Review Dexter: Run

dexter-7x04

Me vais a disculpar el momento nostálgico, pero la primera escena del capítulo, en la que Debra homenajea a Rita en la bañera, me ha recordado muchísimo a Six Feet Under, una serie en la que los sueños no hablaban, gritaban. Eso sí, con los papeles cambiados: en el drama de HBO era el personaje de Michael C. Hall (entre otros) el que tenía visiones de su padre, y ahora es Debra la que se “encuentra” con Dexter, que le tiende la mano a su hermana en una imagen con la que podríamos describir el capítulo entero. Un capítulo más o menos previsible, siguiendo la lógica de la “nueva relación” entre los hermanos, pero que está tan bien contado que no podemos más que dar una palmada en la espalda a los guionistas y celebrar, por cuarta semana consecutiva, que esta serie haya vuelto a mostrar su mejor nivel. Run!

  • Episodio 7×04: Run
  • Fecha de emisión: 21 de octubre

Me gusta la séptima temporada porque están pasando muchas cosas importantes. Y me gusta mucho más porque todas esas cosas tienen sentido. Salvo los traspieses comentados en anteriores episodios, no hay nada casual en los 52 minutos de cada episodio. La figura de Hannah McKay creo que resume mejor que nadie esa sensación, aunque con Isaac tampoco lo están haciendo nada mal. Hannah se ha presentado en tres escenas -en una de ellas ni sale- y ha aparecido poco más de cuatro minutos en pantalla, pero todos sabemos qué piensa y cuán de importante va a ser para Dexter en los próximos episodios. Antes de lanzarse contra el camión, Wayne nos la dibujó como una mujer inocente que supo ver la manzana verde dentro de la cesta de manzanas podridas (¿o al revés?). Luego, una mirada bastó para saber que, en su renovada vida como florista, había nostalgia de un pasado al límite. Y en su tercera aparición, en el Departamento de Policía para ayudar a encontrar los cadáveres de Wayne Randall, hemos confirmado que no sólo tiene nostalgia, sino que ha visto en Dexter el camino de vuelta a todo lo que fue en su juventud. Dexter y Hannah se lanzarán a la carretera a hacer el mal (breaking bad) y se enamorarán, porque así lo dicta la línea temporal de la serie, que se asoma a su final. Y si no sucede, debería suceder. Hannah debe ser esa persona que nunca fue Rita y que pareció Lumen antes de darse a la fuga, una vez curada de Oscuropasajeritis. Hannah es la elegida. Nos lo dicen sus ojos. Tiene que serlo.

Esos pequeños detalles que construyen a Hannah funcionan igual de bien con Isaac. Del capo de la mafia ucraniana sabemos, porque nos lo han contado en pequeñas dosis, que domina con mano de hierro el negocio, que tiene pocos escrúpulos, que sabe leer la verdad en los ojos de sus hombres… y que estaba enamorado de Victor. Salvo que alguien haya interpretado la escena de la foto como si fueran padre e hijo, a mi me parece que la serie nos estaba contando que Issac es gay, lo que lo convierte en un personaje algo más real. Y no porque los gays encajen precisamente en el papel de jefes de la mafia, sino porque la venganza que quiere llevar a cabo contra Dexter amenazaba con estar poco justificada. O sea, la unidad dentro de la estructura de una banda así está fuera de toda duda, pero siempre que no ponga en peligro a la propia banda. Isaac está dispuesto a traspasar todas las fronteras de la lógica, hasta la temeridad, así que el único motivo para hacerlo ha de ser el amor. Por cierto, grandísima la escena del suicidio, que supongo que a todos nos ha recordado a la forma de proceder del brillante Trinity Killer, que animaba a sus víctimas a dar su vida por el bien de sus familiares. Pensaba que Isaac no sería el gran villano de esta temporada, y probablemente no llegue hasta el final de la misma, pero no puedo negar que estamos ante un muy buen némesis de Dexter, que se apoya sobre todo en el buen hacer de Ray Stevenson. Y me complace la idea de que Dexter se vaya a encontrar con el marrón de la mafia de un momento a otro… y por sorpresa.

dexter-7x04-1

La escena del suicidio podría haber cerrado el “caso Mike Anderson” para el Departamento de Policía de Miami, pero eso habría confirmado lo que nos llevan demostrando desde hace tiempo: que son muy ineptos. No soy policía, pero cuando algo es excesivamente evidente en la escena de un crimen, lo más probable es que haya gato encerrado. Y más cuando el hombre que se pega el tiro deja atrás una familia a la que manda dinero todos los meses y, oh wait, no estaba en ninguna lista de sospechosos y ni siquiera había sido mencionado durante la investigación. No era nadie, vamos. Tratándose de la mafia, no entiendo cómo Quinn no ha llegado a esta conclusión. Perdón: sí, sí que lo entiendo. Es Quinn. No le pidas que vea más allá del escote de la mujer que tiene al lado…

La dinámica Dexter-Debra abre una nueva puerta en Run. Previsible, porque yo creo que entraba en los planes de todos que Debra pudiera “aceptar” a Dexter, pero muy bien tejida. Ray Speltzer contribuyó con su asesinato de la semana pasada a que creciera el odio interior de Deb, que además entendió que la justicia va un paso por detrás de su hermano. Con Ray en la calle, Dexter y Debra se han enzarzado en una carrera por dar caza al minotauro en la que al sistema “oficial” se le han vuelto a ver las costuras. Es eso que da tanta rabia: es culpable, todo el mundo sabe que es culpable, pero no se le puede detener porque el artículo “N” dice que blablabla. Vale, pues en el código de Dexter, donde la única burocracia es lo que tarda Dex en abrir su maleta de cuchillos, Ray Speltzer sí puede ser juzgado. ¿Qué otros detalles me han encantado de la relación entre hermanos? Como comentaba al principio, la escena de la bañera pone sobre la mesa un montón de recuerdos: empezando por Rita, pasando por el Trinity, de rebote a Harrison y hasta mi personal “momento Six Feet Under”, en el que Dexter, trajeado, me ha recordado al imberbe y contenido David Fisher. “Ven a mi”, le dice Dexter, mientras Debra se mancha en una bañera que ha empezado a sangrar y en lo que supone una invitación al laso oscuro. Luego Dex saca un machete -que le ha prestado Rick Grimes- y la sangre empieza a desbordarse, igual que cuando se abren las compuertas en la mente de Dexter y el Oscuro Pasajero se pone al volante. Debra tiene miedo, un sentimiento que acabará transformándose al final del episodio.

dexter-7x04-2

Dejaremos a un lado eso de que Ray pueda mantener un edificio de cinco plantas trabajando como enterrador. O que lo tenga lleno de objetos de tortura… sin que ningún vecino sospeche. Lo que nos interesa es que Ray, después de quitarse las esposas de la justicia, se encuentra ante el justiciero nocturno, que no necesita papeleo para colocar al culpable en la habitación del pánico. En este caso, esa habitación es el crematorio del cementerio donde trabaja Ray, un lugar “demasiado público” para la forma de proceder del asesino en serie (seguro que el Código de Harry no lo recomienda), pero sumamente útil para lo que nos quiere contar la serie. De esta escena me gustaría rescatar tres cosas: 1) la actuación de Michael C. Hall, que vuelve a sacar al Dexter más descontrolado, más salvaje… o sea, al Dexter que se merecía Ray; 2) la quema de los “trofeos” de Dexter, que lo alejan de la figura de psicópata (esa que tanto teme Deb) y lo acercan a la de justiciero; 3) el humo de Ray. El punto dos es esencial para entender la reacción final de Debra en el coche, cuando reconoce que se siente aliviada, exactamente igual que Dex después de clavar el cuchillo en sus víctimas, ya que es consciente de que su hermano ha entrado en juego sólo cuando la justicia ha fracasado. No se puede justificar, y seguro que Debra no comparte las formas del analista de sangre, pero hoy está un paso más cerca de entenderlo que ayer. Uno y otro están acercando posturas. Y es cuestión de tiempo que lleguen a un punto en el que incluso puedan trabajar juntos. Ese equilibrio dependerá, sobre todo, de la capacidad de Debra para gestionar sus emociones y de la habilidad de Dexter para dejar de parecer un monstruo a ojos de su hermana.

De la que no hemos tenido noticias esta semana es de Maria Laguerta, que imaginamos sigue trabajando para desenterrar el caso del Bay Harbor Butcher. La sonrisa de Hannah, las ganas de venganza de Isaac, la peligrosa relación con Debra y el trabajo de Maria en la sombra… a Dexter se le van a acumular los problemas. Genial. Estoy disfrutando mucho de la séptima temporada. ¿Y tú?

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Dexter: Run
4.5 (90%) 16 votes

Categorías: Dexter Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »