Review Dexter: Everything Is Illumenated

Review Dexter: Everything Is Illumenated

¿Sabéis cuáles son las primeras palabras que pronuncian los bebés? Un estudio del año 2008 (The neonate brain detects speech structure) demostraba que el cerebro humano podría estar preparado de forma natural para reconocer ciertos patrones de repetición de sílabas en las palabras. De ahí que los recién nacidos, sean españoles (papa, mama), ingleses (mummy, daddy) o húngaros (tata) pronuncien palabras similares en sus primeros meses de vida. Bajo esta premisa podríamos asegurar que esas primeras palabras son universales… siempre y cuando el bebé no sea hijo de Dexter. En ese caso, sus primeras palabras no podían defraudar a tan peculiar progenitor: die, die. Bienvenidos a Everything Is Illumentated, el episodio más divertido de la quinta temporada.

¡Habemus review! Ha tardado más de lo esperado, pero creo que convence el sistema de pre reviews, ¿no?

Capítulo 5×06: Evertyhing Is Illumenated
Fecha de emisión: 31 de octubre

Dexter acumula elogios desde que nos encandiló con esa memorable intro en su episodio piloto, así que ya le toca tener que sufrir un pequeño tirón de orejas. A la quinta temporada le está faltando ritmo, tal vez porque la serie está respetando en exceso la memoria de Rita. Son las consecuencias de la valiente decisión de empezar la historia justo donde la dejamos el año pasado, con el cuerpo de la rubia todavía en la bañera del horror. Lo fácil habría sido poner el clásico cartelito, dos meses después, pero Dexter se ha comprometido a guardar riguroso luto al tiempo que su protagonista asimila el terrible golpe y se asienta en su nueva vida. La semana pasada creíamos que Dexter había dejado atrás todo este asunto, pero ha sido en Everything Is Illumenated cuando nos hemos soltado de la mano de la cuarta temporada.

Cuando sufres un revés como la muerte de un familiar cercano, tardas varias semanas en borrar esa tristeza, pero de verdad empiezas a pasar página con algo mucho más elemental, más gráfico: cuando retiras las pertenencias del fallecido. Así ha arrancado este Everything Is Illumenated, con Dexter empaquetando los últimos objetos que quedaban en su casa de casado, a la que definitivamente ha dicho adiós. Con esas paredes se marchan muchos de los objetos personales de Rita, que han ido a parar a beneficiencia. Y se marchan los recuerdos de una vida que Dexter ya no va a recuperar. Ahora sí, todo está a punto para cerrar esa carpeta, volver a casa y colocar su vida tal y como estaba antes de conocer a Rita. Todo vuelve a estar en su sitio. Todo. Incluso lo más importante…

La cajita, en su aire acondicionadoLa cajita, en su aire acondicionado

Todo está en orden, decíamos, para que Dexter vuelva a tener su libertad para matar. Su única preocupación, Harrison, está a salvo con una supernanny irlandesa que parece haber perdonado a Dexter. Tonight is the night (¡grande!) para matar a Lance Robinson, un tipo oscuro que aprovecha las redes sociales para encontrar a sus víctimas. No parece un criminal voraz, pero sí cumple los requisitos del Código, que empieza a oxidarse de poco usarlo. Sí, definitivamente todo está en orden para que Dexter vuelva a contratar a su Oscuro Pasajero. Sin embargo, no es el único que se prepara para una noche de acción. Lumen se ha puesto morena, se ha subido el vestido y se ha puesto interminables pestañas con un objetivo: seducir, secuestrar y matar a los que la humillaron. Claro que, todo esto, Dexter todavía no lo sabe…

Se enterará en mitad de la faena, cuando esté a punto de entrar a matar a Lance. Lumen llama a Dexter nerviosa, asegurando que se ha cargado a un tío y que no sabe qué hacer con el cuerpo. Primera nota: Lumen no es Dexter Morgan. Dexter se saltará su Código para echar un cable a la rubia, haciendo que el cadáver de Harry se estire de los pelos en la tumba. Cuando Dexter llega a la escena del crimen… resulta que no hay crimen. Segunda nota: Lumen no sabe distinguir un vivo de un muerto. Dex saca su arsenal de productos químicos, enseñándole a Lumen otra parte de su vida, y consigue encontrar al escurridizo agresor. Asistimos en ese momento a una de las escenas más dramáticas/cómicas de la temporada, con Lumen desquiciada intentando agredir al herido y el herido, atado y desangrándose, tratando a Lumen de loca. La pobre rubia asegura que reconoció al villano por su olor, un motivo que no tiene demasiado peso para Dexter, que calcula hasta el último milímetro sus ejecuciones, la escena del crimen y no deja nada al azar. Tecera nota: Lumen necesita un Código. La escena se torna surrealista cuando llama la niñera y Dexter se pone a cantar para que Harrison se duerma. El asesino cantando, el dentista desangrándose y la mujer agredida fuera de sí. Brillante.

A todo esto, el departamento de Miami sigue su intensa búsqueda de los hermanos Fuentes. Y su única pista es la discoteca The Mayan, a la que asisten de forma habitual estos criminales. Los escasos avances molestan al Big Boss, que le ha pegado un buen rapapolvo a Debra y a Angel, y de rebote a Laguerta. No ha sentado muy bien que la lieutenant colabore con Asuntos Internos. Por la discoteca no aparece ningún Fuentes, pero gracias a esa misión conseguimos unas cuantas cosas: 1) Quinn se alegra el día entre los escotes de las presentes; 2) Angel y Debra mantienen una clásica conversación entre policías sobre el amor, en la que sólo faltaban los donuts. Y los dos salen convencidos de que merece la pena apostar por sus relaciones con Maria y Quinn. Una llamada romperá el esquema de la quinta temporada, que hasta ahora había circulado con dos líneas paralelas: por un lado la investigación de la Santa Muerte y por otro el dúo Dexter-Lumen. Esa llamada lleva a Debra, Masuka y al Departamento hasta la indescriptible escena que está protagonizando Dex y su nueva amiga.

¿Preparados para un momento Dexter? Por momento Dexter entendemos todas aquellas escenas en las que el protagonista está a punto de ser descubierto y en las que acaba creando una coartada convincente para justificar su presencia en lugares extraños. Evidentemente: no Dexter, no serie. Por si el paisaje general era poco extraño, todo se complica cuando Lance, la excusa inicial para que Dexter sacara a su Oscuro Pasajero esa noche, consigue escapar del maletero y huye desnudo y plastificado. Tonight is not the night… ¿O sí? No sólo de sangre vive Dexter, también de una privilegiada cabeza. Die, die al dentista (¡inmensa escena!), que se declara culpable con una estúpida llamada telefónica y die, die a Lance, que había montado toda escena porque era un enfermo sexual. Cuando llega la policía, la imaginación de Masuka reconstruye el crimen en una de las escenas más divertidas que ha dado esta serie. Caso resuelto.

Dos palabras: momificación autoerótica. Mira, el Sr. Plásticoman dispara al Capitán Calzoncillos Sangrientos mientras los calzoncillos lo atragantaban. El Sr. Plásticoman tiene un bañador entre los atributos masculinos…

Más o menos fue así...Más o menos fue así…

Lo más importante de esta noche de cacería es que Dexter y Lumen han trabajado juntos y han conseguido salir adelante. La relación que mantienen es diferente a la que Dex tenía con Miguel Prado, ya que Lumen es una mujer herida igual que él, no es un fiscal corrupto y desalmado capaz de cualquier cosa por acumular poder. Lumen necesita limpiar los horrores vividos en el pasado, del que hemos conocido algunos detalles: tenía una vida normal, iba a casarse y huyó de la normalidad. Es una suerte que pueda luchar contra sus fantasmas, porque en la misma bañera en la que ella descansa, viva, hace sólo unas semanas yacía muerto el cuerpo de Rita. Dexter no tiene la oportunidad de vengar a su esposa, pero sí puede ayudar al Oscuro Pasajero de Lumen, que no se saciará hasta que haya acabado con todos sus agresores. “¿Cuántos más había allí?” es la frase que pone a Dexter en la senda de sus nuevas víctimas y que definitivamente anima la quinta temporada. Ahora sí, ahora empieza una nueva etapa en esta serie.

Me ha sorprendido que Dexter se abriera a Lumen con tanta facilidad. O que tuviera flashes de la tragedia en el lavabo. Eso es muy humano, ¿verdad?

Por cierto, en la discoteca sin Fuentes conseguimos otro avance sustancial: Angel consigue que una bella morena llamada Yasmin dé información sobre los hermanos a cambio de que se le retiren algunos cargos. Me fascina la facilidad con la que se compra a la policía… Final feliz para un episodio vibrante: Angel y Maria se reconcilian, después de que Laguerta confiese que se preocupa más por su poder que por su pareja (era taaaaan evidente); Debra y Quinn se juran amor mientras comparten la última cerveza. Última vez que lo digo: Rudy, muerto; Anton, desaparecido; Lundy, muerto. No es buena señal que un secundario se enamore de Debra. Ahí lo dejo.

¿Y qué hay del señor Stan (Robocop)? Ha empezado su investigación y ha descubierto que Dexter está limpio y sólo ha salido una vez del país, a París. ¿Alguien ha dicho Lila? De hecho, está tan, tan limpio que huele. Quinn y Stan creen que Dexter es… wait for it… traficante de drogas. ¡Ja! Si tu supieras. Esto se va a poner más interesante de lo que pensaba…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »