Review Doctor Who: Dinosaurs on a spaceship

Por lo que he estado leyendo, veo que no he sido la única a la que no le ha entusiasmado del todo este episodio. Aunque eso no quita, como habéis comentado alguno, que el capítulo haya estado entretenido. Además, en esta ocasión hemos contado con dos actores de la saga más prolifera de UK, es decir, Harry Potter: Daniel Bradley (Argus Filch) y Mark Williams (Arthur Weasley). El primero, un mercader insaciable. El segundo, padre del amigo del héroe, otra vez… En fin, de esto y otras cosas sigo hablando tras el salto. Así que ¡vamos con esa review!

Creo que todos estamos de acuerdo en que este capítulo no ha sido para tirar cohetes, pero tampoco creo que haya sido tan malo como para causar todo ese revuelo con Steven Moffat. Como todos sabéis, Moffat ha cerrado su cuenta de Twitter. Por ahí, se dice, se comenta que ha sido debido al descontento de algunos fans con la forma que tiene este señor de llevar la serie. Dicen que hasta amenazas ha llegado a recibir. Nadie sabe con certeza hasta qué punto eso es cierto o no. Pero tanto si lo es como si no me gustaría decir algo al respecto. Puedo entender que haya gente que no le guste la forma de llevar la serie que tiene este hombre, como he dicho en ocasiones anteriores, es imposible gustar a todos. Respeto a todo aquel que dé su opinión sobre algo, tanto si es buena como si es mala, pero siempre que se haga desde el respeto. Hay que saber aceptar las críticas constructivas. Lo que nunca entenderé es a esa gente que se dedica a malmeter, porque les parece divertido. Y lo peor de todo es que en muchas ocasiones ni dan la cara, suelen escribir anónimamente. Mi opinión, que sé de buena tinta que no soy la única que piensa de esta manera es que, si algo no te gusta, es tan sencillo como no verlo, oírlo o leerlo. Creo que a nadie se le apunta con una pistola para que haga algo que no quiere. Por ejemplo, yo no soy fan de Justin Bieber, pero no por eso voy a meterme en Youtube a ver vídeos suyos y a escribir tonterías e insultarlo en los comentarios. Simplemente, no me meto a ver sus vídeos porque no me interesa. Me parece que mi tiempo es muy valioso para malgastarlo en tonterías como esas. Y aún teniendo tiempo libre tampoco lo haría. En fin, voy a dejar aquí el tema, porque esto es una review de Doctor Who y aquí yo he venido a hablar de mi libro del capítulo.

Este “Dinosaurs on a Spaceship” ha sido un capítulo que ha seguido una línea bastante cómica a lo largo de los cuarenta y dos minutos de duración del mismo. Sólo hay que ver ese comienzo con el Doctor y el tejemaneje que se traía con la reina Nefertiti, además de la forma con la que ha ido reclutando a todos los miembros del “gang”.

Una de las cosas que más he disfrutado en este episodio ha sido el poder ver interactuar a Rory con su padre. Me ha encantado la forma en la que lo ha ayudado, protegido, el que le haya podido mostrar sus grandes habilidades como enfermero, así como ese momento que han compartido ambos pilotando la nave de los Silurians. Además, gracias a su padre, hemos podido asistir a esa escena que me ha parecido personalmente preciosa, donde hemos podido ver a Brian sentado al filo de la Tardis, almorzando con semejantes vistas (¡Yo también quiero!). Y por supuesto nos ha dejado también momentos divertidos como ese de “yo no soy un Pond” o el momento “pelotas de golf”. Aunque sin lugar a dudas lo que más me ha gustado ha sido cuando Rory le ha dicho que tiene 31 años y que ya no hace lista de regalos para navidad y el Doctor ha gritado: ¡Yo sí! Sensancional esa parte.

Ahora hablemos un poco de nuestra ginger. No se puede decir que Amy Pond no haya estado sembrada en este capítulo. Ha sido genial verla tan desenvuelta en una situación complicada como la que estaban viviendo. Tal y como ella dice, tanto tiempo viajando con el Doctor te hace tener conocimientos sobre lo que hay que hacer en ese tipo de situaciones. Se podía ver en su cara la sorpresa y al mismo tiempo la satisfacción de ver que lo que estaba haciendo era lo correcto. Ella también nos ha dejado momentos graciosos, como ese en el que conoce a Nefertiti y actúa tal y como cualquiera de nosotros lo hubiera hecho al conocer a alguno de nuestros ídolos: Nice to meet you. Big fan. High five. Al igual que la escena en la que dice aquello de que es la reina de Rory pero luego se arrepiente de haberlo dicho porque no quiere que se entere y que se lo esté recordando hasta el final de sus días…


Y hablando del final de sus días, en este capítulo nos han dejado unos cuantos detallitos que nos han dado que pensar sobre el futuro de los Pond. Hay varias cosas en este episodio que nos han hecho pensar que el Doctor ya ha vivido el final de sus companions y lo que está haciendo ahora es volver al pasado para vivir unas últimas aventuras con ellos. ¿Cuáles son esas cosas de las que hablo? La primera es lo que le dice el Doctor a Amy cuando está intentando averiguar como cambiar el rumbo de la nave:

Doctor: Fase dos arreglada. Ahora a por la fase uno. Amy: No, no, no, la fase dos sigue a la fase una. Doctor: Humanos, tan lineales.

Si ha esto le sumamos el último comentario de esa conversación:

Doctor: Estarás ahí hasta que me llegue el fin. Amy: O viceversa.

Y la mirada que les echa a los dos al final del capítulo, la cosa parece clara. Pero sabemos que en esta serie no siempre todo es lo que parece, aunque lo de River Song/Melody Pond todos lo teníamos muy claro y al final fue cierto… Ya nos quedan sólo tres capítulos para averiguarlo, sniff, sniff

Ahora voy a hablar sobre algo que no me gustó y sé de buena tinta que no soy la única a la que no le entusiasmo el detalle. Es de conocimiento mundial que Doctor Who es una serie “Pro-Life”. Aquí ninguno de nuestros protagonistas mata a nadie y mucho menos intencionadamente, por muy mala que sea la persona o ser de otro planeta. Sólo hay que ver como reacciona el Doctor al conocer el genocidio que había hecho Solomon con los Silurians o cuando matan al triceratops. Por eso es difícil de entender por qué el Doctor deja a Solomon y sus robots dentro de la nave para que los misiles le alcancen. Creo que podría haberlos teletransportado, al menos a Solomon, junto con él y Nefertiti y que los misiles hubieran acabado con la nave vacía. Sé que cada vez nos muestran a un Doctor más oscuro, pero de ahí a esto, no se yo…

No he hablado todavía del personaje John Riddell, interpretado por Rupert Graves, al cual conocemos entre otras cosas, por su papel de DI Lestrade en Sherlock. Y no he dicho nada hasta ahora porque no tengo mucho que decir la verdad. Ha tenido sus momentos de flirteo con Nefertiti, a la cual ha terminado conquistando, ha conseguido el diente de dinosaurio que tanto ansiaba y poco más. Honestamente, no me ha dicho demasiado su personaje, lo cual no significa que el señor Graves haya hecho un mal trabajo, todo sea dicho.

En fin, creo que más o menos esto es todo lo que tenía que decir al respecto. Si se me olvida algo, que seguro que sí, sólo tenéis que comentarlo abajo. Antes de irme, as usual, os dejo con la promo del siguiente episodio. Chicos este sábado nos vamos a Almería, next time on Doctor Who:


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »