precisamente las dos reviews más tardías se corresponden con los dos mejores episodios de la serie: el magnífico Man on the Street de hace un par de viernes y el vibrante Echoes que ahora comentaremos. La serie maduró con su sexto episodio, tal y como advertía Joss Whedon, y confirma ese crecimiento en Echoes, el capítulo más divertido de Dollhouse. ¿Lo comentamos?

Echoes no está al nivel de Man on the Street porque la premisa de la que parte no es tan interesante como la de la semana pasada. Una potente droga es liberada en una universidad provocando una especie de confusión general entre los afectados, que crecen en número a marchas forzadas. Para solucionarlo, Dollhouse envía a un grupo de activos entre los que se encuentran Sierra y Víctor, ya que supuestamente esa droga no afecta a sus especiales condiciones.

Echo no participa de la acción ya que tiene otro encargo como la perfecta cita de un contratista. Sin embargo, la noticia del caos en la universidad abrirá las puertas de la memoria de Echo, que empezará a recordar su pasado. Cada vez menos Echo, cada vez más Caroline. Motivada por esos vagos recuerdos, la protagonista abandonará su misión haciendo cada vez más evidente que los paquetes de personalidad que le implantan no funcionan como deberían. Resultado: ¡todos a la universidad!

Victor, muy vacilónVictor, muy vacilón

Echoes nos muestra retales de la antigua vida de la activo protagonista, a saber: 1) era una feroz activista contra el maltrato animal; 2) tenía novio; 3) formaba con sus amigos una especie de grupo hippie antisistema. Sin embargo, todavía es pronto para responder a uno de los grandes interrogantes de la serie, ¿por qué Echo se alistó en Dollhouse? El tema sí se introduce al final del episodio, cuando el causante del virus universitario recibe una jugosa oferta de Dollhouse: cinco años de tu vida y el resto de tu vida solucionado. De vuelta a los dilemas morales, a la increíble frialdad y visión empresarial de Dollhouse. Me encanta.

Ya que el tiempo corre en mi contra, esta noche se emite Needs (1×08), vamos a repasar lo mejor del capítulo del pasado viernes:

  • Capítulo con información interesante sobre el origen de Dollhouse. Sabemos que Rossum Corporation participó en su creación y que esta empresa estaba capitaneada por un tal Clive Ambrose. Veremos a este hombre, seguro…
  • La supuesta inmunidad de los activos no es tal, generando una sucesión de escenas muy cómicas. Entre medio, una menos cómica: Victor toca a Sierra y ésta recuerda los abusos sufridos en los últimos días. El cerebro de los activos no está tan vacío como cree Topher.
  • Todas y cada una de las escenas que comparten Topher y DeWitt. Al principio resulta algo confuso, pero luego no puedes hacer otra cosa que reír viendo a la jefa tirada en el suelo medio descamisada o a Topher en calzoncillos. Lo mejor de todo es que cuanto más absurdos están, más tensa es la situación en la universidad. No quiero hacer apología de esa sustancia contagiosa, pero ha ayudado a que DeWitt pierda su rostro inexpresivo y su repelente diplomacia.
  • El hecho de que Echo descubriera que Rossum Corporation estaba llevando a cabo experimentos con humanos, sugiere que Dollhouse pudo extorsionarla para contratarla como activo. Muy jugosa la última entrevista que mantienen Caroline y DeWitt. Aún así, el tema de la contratación de activos sigue siendo muy confuso.
  • No me convence demasiado que todavía no tengamos muy claro hacia donde se dirige la serie. Lo más probable es que Echo se libere de su condición de activo y decida ir contra Dollhouse, pero es sólo una suposición. ¿Cómo afectarán a Caroline todas las personalidades que le han implantado a Echo?
  • La historia de Mellie y Paul Ballard tampoco ha evolucionado demasiado. Una lástima. Descubrir que la tímida vecina se había convertido en una asesina me gustaba… La historia se cierra de forma precipitada en Echoes con la marcha de la propia Mellie.
  • Me apasiona la idea de no saber en qué momento fallará la personalidad del activo cuando esté en una misión. En mi opinión es uno de los puntos fuertes de la serie.
  • No diré nada del vestido de colegiala de Echo, no diré nada del vestido de colegiala de Echo, no diré nada del vestido de colegiala de Echo,… ¡ups!

¿Qué os ha parecido Echoes? Segunda semana seguida interesante, con el primer contacto real con el pasado de Echo, información del origen de Dollhouse, acción y sobre todo muchas escenas divertidas. Seguimos confiando en Dollhouse, ¿no?

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Dollhouse: Echoes
Valoración

Categorías: Dollhouse Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »