Review Doctor Who: The Crimson Horror

17361_600

El tiempo pasa volando y es que sólo nos quedan dos capítulos de está segunda parte de la séptima temporada. Aunque tengo ganas de ver el siguiente capítulo, donde unos villanos clásicos, que hace tiempo no vemos, vuelven al ataque, no se puede comparar con las ganas que tengo de ver el último episodio. Y más tras descubrir su título. No voy a revelarlo para evitar spoilers, pero el que ya lo conozca sabrá del porqué de mi comentario. En fin, voy dejando ya este tema a un lado para concentrarme ya en lo importante de esta semana: The Crimson Horror. ¡Dentro review!

En esta ocasión nos situamos en Yorkshire, Inglaterra. Año 1893 (No sé si será relevante o no, pero al parecer, este episodio fue escrito por la misma persona que escribió “Cold War”, es decir Mark Gatiss (Sherlock)y para quien no lo recuerde, ese capítulo transcurría en el año 1983. Puede que no sea nada, pero ahí lo dejo, por si acaso). Para este capítulo contamos, una vez más, con la presencia de ese equipo tan peculiar y querido por muchos, formado por Vastra, Jenny y Strax. La verdad es que con ellos, el entretenimiento y las risas están asegurados. En fin, el caso es que un hombre encarga sus servicios para investigar la muerte de su hermano (me encantaron esos momentos en los que este señor se desmayaba) y eso les lleva hasta la señora Winifred Gillyflower (el nombre se las trae), una señora que está con la cabeza más para allá que para acá, que dice que el Apocalipsis está a la vuelva de la esquina, y alienta a la gente a que vayan a ese nuevo lugar que ha creado, llamado Sweetville. Pero según ella y un misterioso Mr. Sweet, que nadie ha visto jamás, no todos son merecedores de ir a ese lugar. Sólo los más bellos pasaran a ser muñecos metidos en vasijas de cristal… Y los rechazados, terminan en un tanque lleno de un liquido rojo (como habéis podido comprobar, este color está siempre muy presente en todos los capítulos) y mueren.

Por otro lado, tenemos a la hija de la señora Gillyflower, Ada. La pobre no recibió un trato demasiado bueno de su padre y de ahí su ceguera. O eso es lo que nos hacen creer en un primer momento. Resulta que en realidad su estado se debe a que su “querida” madre experimentó con ella… Teniendo madres así, quien necesita enemigos. El caso es que la chica se siente sola, así que tiene a un monstruo encerrado en una celda, al cual le tiene un gran cariño. Pero cual es nuestra sorpresa cuando el monstruo resulta ser el Doctor, que había terminado en el tanque del líquido rojo, pero al no ser humano, sobrevivió a su efecto mortal. ¿Esto quiere decir que la señora Gillyflower no encuentra atractivo a Eleven? ¿Cómo se atreve? Yo siempre he dicho que Matt Smith posee una belleza extraña, que no todos comparten. Parece que Gillyflower es una de ellas…

Jenny, que sí es lo suficientemente guapa para entrar en Sweetville, se introduce en el lugar para buscar al Doctor, ya que gracias al tema este del optograma (sistema a través del cual se puede ver la última imagen que una persona ve antes de morir) descubren que esa última persona que el muerto vio fue el Doctor. Aunque aquí creo que hay un fallo, porque al comienzo del capítulo ponen una imagen del Doctor en su estado normal, o eso creo recordar, y luego pusieron una imagen del Doctor al rojo vivo. El caso es que Jenny termina encontrándolo y salvándolo. Matt Smith soberbio en su interpretación como “monstruo”. Muy Frankenstein… Y Jenny sensacional también (Badass total). No tiene nada que envidiarle a ningún agente secreto de la CIA. Un momento a destacar, que a algunos ha gustado y a otros no tanto, fue ese momento en el que el Doctor besa a Jenny. A mi no me pareció tan mal. Desde mi punto de vista, lo interpreté más como una manera de mostrar su agradecimiento y felicidad por salvarlo, más que otra cosa.

CRIMSON-HORROR-JENNY

Jenny vs El ataque de los supermodelos

Tras esto, toca buscar a Clara. La chica fea no es, así que es obvio pensar que ella si pasó la prueba. Y efectivamente así fue. Tengo que decir que me gustaron bastante esos flashbacks donde pudimos ver como ella (Mrs Smith) y el Doctor habían acabado ahí y ese toque antiguo que le dieron a la imagen, con los granos y el color sepia. El caso es que, con el Doctor y Clara de vuelta, prosigue la investigación del caso. El mayor de los misterios, además de averiguar que narices pasa con Clara, era saber quien era Mr. Sweet. Siento decir que cuando vi lo que era, no pude evitar reírme. Es que me recordó demasiado a un bicho que salía en la película la Loca Guerra de las Galaxias, imitando a una escena de Alien. Aunque no sé quedó atrás ese momento en el que Ada terminó con él. Este ser es un parásito de hace millones de años, que segrega un veneno mortal, el cual iba a utilizar la señora Gillyflower para destruir al resto de la humanidad. Por suerte para la humanidad, existen las sillas. Unas armas de destrucción muy útiles en este episodio. Bueno eso, y que Vastra y Jenny cogieron la jarra con el veneno antes de que volará por los aires. También hay que agradecer a ese niño llamado Thomas Thomas, por dar las indicaciones correctas para llegar al lugar. Recuerdo que cuando escuché hablar a este niño pensé: suena como un gps. E investigando, descubrí que existen unos GPS llamados Tom Tom.

Tras salvar al mundo, una vez más, el Doctor vuelve a llevar a Clara a casa. Pero cual es su sorpresa cuando ve en el portátil de los niños que cuida, fotos de ella y sus viajes con el Doctor. Yo no discuto que los niños en la actualidad están más espabilados que hace unos cuantos años, pero eso no explica como han conseguido esas fotos. Vale que una de ellas la hayan encontrado en un libro de historia del instituto, ¿pero las demás? ¿Se las habrán enviado alguien? Aunque la cosa no se queda ahí. Una de las fotos que se ven en el ordenador es de la versión de Clara del especial de navidad, que transcurría en Londres y no en Yorkshire. Esto le crea confusión a nuestra companion. Espero con impaciencia una conversación entre ella y el Doctor sobre este tema en el siguiente capítulo. Sobre este asunto también tener en cuenta que inicialmente, la idea del Doctor era la de ir a Londres, pero no se sabe porque motivo, la Tardis terminó aterrizando en Yorkshire.

En fin, otro buen capítulo, muy completo y entretenido en mi opinión, con algún que otro momento de WTF. No me mata la idea de introducir a los niños en toda esta historia, pero si haciendo eso descubrimos algo más sobre ese libro escrito por Amelia Williams, o algo relacionado con el 50 aniversario o Clara, será bienvenido. Ahora ya sí, os cedo a vosotros el turno para que me comentéis lo que os ha parecido a vosotros este episodio. ¡Animaros, qué no mordemos!

Next time on Doctor Who:

Detrás de Cámaras:


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »