Review Dexter: Circle Us

Hace algunos meses descubrí Art of the Title, una web que analiza hasta el último detalle las cabeceras más enigmáticas o más trabajadas de las películas o series de televisión. A finales de septiembre le tocó el turno a la de Dexter cuyo proceso de creación se centró, a grandes rasgos, en la personalidad del protagonista. El artículo, altamente recomendable, ofrece una entrevista con el creador de la intro, el señor Eric Anderson, que en un momento del proceso se dio cuenta de que “Dexter” se lee igual desde arriba que desde abajo (como véis en la imagen). A partir de aquí empezaron a transformar elementos cotidianos en escenas sangrientas, hasta dar con la magnífica intro de la serie. Esta historia, que explican con más detalle nuestros amigos de Vaya Tele, me sirve para homenajear esos primeros minutos de capítulo que, personalmente, nunca me salto. Desde Six Feet Under no veía nada igual, ¿será que Michael C. Hall inspira a los creativos? A quien inspira seguro es a Lumen, que ha cambiado su expresión cuando apenas empieza a degustar la venganza. ¿Comentamos Circle Us?

Review de Dexter… ¡en martes! Será que no somos tan malos…

Episodio 5×07: Circle Us
Fecha de emisión: 7 de noviembre

Nadie habría pronosticado que, un par de meses después de la muerte de Rita, otra rubia estaría viviendo en casa de Dexter. La serie ya ha rendido suficiente pleitesía a su primera dama y ahora se suma a la teoría de que un clavo saca otro clavo. Lumen no es Rita, por ahora, pero vive en casa de Dex y conoce detalles de su vida que Rita ni sospechaba. La extraña pareja ha empezado a trabajar codo con codo en Circle Us intentando trazar un círculo sobre los miserables que amargaron la vida de Lumen. La chica ha dado las primeras pistas sobre sus captores: 1) el hombre del reloj, cuyo horrible mensaje se ha grabado en su mente (“Tic, tic, tic. Ese es el sonido de tu vida acabándose”); 2) el villano elegante, un hombre trajeado que cuidaba su apariencia y que le quitaba la venda de los ojos porque pensaba que jamás sobreviviría. Como punto de partida para que Dexter investigue no es demasiado, pero como historia de miedo es bastante convincente. Definir el perfil de los villanos es uno de los puentes fuertes de Dexter, que nos presentó con todo lujo de detalles al Ice Truck Killer o al Trinity, aunque ambos tuvieran el mismo final.

No tardamos mucho en conocer al hombre del traje. Para todos los que veíamos Prison Break, ese hombre es Whistler, el tipo que ayudó a Michael Scofield a escapar de Sona en la infernal tercera temporada. En Dexter se llama Cole (Chris Vance) y es el jefe de seguridad de Jordan Chase (Jonny Lee Miller), el predicador que escuchaba Boyd a todas horas. Claro que, esta unión no la establecemos hasta el final del episodio. Primero nos encontramos a Cole retirando los barrilles de la ciénaga de los horrores de Boyd, con tan mala suerte (buena para Dexter) que tiene un accidente y los cadáveres salen a la luz. Homicidios entra en escena. Y con ellos, un analista de sangre llamado Dexter que se ha encontrado a su siguiente víctima llamando a la puerta.

LiteralLiteral

El señor Chase, una celebrity a ojos de Masuka, ha llegado al Departamento de Policía con la mejor de sus intenciones y se ha ofrecido a colaborar en la resolución del caso de los barilles. Pero en seguida hemos visto, y no sólo por la basura que suelta por su boca, que estábamos ante uno de los villanos. Cazar a Cole ha sido más sencillo. Hasta Laguerta se ha dado cuenta de las contradicciones de su confesión. Las pruebas científicas de Masuka sólo han confirmado lo que todos ya sabíamos.

Tenemos un problema. Si Homicidios detiene a Cole, éste acabará cantando y se pudrirá en la cárcel junto al resto de cafres que amargaron a Lumen. Esa resolución, satisfactoria para muchos en un estado de derecho, no convence al protagonista de esta serie. Y mucho menos a su ayudante. Dex ofrece a Lumen la posibilidad de dejar atrás todo esto y marcharse a su casa. Pero Lumen hace tiempo que no es Lumen, sino su Oscuro Pasajero, al que todavía no ha bautizado y apenas conoce, pero que guía su vida con una única meta entre ceja y ceja: venganza. Eso de que otros elijan sus víctimas no es propio de Dexter, pero los agresores de Lumen cumplen con creces con los requisitos marcados en el Código de Harry. Si se tratara únicamente de matar, Dexter se habría convertido en un mercenario, pero es evidente que entre Dex y Lumen ha surgido una química desconocida hasta la fecha. Tal vez es compasión, lo que siente uno por la otra, o se está viendo reflejado en ella y quiere guiar sus pasos como Harry hizo con él. La cuestión es que Dex ayudará a Lumen, aunque eso suponga llevar a cabo algo tan desleal como desviar la atención de la Policía. En este caso, Dexter consigue que las miradas apunten a Boyd Fowler.

Antes de que el pobre Masuka sonría con la cartera de Boyd en la mano, Dexter y Lumen han limpiado la casa del señor Fowler. Allí hemos visto mediante fugaces flashbacks los horrores que sufrió Lumen. No nos hemos recreado demasiado en todo eso, por lo que damos por sentado que Lumen dice la verdad en todo momento, ¿no? ¡¿No?! ¿A alguien se le ha pasado por la cabeza que Lumen sea mala? Ahí lo dejo…

Lumen contra sus fantasmasLumen contra sus fantasmas

Todo en orden, pues, para que Dexter lleve a cabo su segundo asalto, después de eliminar al dentista en Everything Is Illumenated. Pero está claro que esta temporada no será la de las muertes tranquilas, la de las habitaciones plastificadas ni la de las noches largas que acaban en el velero. Cole asalta a Dexter cuando éste se cuela en su casa y sólo consigue liberarse cuando entra en juego Lumen y su linterna de teletienda. La escena me ha recordado al Chuck de las primeras temporadas, cuando Casey y Sarah obligaban a Bartowski a quedarse en el coche y siempre acababa salvándole el cuello a los profesionales. En otra noche aciaga, Cole consigue escapar. La parte positiva es que Dexter ha conseguido una foto de grupo donde aparecen varios culpables y donde queda claro que la extraña afición por maltratar a rubias viene de lejos. Tampoco ha estado mal el abrazo de alegría de Lumen a Dexter, en el primer acercamiento físico oficial de la quinta temporada. ¿Habrá rollito entre ellos? Yo creo que sí. Dexter se ha dado cuenta de que necesita a Lumen tanto como ella a él, le ha presentado a Harrison y ha empezado a hablar de ellos como una pareja: What do we do next? ¿Y qué hacemos ahora? Pues matar, señores. Matar.

El otro gran tema de la temporada es el caso de la Santa Muerte, que ha resultado ser mucho menos entretenido de lo que prometía. En Circle Us, gracias a la ayuda de Yasmin, a la que Batista convenció la semana pasada, hemos conseguido llegar hasta los Fuentes. Bueno, en realidad los Fuentes ya estaban en el club cuando Homicidios ha llegado, así que el plan previsto por Maria se ha ido al garete. Y el plan alternativo ha sido como la madre de todos los garetes. Improvisado y mal ejecutado, sólo hemos tenido que esperar a que las manos largas de uno de los Fuentes descubriera la pistola de la Oficial Manzón, muy sexy ella con su vestido corto (a quién se le ocurre), para que se armara la de San Quintín. Un tiroteo, un inocente muerto, tres heridos y uno de los Fuentes con un disparo en la cabeza, cortesía de Debra que esta vez no ha dudado. Laguerta tiene medalla asegurada. Esta situación sólo se explica como justificante para dos tramas: 1) echan a Laguerta de Homicidios, y adiós a otro personaje regular; 2) ofrecen el cargo de Maria a Ángel, y tenemos montado un lío gordo… y apetecible.

Un Fuentes menosUn Fuentes menos

Como viene siendo habitual, cerramos con Stan, el tipo que investiga a Dexter por orden de Quinn. Cuando Homicidios ha llegado al lugar del accidente, donde estaban los cadáveres de las jóvenes, Debra ha aportado una acertadísima descripción: víctimas rubias entre 20 y 35 años llenas de moratones, cortes y con marcas de azotes. Inconscientemente, Debra estaba definiendo a Lumen. Esa información se combina con la que aporta en ese instante Stan: Dexter ha quitado el cartel de “se vende” de casa, donde aloja a una joven rubia. Y Quinn da la orden a su compinche de que investigue a Lumen. No sabe dónde se está metiendo. Ni uno, ni otro.

De esta historia, que nos ofrecen con pinceladas, me atrae la disyuntiva en la que se encuentra Quinn. Por un lado quiere irse a vivir con Debra, con la que incluso ha buscado un piso nuevo. Y eso supone, como todo español de a pie sabe, muchíiii(…)iisimo dinero. El problema es que la pasta se está escapando por otro flanco, el de Stan. Y cuando éste pide un extra para seguir con su trabajo, Quinn se lo piensa y destina sus ahorros a investigar a Dexter. Bad move, Quinn. Bad move. Y entre la alegría de Lumen, la perplejidad de Dexter, la traición de Quinn y el terremoto en el Departamento, hemos cerrado un 5×07 más que correcto. ¿O no?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »