Review Dexter: Do You See What I See?

dexter-7x11

Intento pensar en una temporada de Dexter en la que hayan pasado tantas cosas como en la séptima… y creo que no existe. No lo digo como una crítica, ni mucho menos, a años anteriores, sino como un halago a la voluntad de la serie por apartarse de su formato convencional (asesino en serie VS Dexter), que funcionaba a las mil maravillas en términos de audiencia, pero que se había desgastado hasta límites insospechados -incluso ridículos- en la sexta temporada. Repasemos: Debra conoce el secreto de Dex; los hermanos se pelean, se perdonan, se entienden y flirtean con la idea de trabajar juntos; Dexter se enamora… de verdad; Dexter se las ve con uno de los villanos (Isaak Sirko) más carismáticos que ha pasado por la serie; Laguerta desentierra el caso del Bay Harbour Butcher… y consigue un importante avance; Debra confiesa su amor; Hannah confiesa más amor todavía… Y todo esto sin que la historia resulte abrumadora, sin que se pierda el sentido natural de las cosas y más allá de algunos torpes fallos que, a pesar de ser molestos, no ensucian nuestra valoración final. En fin, que me lo estoy pasando muy bien este año…

  • Episodio 7×11: Do You See What I See?
  • Fecha de emisión: 9 de diciembre

I’ve never made a mistake. If I had poisoned Debra, she would be dead.

¿Lo hizo o no lo hizo? ¿Fue Hannah o fue la propia Debra la que provocó el accidente de coche? No respondáis ahora, sino después de hacer un ejercicio de empatía con el pobre Dexter, al que la existencia se le ha complicado hasta el punto de tener que decidir entre su hermana, la única mujer a la que posiblemente ha querido en su vida, y su novia, la única mujer a la que realmente ha amado en su vida. Jodido, ¿verdad? Pues esa, gracias a Laguerta, es ahora la menor de sus preocupaciones… Y dicho esto: ¿team Hannah o team Deb? El cruce de caminos en el que nos ha colocado la serie es lo mejor que ha pasado en mucho tiempo, y eso que la trama de Isaak me encantó. Pero esto lo supera. Por la sencilla razón de que la última temporada, y por lo tanto el desenlace de la serie, dependerá en gran parte de una única respuesta: ¿quién envenenó a Debra? Juguemos al Cluedo…

dexter-7x11-1

Culpable: Hannah. Todo el mundo sabe, y los que leen Game of Thrones más, que el veneno es un arma letal que entra en juego sólo cuando la víctima está en una actitud relajada. Hannah se ha acercado a Dexter y lo ha ido conquistando poco a poco, hasta tener los colmillos afilados resposando sobre su cuello, dispuestos a soltar todo el veneno. En el modus operandi de la rubia no hay espacio para hermanas plastas, y menos si son jefas del departamento de policía. Así que Hannah decidió quitarse de encima a Debra. Y lo hizo como más le gusta: simulando un accidente de tráfico, la misma técnica con la que pretendía eliminar a Sal Price. Pero falló. Todos cometen errores… y la rubia patinó en el peor momento. Ese fallo posiblemente no la habría condenado, pero Dexter la traicionó. Y cuando ella esperaba un abrazo, consciente de que lo tenía conquistado, Dexter la abrazó… para apuñalarla por la espalda.

¿Y qué pasa con la historia de amor entre Hannah y Dex? ¿Qué hay de esas miradas tan tiernas de la rubia hacia Harrison o hacia el analista de sangre? ¿Y con las ganas de formar una familia? Nunca os fiéis de una envenenadora porque en la confianza, en la relajación de la víctima, es donde gana su ventaja. Dexter no lo vio porque la belleza de Hannah era tan grande como su talento dramático, pero el olfato de Debra no falló. Además, Debra no estaría tan loca como para simular ese accidente de tráfico tan importante, le habría bastado con chocarse contra un árbol para iniciar la investigación. Sí, tiene que ser eso… ¿Votos a favor de esta historia? Uf, sí… esperad que me descuento… Venga, ¡que alguien levante la mano! Ah sí, allí veo uno: ¿tú crees que Debra es culpable? “No, es que quiero ir al lavabo”. Ah, vale…

Recuento de votos: uno (por error).

Culpable: Debra. La hermanísima, en su irracional deseo de alejar a Hannah de su hermano, se pasó con las pastillas a propósito y provocó su propio accidente. No sería extraño: el amor que tiene hacia su hermano es directamente proporcional al odio que le tiene a Hannah. Debra quería ver entre rejas a la rubia a toda costa, de ahí que utilizara el veneno para poner a Dexter en contra de Hannah. Por su propio peso, caería la prueba que condenara a la bella florista. Es más, la serie no se ha cortado un pelo en las últimas semanas a la hora de enseñarnos primeros planos de las pastillas de Deb, que unido a la visita de Hannah a su casa la convierten en la principal sospechosa. Encaja con el carácter obstinado de la lieutenant y con la voluntad de proteger a su hermano. Porque eso es lo que debemos creer: que Debra estaba convencida de que Hannah acabaría por envenenar a Dexter, como hizo con todas sus anteriores víctimas. Otra prueba: el “You should have killed me” de Hannah a Dexter ha sonado dolorosamente real.

¿Por qué Debra se la jugó con el accidente acabando incluso en el hospital? ¿Y por qué Hannah salió del jardín de casa de Deb? ¿Y cómo sabía Debra que Dexter daría con la botella de agua que era la clave de todo eso? Para convencer a Dexter hacía falta una historia creíble y contundente. Y nada lo es más que un intento de asesinato al estilo Sal Price. Hannah calculó mal su acercamiento a Debra, tratando de tender puentes entre ambas por contentar a Dexter, porque eso acabó facilitando el montaje de Deb. O sea, Hannah acabó siendo víctima de sus propias armas, ese veneno que jamás pensó utilizar con los Morgan. Y respecto a la botella de agua… ¿desde cuándo a Dexter se le escapa un mínimo detalle en la escena del crimen? Veamos: ¿votos a favor de esta historia? Vale, bajad las manos, que ya nos hacemos una idea…

Recuento de votos: Fue Debra, con el bote de pastillas, en el coche…

dexter-7x11-2

Más allá de encontrar un culpable, que creo que nos hemos puesto bastante de acuerdo, lo realmente dramático es calcular las consecuencias del montaje de Debra, si es que se acaba confirmando que es ella. Yo creo que ni ella misma se ha parado a pensar, alimentada por esa vehemencia con la actúa en demasiadas ocasiones y salpimentada por su enamoramiento de Dexter no correspondido. Hannah podía llegar a ser peligrosa fuera de la cárcel, pero dentro es una bomba de relojería. ¿Acaso Deb no sabe, o como mínimo lo intuye, que Hannah puede confesar en cualquier momento la verdadera identidad de Dexter? Es más, ¿no ha calibrado que ella misma es cómplice del Bay Harbor Butcher y que toda esa historia acabará salpicándole? Insisto: Debra ha actuado con el corazón, porque si hubiera puesto una pizca de sentido común, jamás habría metido a Hannah entre rejas. Todavía es más estúpida su actitud si tenemos en cuenta que, en este mismo capítulo, ha ayudado a Dexter a plantar las pruebas que confirman que Doakes fue en realidad el Carnicero de la Bahía. En serio, creo que le va a salir el tiro por la culata…

Volviendo a las consecuencias de ese (supuesto) montaje, la relación entre Deb y Dex estaría rota para siempre. De hecho, otro de los argumentos a favor de que Debra se envenenara es que la serie esté construyendo la figura de Deb como antagonista. Es un poco paradójico decir eso, teniendo en cuenta que el prota es un asesino en serie, pero no me sorprendería que la última temporada se planteara con Dexter a la fuga perseguido por el Departamento de Policía de Miami. Si no recuerdo mal, la premiere de la séptima arrancaba con la supuesta huída del analista de sangre, así que sería un buen cierre para este año que esa fuga sucediera de verdad. Lástima que Hannah no tenga un papel en esa película, porque yo desde el primer día los veo muy Bonnie & Clyde. Y digo más: en Do You See What I See? he visto a la pareja perfecta de Dexter. En la escena en que Dexter le ha dicho a Hannah que iba a la audiencia sobre Hector Estrada, la rubia ha respondido con un abrazo y un lacónico susurro:

I’m sure you’ll have something to say about that.

El sueño de Dexter, recuerdo que lo decía en la primera temporada, era salir a matar y llegar a tiempo para ver a David Letterman, en lo que suponía un icónico ejemplo de su maravillosa y fascinante vida de mentira. Pues bien, añadid a esa ecuación una mujer bonita que te quiere, que te entiende, que te respeta y que está deseando que llegues a casa para no preguntarte nada y ver contigo David Letterman. El sueño de Dexter… húmedo.

Imaginad lo importante que es toda la guerra entre Hannah y Debra que, 1500 palabras después, todavía no hemos mencionado que Laguerta… ¡ha estado a punto de pillar a Dexter! Durante siete temporadas hemos visto a Dex seleccionando a sus víctimas y tendiéndoles trampas más o menos ingeniosas (al principio más, ahora menos) para acabar con ellas. En este 7×11 hemos visto la historia del cazador cazado. Yo debo confesar que no he sospechado ni por un segundo hasta que, en ese cambio de juego rompecuellos, el propio Estrada ha confesado que fue Maria la que lo ayudó a salir. A mi me ha parecido magistral, más que nada porque en ese momento Dexter estaba con una sierra eléctrica en las manos dispuesto a cerrar un enooooorme capítulo de su vida. No se cierra porque la serie no acaba este domingo, sino un domingo como el de mañana pero en 2013. A mi favor, y a favor de todos los que no han sospechado de la jugada de Laguerta, debo decir que toda la trama de Matthews me ha descolocado bastante. Visto lo visto, ¿qué papel jugaba en la historia? Si debía ayudar a Maria, no sé yo si esos dardos envenenados que le ha lanzado día sí, día también, le han servido de mucho… En cualquier caso, la jugada de Maria reabre de forma definitiva la investigación del Bay Harbor Butcher. Y no creo que Dexter falte en la lista de principales sospechosos.

¿Cómo reaccionará Dexter? A mi se me ocurren tres soluciones: correr, que casi siempre es la opción más inteligente; matar a Laguerta, una decisión que posiblemente no acabaría con las sospechas (Matthews sabe de la investigación) sobre su persona; resignarse y dejarse atrapar, lo que convertiría la octava temporada en… ¿habría octava temporada? Las dos primeras opciones nos llevan a escenarios que hacen honor a la primera afirmación de la review: en la séptima temporada están pasando cosas.

No es oro todo lo que reluce en este 7×11: la resolución de las historias de algunos secundarios confirma lo mal que ha gestionado la serie, casi desde siempre, a todos los que no son Morgan. La escena entre Batista y Maria debía haber llegado hace siglos, porque recuerdo que estos dos estuvieron casados… una trama que no estuvo mal, pero de la que nos olvidamos por agotamiento. ¿Qué será de Batista después de la séptima temporada? Yo, ya lo sabéis, apuesto por un spin off de 15 segundos, al final de cada capítulo, en el que nos expliquen qué pasa en su restaurante: ¿inspecciones de Sanidad? ¿Ratas en la cocina? ¿Clientes borrachos? Estúpido y delirante. Pero la guinda a las historias absurdas y a la mala gestión de los personajes lo pone Quinn y su romance con la stripper. Por un momento, dio la sensación de que Joey, con todo el rollo de los Koshka, acabaría por vincularse a la historia entre Isaak a Dexter. ¡Error! Su trama ha concluido con una mujer desconocida en topless, bailando delante de un ricachón, diciéndole que su “novia” se ha largado a Las Vegas y todo lo que le ha dejado es una carta… que Quinn ni se molesta en leer. Yo creo que los guionistas saben hacerlo mejor, así que vuelvo a mi teoría: Desmond Harrington tiene muy buenos amigos en Showtime y muy malos en el equipo de guionistas de Dexter. Un día se sabrá la verdad.

Una serie de apuntes antes de acabar:

  • La escena del puerto habría sido de 10 si nos hubieran explicado cómo se lo hizo Dexter para salir con Estrada de ahí sin que nadie lo viera…
  • Que levanten la mano, otra vez, los que han recordado Six Feet Under en un momento del episodio que no voy a mencionar por si alguien sigue cometiendo el crimen de no haberla visto. ¿Homenaje a David Fisher?
  • Por mucho que nos repitan la cantinela de que Harrison se quedaría huérfano si Dexter muriera o fuera a la cárcel, todos sabemos que el niño se sentiría realmente solo si a la que le pasara algo fuera a Jamie.

¿Team Hannah o Team Deb? Con la necesidad de responder a esa pregunta clave para el futuro de Dexter, con Maria pisándonos los talones y con Quinn a punto de ir a Las Vegas llegamos a la finale de una gran temporada que, sólo por el título, amenaza con ser acojonante: Surprise Motherfucka! O sea, esa frase que ninguno de nosotros será capaz de decir jamás con el estilo de James Doakes… ¡Cinturones abrochados, por favor!

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Dexter: Do You See What I See?
4.7 (94.59%) 74 votes

Categorías: Dexter Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »