Review Dexter: The Beauty and the Beast

Review Dexter: The Beauty and the Beast

La Bella y la Bestia es un cuento de hadas tradicional que nació en Francia a finales de siglo XVIII y del que se han hecho muchas adaptaciones, siendo la más famosa la peli de Disney de 1991. Te explico esto, básicamente, porque si tuviera que definir la serie de Dexter de alguna forma, las últimas palabras que utilizaría serían “cuento de hadas”. La serie se acerca al ecuador de su quinta temporada con un episodio que versa sobre la confianza y que transmite un mensaje: aunque seas la Bestia del cuento, siempre puede haber una Bella que crea en ti.

¡Perdón por el retraso! La actualidad manda: festival de series

Cuesta reconocerlo. Incluso explicarlo. Pero nuestra pasión por Dexter Morgan sería imposible de justificar en un mundo que no fuera de ficción. No quiero perder de vista, y creo que este episodio nos ayuda a ello, que el justiciero Dexter no deja de ser un voraz asesino en serie que, cuando su Oscuro Pasajero llama, sólo responde ante su propio código. Claro que ese código no es el de un asesino en serie clásico, sino que está creado a partir de unos valores éticos, los que impuso Harry cuando descubrió de qué estaba hecho su hijo. Dexter es la Bestia del cuento. Y tendrá que demostrarle a Lumen, la Bella de esta fábula, que bajo esa temible carcasa, ese oscuro ser capaz de diseñar la perfecta escena del crimen y de ejecutar a sus presas con una sonrisa en el rostro, se esconde un ser humano que respeta (decir “querer” es osado) a la buena gente.

Dexter lucha durante todo el capítulo contra la idea de tener que matar a Lumen, la vía que propone su conciencia (Harry). Pero desde la primera escena nos demuestra que está decidido a desestimarla: en la mesa donde acaba de matar a Boyd, Dexter cura las heridas de Lumen. Se trata de una escena terriblemente metafórica, ya que Dex da vida en el lugar donde habitualmente la quita, con la habitación plastificada y los cuchillos a mano. Es muy posible que Lumen sea la primera persona que pasa por esa situación y no acaba en una bolsa de plástico en el fondo del mar. No sé vosotros, pero yo respiraba cierta sensación de cambio en el ambiente. Y eso sólo responde a la voluntad de Dexter de ser entendido.

Por lo que respecta a Lumen, su reacción sólo responde a un elemento: miedo. La chica acaba de ver a Dexter con cara de loco acuchillando a Boyd, así que piensa (con razón) que ella será la siguiente. Y desconfía de todos los acercamientos de su captor. Esa lucha de Dexter por ganarse su confianza durante todo el episodio no será únicamente teórica, ya que Lumen tratará de escapar en varias ocasiones, con el consecuente enfrentamiento físico entre ambos. En una de esas peleas, Lumen consigue llegar hasta una carretera para pedir ayuda. Allí se cruza con un grupo de jóvenes que se ofrecen a llevarla en coche. Aunque las intenciones de los chicos no parecían demasiado buenas, creo que no he sido el único que ha notado que Lumen tenía un problema personal severo. Por esa situación, por cómo reacciona cuando Dexter le tiende la mano y por la carta que le envió su madre, en la que averiguamos que se ha escapado de casa. En las notas que hago mientras veo el capítulo, y que luego me ayudan a confeccionar esta review, había escrito lo siguiente: ¿mujer violada?

La Bestia cura a la BellaLa Bestia cura a la Bella

¿Cuántos habéis recordado la segunda temporada viendo esta relación Dexter-Lumen? Cabaña en medio de la nada, Doakes encerrado y Dexter dudando… En aquella ocasión, Lila Tournay hizo el trabajo sucio. Ahora el trabajo sucio ha sido más literal. Para ganarse su confianza, Dexter ha llevado a Lumen a la ciénaga donde Boyd tiraba los barriles rellenos. Supongo que, cuidado que ahí va un tópico, una imagen vale más que mil palabras. Y no sólo eso: Dexter también ha confesado que alguien como Boyd (en realidad, mucho peor) mató a su mujer algunas semanas atrás, de ahí su “extraño comportamiento” con los tipos como Boyd. No sé si es por el olor a muerte que desprendía la ciénaga, por la sonrisa de Michael C. Hall o porque Lumen ya ha sufrido bastante en su vida, lo cierto es que la Bella acaba viendo el interior de la Bestia. Confía en él. La fábula se cierra con un cliffhanger algo flojo para la grandeza del capítulo y con una duda: ¿soy el único que cree que Julia Stiles no ha estado a la altura?

La relación que mantengan Dexter y Lumen en los próximos episodios será la línea principal de la quinta temporada. Por lo pronto, se me antoja que Lumen podría ser una mezcla de Miguel Prado, Doakes y Lila: Miguel se ganó la confianza de Dexter, Lumen ya la tiene; Doakes conoció su secreto en contra de su voluntad, igual que Lumen, aunque con distinto sino; y Lila fue la primera en entender al Oscuro Pasajero, aunque luego fuera víctima de su voracidad. Y Lumen, por la última conversación, da la sensación de respetar a su peculiar amigo Dexter Morgan. Cómo me apetece ver el desarrollo de esta historia…

En este juego de confianzas que ha marcado The Beauty and the Beast, Dexter no sólo ha tenido que ganarse a su presa, también a la niñera. Y eso que la señora se ha cogido un buen mosqueo por el pasotismo y las medias verdades de Dexter, que nos ha llevado a una bonita moraleja en este episodio tan de cuento: “nunca le mientas a alguien que confía en ti y nunca confíes en alguien que te miente”. En un momento del episodio, descubrimos que la niñera no cree a Dexter por sus mentiras y Lumen no cree su verdad. ¿Cómo se explica eso? ¡Dexter Morgan! Al final, por la sonrisa de Michael C. Hall y porque a un niño pequeño no se le puede decir que no, la niñera les da otra oportunidad. She's the one. Se admiten apuestas: ¿en qué capítulo se volverá a marchar Sonya? Yo creo que no acaba la temporada…

Nadie puede negar que Dexter se está enfrentando a una temporada muy ajetreada. A los problemas con la niñera y con Lumen, se ha sumado una petición de Debra para que le eche un cable con el asunto de la Santa Muerte. Por lo visto, Masuka es más hábil con un cubata en la mano que con una lupa. De ahí que pasara por alto los restos de ceniza que Dexter sí encuentra en la escena del crimen. Se trata de tabaco barato (Tiparillo, por si alguien quiere comprar) que unido a que el arma del crimen sea un machete nos hace pensar que no estamos tratando con un fino estilista como Trinity, sino con un escurridizo salvaje de poca monta.

I'll kill you, Heisenberg... ¡ay no!I'll kill you, Heisenberg… ¡ay no!

La ceniza nos conduce a la identidad de los presuntos asesinos de la Santa Muerte: Carlos y Marcos Fuentes. Dos hermanos latinos y sanguinarios que, lo voy a repetir por si alguien no se leyó la review pasada, recuerdan muchísimo a The Cousins, los villanos de la tercera temporada de Breaking Bad. Incluso la apariencia física es similar. Lo hemos comprobado cuando Debra y su equipo han entrado en un piso patera donde la hermanísima se ha encontrado cara a cara con uno de ellos. Llevaba un machete y ha dudado medio segundo en cortarle el cuello a un inocente, para que nos hagamos una idea de lo que son capaces. Como decía, estos asesinos no tienen el glamour del Ice Truck Killer o del propio Trinity, pero son igual de temibles.

Volveré a pasar de puntillas por la historia de Ángel y María, pero esta vez no por desinterés, sino por confusión. Laguerta le ha pedido a Ángel que pidiera perdón y éste, a regañadientes, ha accedido. El policía herido ha retirado los cargos. Y lo que debía ser aquí paz y después gloria apunta a desestabilizar el Departamento. Por alguna razón que no conocemos, pero que me huele implica a Maria y su posición de poder (“mujer poderosa” es un concepto que algunos hombres no asimilan bien), Asuntos Internos está decidido a hundir a Ángel. Esa situación motiva que Maria confiese algo que, en mi opinión, podría poner en peligro su matrimonio con Batista. En cualquier caso, la historia ha ganado en interés respecto a episodios anteriores.

Hoy cerramos con Quinn, que ha acabado el episodio suspendido de empleo y sueldo, pero que en algún momento del mismo ha estado muy cerca de cambiar el destino de la serie. Y eso que el FBI se oponía a ese encuentro que nos ha cortado el habla, pero si la montaña no va a Mahoma, Mahoma tendrá que ir a la montaña. Quinn se ha colado en una gasolinera para hablar con Jonah y le ha preguntado directamente si Kyle Butler era Dexter Morgan. ¡Qué cerca hemos estado! Momentazo que se ha saldado con una cara de palo de Jonah, al menos eso es lo que he notado yo. Quinn no. Quinn ha visto clarísimo que Dexter es Kyle Butler, y así se lo ha hecho saber a Laguerta. La pobre Maria no está para estos trotes, suficiente tiene con la Santa Muerte, la muerte de Rita y las insinuaciones de que ella no es una santa. Suspensión de empleo y sueldo. Y a llorar las penas al hombro de Debra mientras piensa cómo enganchar a su hermano. Un compañero menos para Debra en el caso de las cabezas cortadas y un enemigo más para Dexter. Porque Quinn con tiempo libre puede ser muy pesado. Pobre, no sabe dónde se mete… ¡Capitulazo!

Fuck you, Quinn!Fuck you, Quinn!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »