Review Doctor Who: A Town Called Mercy

Mercy, para nosotros piedad o misericordia, puede tener varios significados, cinco según la RAE. 1) Virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los sufrimientos y miserias ajenos. 2) Pieza de los asientos de los coros de las iglesias para descansar disimuladamente, medio sentado sobre ella, cuando se debe estar de pie. 3) Puñal con el que solían ir armados los caballeros de la Edad Media para dar el golpe de gracia al enemigo. 4) Atributo de Dios, en cuya virtud perdona los pecados y miserias de sus criaturas. 5) Porción pequeña de alguna cosa, como la que suele darse de caridad o limosna. Algunos no los conocía ¿y vosotros? En fin, después de esta pequeña clase sobre la misericordia, vamos con lo realmente importante: ¡dentro review!

A Town called Mercy ha sido, por lo que he leído, y aunque siempre hay todo tipo de opiniones, otro de esos capítulos que no ha gustado demasiado. A mí personalmente, ni fu ni fa. El anterior siguió una línea más cómica. Este, sin embargo, ha seguido una línea más dramática. Pero como todo capítulo de Doctor Who, ha tenido sus momentos. Así que no me entretengo más y paso a comentar este western de ciencia ficción rodado en tierras almerienses.

Durante la primera parte del capítulo parecía obvio quien era el bueno y el malo de la película. Por un lado Kahler Jex (¿alguien más se ha acordado de Superman con esto de Kahler?) , “el Doctor”, nada que ver con el de Gallifrey, o casi… ya que ambos comparten los sentimientos de ira, culpa y soledad. De primeras todo parece “normal“: Jex se había estrellado con su nave en América y había ayudado a la gente de la zona a superar la cólera. Estupendo, ¡bien por él! Y por el otro lado tenemos al pistolero, esa especie de Robocop del oeste, que tiene como objetivo matar a Jex. La verdad, nunca me paré a pensar cual podría ser el motivo por el que el pistolero quería matarle. Pero para eso tenemos al Doctor (el nuestro), para que nos haga ver, una vez más, que las cosas no son siempre lo que parecen.

El capítulo nos puede gustar más o nos puede gustar menos, pero desde luego que en ningún episodio dejan nada al azar. Esta vez han aprovechado el tema del criminal de guerra para sacarnos de nuevo a la luz ese lado oscuro del Doctor, que aflora más cuando viaja sólo durante períodos largos de tiempo. La última vez que el doctor dijo su edad fue al comienzo de la sexta temporada. Entonces dijo que tenía 1103 años. En este capítulo comenta que tiene 1200 años. Casi un siglo ha pasado y dado los comentarios de Amy sobre que cada vez pasa más tiempo entre visita y visita, parece que la cosa cobra sentido. Y ahora, volviendo al lado oscuro del Doctor, decir que la semana pasada hablaba precisamente de que Doctor Who era una serie muy “Pro-Life” y que extrañaba que el Doctor dejara a Solomon en la nave con rumbo directo a la muerte. En este capítulo, el Doctor iba por el mismo camino, entonces ¿cuál ha sido la diferencia entre Dinosaurs on a Spaceship y A Town Called Mercy? Yo lo veo claro. En el primero él fue el juez y verdugo y no había nadie que le dijera lo contrario. En el segundo ha tenido a Amy como conciencia y le ha hecho ver el error que estaba apunto de cometer. Para eso están los ayudantes del Sheriff ¿no? Por cierto, ese enfrentamiento entre Amy y el Doctor ha sido de mis escenas favoritas de este capítulo.

De esta parte de la trama me quedo con una frase que dice el difunto sheriff Isaac:

You’re both good men. You just forget it sometimes. (Ambos sois buenos hombres. Sólo que lo olvidáis algunas veces.)

Al final todo acaba medianamente “bien”. Jex termina suicidándose tras vencer sus miedos a tener que ir cargando con las almas de todos los que murieron por su culpa. Además, así se ahorra el seguir la batalla con el pistolero y que alguien más salga herido en otro planeta. El pistolero por su parte, termina siendo el sheriff del pueblo. Eso se veía venir…

Otra cosa que nos ha llamado la atención a muchos ha sido esa constante que llevan en los tres episodios con los fallos en las bombillas. Algunos piensan que este suceso algo tiene que ver con el regreso de los weeping angels y viendo el título del quinto episodio, dudo que los que piensan esto vayan mal encaminados. En dos semanas lo sabremos. ¿Alguien empieza ya a estar nervioso?

Y después de tanto drama que os parece si repasamos los momentos más graciosos del episodio, al menos para mí:

  • Me ha gustado esa entrada del Doctor al salón, esa forma de pedir un té (deja la bolsa dentro), su relación con el caballo ahora llamado Susan y la forma en la que intentaba abrir la nave de Jex
  • Otro gran momento ha sido ese en el que Isaac ha dicho eso de: Todo el que no sea americano que suelte las armas. También destacar al enterrador del pueblo, midiendo a todos por si les tenía que hacer un traje por lo que pudiera llegar a pasar…
  • Y ya, para ir terminando ese momento en el que el pastor entra a hablar con el Doctor, y lo saluda llamándolo Marshall, a Amy Ma’am y a Rory fella

En fin, voy despidiéndome ya, os dejo la promo del siguiente episodio, del cual no sabía absolutamente nada, pero tras haber visto de lo que va a tratar me han entrado unas ganas locas de que sea ya sábado 22 de septiembre. Next time on Doctor Who:


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »