Review Dexter: Slack Tide

Review Dexter: Slack Tide

¿Seríais capaces de matar a Bambi? Yo sí, entre otras cosas, porque tengo alergia al 90% de las creaciones de Disney. Pero entiendo que es una decisión difícil, al menos para cualquier ser humano como tú o como yo. Dexter no encaja en la descripción de ser humano, por eso no duda en pegarle un hachazo en el cuello a un ciervo moribundo. En cambio, el Trinity es incapaz siquiera de mirar a Dexter cuando lleva a cabo ese sacrificio. Y ofrece una expresión de sufrimiento que nunca hemos visto a nuestro asesino en serie. Ah, vale, o sea que eres capaz de destrozar a martillazos la cabeza de un pobre inocente, pero no de matar a Bambi por su bien. Qué tipo más raro. Y hablando de raros… ¿Slack Tide lo es un rato, verdad?

Presentaciones extrañas para capítulos extraños. Eso sí, Dexter sigue siendo la mejor serie del año…

  • Episodio 4×07: Slack Tide
  • Fecha de emisión: 8 de noviembre

Capítulo de marineros y barcos. De líos de faldas. De ojos que miran a traseros. De flashes. De fotografías siniestras. De errores. De construcciones extrañas. De historias de terror en campamentos para niños. Y de historias de terror en vidas de adultos. Un capítulo caótico que ha acabado de la forma más lógica posible: con un accidente. Claro que, un accidente para mí es colar un spoiler en la entradilla de una noticia y que cuatro salvajes se acuerden de mi madre. Y un accidente de Dexter supone la muerte de un inocente. Recapitulamos.

La familia Morgan al completo disfruta de un día de sol en el Slice of Life, el barco con el mejor nombre de la historia de los barcos. Una llamada del departamento de Miami interrumpe la jornada: asesinato con sangre, trabajo para Dexter. Sin embargo, no estamos ante un caso más, porque la única pista de la fallecida es un brazo en el interior de un cocodrilo muerto. En principio he pensado que las caprichosas corrientes marinas podrían haber sacado a la luz uno de los cadáveres de Dexter, pero las investigaciones nos conducen pronto a Jonathan Farrow, un famoso fotógrafo de modelos.

El sospechoso número 1El sospechoso número 1

Farrow está protegido por una nube de abogados y asesores, pero nadie duda en el Departamento de que es culpable. Y Dexter pone en marcha su maquinaria, ligeramente oxidada durante la cuarta temporada por la deslumbrante aparición del Trinity y por la mayor dedicación a su familia. Dexter se cuela en el apartamento de Farrow y comprueba que hay sangre por todas partes. Harry 'conciencia' Morgan le recomienda que se centre en el Trinity, pero el analista de sangre ya ha marcado a Farrow.

La gota que colma el vaso se produce en el interrogatorio al fotógrafo. Detective 'fucking' Morgan ha vuelto al departamento y es la encargada de interrogar a Farrow junto a Batista. Dexter ve la película en la distancia. Farrow no contesta a ninguna de las preguntas sobre la fallecida y dedica su tiempo a tontear con Debra, asegurando que estaría preciosa desnuda en su apartamento. Pero Jennifer Carpenter sólo se desnuda para Michael C. Hall. Y Debra sólo se desnuda para Lundy, Anton, Rudy Cooper… bueno, una lista bastante larga. Sí, está claro que Dexter es el cuñado con el que nunca te querrías cruzar.

La trama, por supuesto, acaba con Farrow tumbado en su apartamento, desnudo y rodeado de plástico. Y no me equivoco demasiado si digo que la escena es una de las más espectaculares y angustiosas de la serie desde el punto de vista técnico. Tal vez os recordó, a mi mucho, a la escena en que capturan al protagonista de Saw, que se desplaza por la oscuridad de una casa al ritmo de los flashes de su cámara. Farrow, como cualquiera en esa situación, asegura que no ha matado a ninguna de las chicas. Dexter, como siempre en esa situación, hace caso omiso de las súplicas del plastificado. Y saca su lado más animal.

Genial escenaGenial escena

El problema es que, sin que sirva de precedente, Farrow decía la verdad. Al llegar al departamento de policía, el equipo se lleva detenido a uno de los asesores del fotógrafo, que ha acabado confesando su culpabilidad. Sí, Dexter ha matado a un inocente. Y el mundo se le viene encima en los últimos segundos de episodio, posiblemente también en los que restan para cerrar la temporada. No es la primera vez que sucede, todos recordamos al hermano Prado, pero sí es la primera en que Dexter lo hace a sangre fría, después de haber seguido (supuestamente) los pasos del Código de Harry. Dex ha fallado. Crisis para el asesino en serie, que posiblemente empezará a cuestionar su capacidad para unir familia y noches de sangre. Más motivos para creer en los métodos del Trinity.

Y hablando del señor Arthur Mitchell, en Slack Tide hemos asistido a una jornada de aventuras protagonizada por dos asesinos en serie. Pero que nadie desconfíe. A pesar de estar rodeados de hachas, sierras y sierras eléctricas que harían las delicias de ambos en otro contexto, la única sangre que hemos visto pertenecía al Bambi al que hacía referencia al principio del artículo. Me ha llamado muchísimo la atención la expresión horrorizada del Trinity cuando Dex sacrificaba al animal. No fingía.

La surrealista excursión nos deja bastantes temas importantes: Trinity, cuya experiencia familiar es amplia, se ha convertido en el terapeuta particular de un Dexter más perdido que de costumbre; la conciencia de Dexter insiste en matar al Trinity, pero siempre hay una excusa para no hacerlo: ¿admiración o lástima?; la escena en que Trinity presenta las “armas” a Dexter me hace desconfiar de Arthur, ¿realmente no sospecha de ese Kyle que se ha colado en su vida?; el verdadero Trinity aparece cuando la motosierra no se enciende. Dex lo hace por él y se acerca con cara de desquiciado, pero al final decide cortar el árbol y no a Arthur. Por cierto, no es banal que Trinity haya elegido ese árbol en concreto.

Durante el resto de escenas de este 4×07 hemos visto a Arthur trabajando en su garaje, solo, dándole forma al árbol que acababa de cortar. Yo pensaba que, como Locke, estaría construyendo una cuna para su futuro nieto o algo por el estilo. Pero luego me he dado cuenta que cada semana convivimos con asesinos en serie, cuyas mentes son decididamente especiales. Y Trinity sólo podía estar construyendo algo tan siniestro como ésto:

Sí, es un tío muy raro...Sí, es un tío muy raro…

¿Su ataúd? ¿El ataúd de Dexter? ¿Ataúdes familiares? ¿Planea un suicidio colectivo? ¿Es seguidor de Bricomanía? ¿Y quién no es seguidor de Bricomanía? En fin, es evidente que el Trinity tiene un plan para cerrar su ciclo de asesinatos. Y pasa por otra muerte, que podría ser la suya por la cara que ponía mientras estaba construyendo el féretro.

Dexter, protagonista indiscutible de Slack Tide, también ha tenido tiempo para buscar actividades para sus hijos. En ese recién adquirido compromismo por ser un buen padre, con su apartamento en poder de Debra, Dex organiza una escapada con tiendas de campaña para Cody. Bueno, esa no era su verdadera intención, pero ha acabado explicando historias de terror sumamente reales rodeado de niños que lo miraban con cara de pánico. También lo ha intentado con Astor, pero está claro que la niña estaría mejor en una habitación plastificada… ups! ¿Se puede decir ésto o es políticamente incorrecto? Dejémoslo en que Astor está atravesando una etapa insoportable. Por cierto, brillante la voz en off de Dex: “Tengo que encontrar una actividad para Astor. ¿Qué me gustaba hacer cuando tenía 12 años? Bueno, dejémoslo…”

Pero no sólo de Dex vive la serie. Debra está convencida de seguir las investigaciones iniciadas por Lundy. Y así se lo ha hecho saber a Laguerta. Con temple propio de un Morgan, ha evitado mencionar que el Trinity mató a Lundy, pero ha aportado la información necesaria para que María decida reabrir el caso. Bien por Deb. Aparte, la hermanísima ha seguido contactando con informadoras privadas de su padre. Y ha llegado a la conclusión de que Harry, aparte de buen policía y buen padre, era un crack en la cama. Papá Morgan elegía a sus informadoras por el tamaño de sus… informes. Esta revelación ha evitado que Debra contactara con la siguiente de la lista: una tal Laura Moser, ¿os suena? Dexter se ha deshecho del informe prohibido, pero ha tenido el detalle de no cortar por segunda vez a Laura… ¡brillante!

Laura, a medio cortarLaura, a medio cortar

En el departamento de policía ya se empieza a hablar de una relación entre Angel y Maria. Debra asegura que se había dado cuenta a partir de ciertas miradas y Quinn confiesa que no tenía ni idea. Real como la vida misma. Quinn habla con Angel y Deb con Laguerta. Y ambos reaccionan con una rotunda negación. Luego, en el despacho de la jefa, Angel asegura que su chica no para de mirarle el culo. Me encanta Batista. Y me parece muy atractiva la relación que tratan de evitar, pero antes o después la situación explotará por algún lado.

Este 4×07 no está a la altura de los tres últimos, pero sus consecuencias pueden ser mucho más dramáticas. Dexter ha matado a un inocente y buscará consuelo en Arthur. Y Debra, con los papeles de Lundy, se acercará peligrosamente al Trinity. Además, el matrimonio de Dex y Rita no está para demasiados zarandeos y no descarto que el vecino, que acaba de romper con su novia, empiece a tontear con Rita. Por si fuera poco, Trinity ha construído un ataúd, síntoma inequívoco de que la muerte se acerca para algún personaje. Y sólo quedan cinco episodios…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »