Review Dexter: Blinded by the Light

Review Dexter: Blinded by the Light

Si un episodio de Dexter empieza con carne fresca cortada a trozos y un líquido de intenso color rojo, con suculenta voz en off del señor Morgan, se convierte en un mensaje para que despiertes tus sentidos. Pero no pienses mal, nuestro asesino en serie favorito está en una barbacoa en su comunidad, rodeado de filetes a la brasa y combinados de tequila y fresa, con música latina de fondo. Así es Dexter: sonrisas al sol, cuchillos en la oscuridad. Aunque últimamente tenga muy poco tiempo para sus noches especiales. ¿Comentamos Blinded by the Light?

La barbacoa en familia nos sirve para apuntar varios detalles. El matrimonio entre Dexter y Rita empieza a cojear. La rubia, bellísima aunque parezca salida de La Casa de la Pradera, se queja de que Dexter pasa poco tiempo en casa y le ha mentido en un par de ocasiones. A partir de ahora, por orden del médico que atendió a Dexter tras el accidente, el señor Morgan tendrá chófer: Rita. Malos tiempos para el Oscuro Pasajero. Además, descubrimos que en la comunidad se están produciendo una serie de actos vandálicos muy adolescentes (pintadas, destrozos). Y poco antes comprobamos que Astor empieza a fijarse en un chico de su vecindario. Sí, ella ya es adolescente, por lo tanto, sospechosa. A todo esto, gran frase de Dexter: “lo último que necesitamos es a alguien peligroso en esta comunidad”. Cómo nos gusta ese cinismo. Por otro lado, recordamos al Dexter más torpe en las relaciones sociales cuando empuja a la propia Astor al agua. Yo le hubiera sumergido la cabeza durante un ratito

Y de la luz, las sonrisas y la música de una jornada festiva en Miami, pasamos sin intermedio al Trinity Killer, vestido de negro, trabajando en la intimidad con la presa que consiguió en el capítulo anterior. Contrastes. Presenciamos con la mandíbula desencajada y el corazón destrozado el segundo ritual de matar del Trinity. No es tan poético como el anterior, en la bañera desnudos y con un espejo, pero el resultado es el mismo. It always ends like this. It's already over. El asesino pretende que la víctima salte al vacío desde una considerable altura. No la empuja literalmente, pero le recomienda que lo haga si no quiere ver a sus hijos caer uno después del otro. Ya no tengo ninguna duda: Trinity Killer es el asesino más despiadado que ha pasado por la serie. La escena del suicidio es la descripción de la angustia. Al final, una marca en el suelo con ceniza (?) cierra su ritual.

El triunfo del TrinityEl triunfo del Trinity

La conciencia de Dexter, formato Harry Morgan, invita a solucionar el caso de vandalismo, que ha llegado hasta la puerta de los Morgan en forma de cara al más puro estilo Red John (The Mentalist). Dexter añade un problema más a su interminable lista de tareas. Por suerte, no debe preocuparse de conducir hasta el trabajo. Rita lo hace por él al ritmo de una indescriptible e infumable canción. Todo vale con tal de parecer el mejor marido del mundo. Es apasionante: Dexter es capaz de trocear a sus víctimas sin pestañear, pero no aguantará más de 4 días escuchando una horrible canción matutina. Al menos, no sin café.

En el Departamento de Miami siguen buscando a Johnny Rose mientras Quinn se empeña en caer bien a Dexter después de que éste lo cazara robando dinero de la escena de un crimen. Dos entradas para los Miami Dolphins que Dexter, en pocos segundos, regala a Masuka. No fucking. No hay capítulo sin minuto de gloria para él. Por cierto, Lundy tenía razón. El Departamento ha descubierto a la mujer suicida, la víctima del Trinity. Y Debra también tenía su parte de razón cuando se presentó en casa de Lundy, en el capítulo anterior, hablando de su relación: Frank está encantado de estar en Miami al lado de la señorita Morgan. Anton, tiembla. Por cierto, necesito dedicar una foto al coche de Masuka. Qué gran personaje…

Hummer tunningHummer tunning

Mientras tanto, el vecindario de Dexter ha organizado patrullas nocturnas para controlar posibles actos vandálicos. Eso es tan yanqui… La conclusión es que Dexter no sólo tendrá menos tiempo para su Oscuro Pasajero, sino que tendrá que evitar focos y barreras si quiere trabajar de noche. Obviamente, nuestro protagonista no está dispuesto a sacrificar su adicción, por eso se hace cargo de la situación y da con el culpable en su primer intento: Jesse, el chico por el que bebe los vientos Astor. Previsible. Cuando intenta darle un escarmiento a Jesse, la patrulla está a punto de descubrirlo. Cómico. La policía no lo ha enganchado nunca y un grupo de vecinos está a punto de hacerlo.

Un espacio para el amor. María y Angel se las siguen ingeniando para desayunar juntos en algún hotel con servicio de habitaciones. Y no tienen intención de cambiar. Algo así pretendía Anton cuando ha llegado al Departamento para comer con Debra, pero el Agent Lundy se ha unido al banquete formando un trío decididamente embarazoso. Debra y Lundy acercan posturas, con el caso del Trinity de fondo, ante la atenta mirada del pobre Anton. La siguiente vez que se encuentren, en un bar y con alcohol de por medio, el pobre Anton no estará presente.

De vuelta a la escena del suicidio, Lundy nos lanza un spoiler de los próximos episodios: la tercera víctima del Trinity será un hombre que morirá después de recibir una paliza. Prepárense para ver sangre. Lundy confiesa ser un lobo solitario que consigue la paz espiritual cuando está de caza, exactamente igual que Dexter. Claro que, nuestro protagonista es la presa y no el cazador. Brillante monólogo de este agente jubilado.

Dexter y Lundy, dos caras de la misma monedaDexter y Lundy, dos caras de la misma moneda

La primera visita a la casa del Trinity Killer es terrorífica. El asesino comparte un trago de alcohol con alguien que no existe y sobre una pequeña mesa avistamos tres fotos antiguas de: 1) una niña pequeña; 2) una pareja; 3) un enano forzudo (?). O el Trinity es familia de Melinda Gordon (Ghost Whisperer) o alguien de su pasado murió hace bastante tiempo y ahora está llevando a cabo una venganza. Lo que sí sabemos es que es un hombre de costumbres y rituales. Cuanto más oscuros, mejor.

La visita a la casa de Quinn es mucho más agradable. Sí, me refiero al desnudo frontal de la periodista. Lo estaba esperando. Y no porque sea un adolescente sorprendido por ver un pecho, sino porque recuerdo una nota de casting, antes de arrancar la temporada, que exigía que la actriz se sintiera cómoda con un desnudo parcial. Me llamó la atención. A Quinn también le ha llamado la atención esta chica, que aparte de comunicadora y excelente masajista, se está convirtiendo en su confidente. Peligro. Peligro que se establezca una relación entre un policía y una periodista. ¿En qué está pensando Quinn? Ah vale, sí, en esto…

¿Trabaja en La Sexta?¿Trabaja en La Sexta?

Cerramos con el tema del vecindario. Dexter sale a patrullar alarmado por un nuevo acto vandálico en la comunidad. La idea es esperar a Jesse en su habitación y darle un pequeño susto cuando regrese. El problema es que Jesse está durmiendo en su habitación. WTF! El que está ahí afuera haciendo daño es… ¡Andy, su padre! Una familia encantadora que no sabe asimilar demasiado bien el hecho de vivir con gente feliz alrededor. La última escena entre Dexter y Andy, con la cámara y la luz en la cabeza de Dexter, sin que el vándalo pueda verle la cara, es sencillamente magistral.

Andy no está dispuesto a dejar de armargarle la vida al vecindario hasta que Dexter lo convence diciéndole que también irá a por su hijo. Exactamente igual que el Trinity Killer ante su víctima suicida. Dexter y el Trinity fueron juntos a clases de persuasión. Al final, Rita engancha a Dexter destrozando las luces de seguridad de su casa. Problemas a la vista. ¿Desconfiarán de Dex? ¿Más problemas para el matrimonio? Es evidente que Dexter no tendrá una cuarta temporada tranquila para pasear a su Oscuro Pasajero. Blinded by the Light ha matado un problema, pero ha creado otro. Y ese parece ser el pan de cada día esta temporada. Delicioso pan. Y el Trinity sigue matando…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »