Review Dexter: The Damage A Man Can Do

Review Dexter: The Damage A Man Can Do

Casi tres temporadas completas hemos tenido que esperar para ver a Dexter acompañado en uno de sus rituales nocturnos. Miguel Prado ha tenido el privilegio de conocer al Dexter más puro, que también es el más sangriento y destructivo. The Damage A Man Can Do nos ha ofrecido una de las escenas más bien tejidas que he visto nunca en televisión: Miguel y Dexter en una sala de juegos plastificada estilo Dexter; la víctima, viva, encima de una mesa giratoria de casino; Dexter saca su cuchillo, siguiendo su ritual y lo deja sobre la mesa, para girarla posteriormente; el arma llega a Miguel, que ya está preparado para que su Oscuro Pasajero conozca al de Dexter. Fantastic, como todo el episodio…

¡Ya tenemos review! Se ha retrasado por un pequeño problema técnico, pero la espera ha merecido la pena. Qué episodio más espectacular…

  • Episodio 3×08: The Damage A Man Can Do
  • Fecha de emisión: 16 de noviembre

Algunos dicen que se me llena la boca hablando de Dexter. Es posible. Es muy posible. Me considero mitómano y fiel, por eso me cuesta devaluar a mis ídolos, como Dexter. El problema es que desde hace tres años, Showtime me está dando más y más motivos para asegurar que Dexter es una de las mejores series de la televisión actual. The Damage A Man Can Do es una joya narrativa que se combina con las habituales grandes interpretaciones de los protagonistas. ¿Cómo queréis que no me arrodille ante tal episodio?

Miguel Prado está un paso más cerca de Dexter después de The Damage A Man Can Do. Pese a los consejos oníricos de Harry, Dexter ha permitido que Miguel se fuera introduciendo poco a poco en su vida; primero entregándole su amistad, haciéndolo partícipe de sus métodos justicieros y, finalmente, dejándolo entrar en sus rituales. Desde que Rudy Cooper preparó una escena del crimen para Dexter con Debra como conejillo de indias no habíamos vuelto a ver a Dexter acompañado en una de sus habitaciones decoradas para la ocasión. Y ha sido excepcional.

Gloriosa escena...Gloriosa escena…

Sí, perdonad que insista con la escena del asesinato, pero es maravillosamente descriptiva. De la desconfianza inicial que llevó al sucidio a Harry y a la muerte a Doakes, Rudy o Lila, hemos pasado a compartir los momentos más íntimos con Miguel. Todo ha sucedido en una especie de almacén de casino, lleno de juegos, donde había una mesa giratoria en la que estaba la víctima como si hubiera sushi. Era lo de menos. Lo importante es que Dexter giró la rueda e hizo llegar el cuchillo a su amigo Miguel, que no defraudó a nadie y nos enseñó su Oscuro Pasajero. Dexter ha decidido jugar y ha vencido en su primera partida, pero sigo creyendo que Harryconciencia acabará teniendo razón…

Paralela a la trama de Dexter, todavía sin acercarse, circula la historia del Skinner. En The Damage A Man Can Do nos hemos acercado al verdadero asesino, un tal señor King. O eso es lo que se desprende de las palabras de Mario, otro de los sospechosos, que ha puesto una cara de auténtico pánico cuando se ha nombrado a su capataz, el propio King. Es evidente que dentro de este grupo de podadores de árboles se encuentra el asesino o la pista definitiva que nos conduzca a él.

¿El rostro del asesino?¿El rostro del asesino?

Mientras Debra y Quinn, gran pareja, creían aproximarse al despellejador, el verdadero Skinner se llevaba por delante a Anton, el informador/traficante/novio de Deb. ¡Qué mala suerte tiene Miss Morgan! Los árboles podados al lado de su casa confirman que al pobre Anton le quedan unas pocas horas de vida. Por cierto, a esta temporada sólo le falta que Dexter meta la cabeza en el asunto del Skinner. Miguel lo mantiene entretenido durante la mayor parte del día, pero una llamada desesperada de Debra podría convencerlo.

No todo son asesinatos horribles en Miami. Angel Batista vive en su propia burbuja, llena de amor y de pasión juvenil. Sin duda, la tercera temporada es la de las transformaciones, y Angel ha conseguido dejar el alcohol y la mala vida para comprometerse en una bonita relación. La llamada a Gianna para anular la cena es uno de los momentos más románticos de la serie. ¿Puede el amor volver absurdo a un sargento de la talla de Angel? Obviamente, sí, de la misma forma que una policía se enamora y se acuesta con un informador. Aish, Debra…

¿Su último beso?¿Su último beso?

Hasta The Damage A Man Can Do no entendía el papel de Ellen Wolf en la trama. Gracias a un final espectacular e inesperado nos enteramos de que Miguel y Ellen tienen una aventura, justo como sospechaba su mujer. ¿Por qué Miguel quería eliminarla? ¿Eliminar la tentación para no caer en ella? Porque Miguel y Ellen tienen una aventura, ¿no? ¿Alguien ha interpretado que Miguel se estaba emancipando de Dexter para matar a Ellen? Las pistas que nos habían dado durante toda la temporada no invitaban a sospechar que se producían encuentros furtivos entre ambos.

La boda de Dexter y Rita se acerca. Nos hemos dado cuenta gracias al carácter irritable de la señorita Bennet, que además debe soportar el peso de una boda sin la ayuda de su futuro marido. Menos mal que Dexter suele rescatarse en el momento más oportuno. Cuando la relación estaba más tensa ha sacado un anillo de compromiso. Y Rita se ha derrumbado ante la extraña inocencia de Dex. The Damage A Man Can Do, el daño que un hombre puede hacer, es tan grande como la felicidad que puede crear. La diferencia es mínima: un cuchillo o un anillo. Memorable episodio…

¡Qué bonito!¡Qué bonito!

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Dexter: The Damage A Man Can Do
4.5 (90%) 2 votes

Categorías: Dexter Reviews Series Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »