Review Dexter: The Lion Sleeps Tonight

Review Dexter: The Lion Sleeps Tonight

Primero fue la tempestad y luego llegó la calma. Si Finding Freebo nos había ofrecido momentos de suma tensión en el oficio favorito de Dexter, The Lion Sleeps Tonight nos enseña el lado más familiar de nuestro protagonista y su creciente y peligrosa amistad con Miguel Prado. Para la historia quedan los 5 minutos de la clase de yoga, la conversación entre vasos de ron protagonizada por Dex y el propio Miguel y el último gesto del señor Morgan ante Rita. Una especie de “sí, yo seré su padre” calculadamente emotivo. Y es que Dexter es grande hasta en los capítulos menos buenos…

¡Ya tenemos la review! ¡Toca comentar!

  • Episodio 3×03: The Lions Sleeps Tonight
  • Fecha de emisión: 13 de octubre

A los que aseguran que sólo tengo palabras de amor para Dexter Morgan: The Lion Sleeps Tonight no pasará a la historia de los mejores episodios de la serie. Vale, sí, es maravilloso, porque todo lo que toca Dexter se convierte en sangre placer visual, pero al capítulo le han faltado momentos de tensión. El segundo punto negro, extensible a toda la temporada, es que el personaje de Miguel Prado no resulta demasiado atractivo. Es más, en ocasiones me cuesta creer que la relación que mantiene con Dexter sea real, aunque esto no sé si se debe a mi falta de química con el actor o es que todo es una artimaña de los guionistas.

El Oscuro Pasajero no duermeEl Oscuro Pasajero no duerme

Episodio familiar, diurno, incluso festivo. La vida personal de Dexter empieza a llenarse de obligaciones, como hacer la compra con Rita y los niños, ordenando los ítems por orden alfabético (no esperábamos menos de él). Maravillosa la comparación que hace Dexter entre el mercado y el Serengeti, la máxima expresión de la caza y la lucha por la supervivencia. Aunque el Oscuro Pasajero de Dex descansa de día, su instinto se mantiene siempre alerta. Por eso, Dex, el león, es capaz de reconocer el peligro que representa para su cachorro Astor la presencia de una hiena de sonrisa afilada y malas intenciones.

Dentro de esa nueva vida familiar del protagonista destaca su creciente amistad con Miguel Prado. El hecho de que Miguel sepa que Dexter mató a Freebo parece que no será un problema para el protagonista, y más ahora que Dexter tiene la camisa de Miguel manchada con la sangre del fallecido. El gesto de Miguel une irremediablemente a ambos personajes, poniendo en jaque todo el sistema vital de Dexter y, sobre todo, limitando los manjares nocturnos que necesita el león. Tengo la sensación de que las demostraciones de amistad de Miguel acabarán asustando a Dexter y el propio señor Prado pasará de ser el cómplice del cazador a ser su presa.

Brutal...Brutal…

Sin abandonar la versión más personal del protagonista, entramos en clase de yoga. ¡Espectacular escena! Si no me falla la memoria, es la primera vez que vemos a Dexter en una situación absolutamente ridícula. El señor Morgan está desubicado, como si colocáramos un león en una montaña rusa. Claro que el león nunca deja de tener hambre, por eso sólo hubieran sido necesarios cinco minutos más para que la profesora de yoga pasara a formar parte de su cena. Menos mal que todavía queda algo del Código de Harry. Por cierto, en clase de yoga Rita aún está más preciosa que de costumbre. No sé si es una obsesión personal, pero Julie Benz en cada episodio me parece más espectacular. Su dulzura, su sencillez, su sonrisa, sus ojos,… está claro que el embarazo le sienta fenomenal.

Cambiamos de ámbito y nos trasladamos a la investigación principal de la temporada. Dexter acabó con Freebo, pero las extrañas muertes con marcas en la piel no se han detenido. Freebo no era culpable o, tal vez, no tanto como para entrar en la lista negra de Dexter, aunque ya no podrá discutírselo. El señor Morgan sigue un paso por delante en la investigación, por eso le regala de forma sutil una prueba del caso a su hermanísima. Por cierto, qué grande cuando el contacto de Debra le canta la canción de que es una puta mala flaca. “La ha compuesto para mi”, dice ella. Creo que hay algo raro en Quinn y en su contacto directamente relacionado con los muertos que están apareciendo, aunque todavía no se han establecido conexiones, ¿no creéis?

Por tocar a Por tocar a “sus hijos”…

Vamos con la escena final: “la escena”. En un episodio en el que Dexter ha quedado definido como un depredador enjaulado, descubrir que todavía es capaz de sentir emociones ha sido precioso. Rita humaniza a Dexter, pero lo que confirma que Dexter no ha nacido en otro planeta es su amor por los niños. Su primer acto oficial como “padre” ha empezado con el asesinato del pederasta que seguía a Astor, demostrando que puede combinar esa faceta con la que le reclama cada noche su Oscuro Pasajero, su león. Y es que las analogías que se establecen con la jungla durante todo el episodio son pura poesía.

Ahora sí, el final final, cuando Dexter acerca su mano a la barriga de Rita. El gesto informa que Dexter ha decidido asumir su papel de padre, motivado por ese inexplicable cariño que despiertan en él los niños, pero también por los golpes que le había dado Debra para convencerlo de que ser padre es lo más maravilloso del mundo. Tener a Rita al lado, también ayuda. “Le estoy comunicando mis buenas intenciones a nuestro bebé”, dice Dex el inhumano. La jungla está llena de peligros. Dexter sabe cómo enfrentarse a esos depredadores. ¿Por qué no iba a ser un buen padre?

Ver dos sneak peeks del siguiente episodio


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »