Review Dexter: Are You…?

dexter-7x01

Decía hace unos días, mientras comentábamos una promo de la séptima temporada, que Dexter se había ganado que hiciéramos un esfuerzo por él. Cuatro temporadas a un nivel maravilloso es un balance del que pueden presumir pocas series, pero son muchas menos las que pueden asegurar con la cabeza bien alta que fueron de las primeras en poner en tela de juicio la supremacía de HBO en lo que a televisión de calidad se refiere. Dexter sí. Dexter lo hizo. Y, aunque recuperando algunas escenas del episodio piloto uno se pregunta si no se ha acomodado demasiado, si no se ha networkizado (perdón por el palabro), todavía quedan en esta serie detalles y escenas de las que uno puede sentirse orgulloso. Decíamos que tocaba hacer un pequeño ejercicio de fe, uno mediando de amnesia y uno grande de ilusión para encarar con garantías este 7×01 y, hechos esos esfuerzos, yo creo que el resultado es muy satisfactorio. Vamos a comentarlo…

  • Episodio 7×01: Are You…?
  • Fecha de emisión: 30 de septiembre

No soy muy fan de la sexta temporada de Dexter. Todos lo sabéis. Me pareció un enorme despropósito, desde el previsible y tópico juego de manos Fincheriano de que el personaje de Edward James Olmos (¡Adama!) no existiera más que en la mente de Travis, hasta el sonrojante arco argumental de Debra enamorada de su hermano. ¿Eso es lo mejor que tenían los guionistas que “crearon” al Trinity Killer? Es duro de aceptar, pero fue así. Sería terriblemente injusto juzgar a Dexter únicamente por ese traspiés, pero es que el ser humano es injusto. Y tiene poca memoria. Así que la séptima temporada no sólo arrancaba con la misión de hacernos olvidar la sexta, sino con la obligación de hacernos creer que habían vuelto a la sala de máquinas los hombres que mataron a Rita -aquel giro argumental que habría firmado el mismísimo George R.R. Martin-, los que se sacaron de la manga a la enigmática y sexy Lila o los que construyeron a golpe de martillo y media sonrisa al mejor asesino que ha pasado por la serie: Arthur Trinity Mitchell. Y, señores, por lo que parece siguen ahí. Es más, en algún momento he notado como si nos estuvieran pidiendo perdón por su mal año. Frases como “I’m just trying to put this together” o “I’m sorry I put you in this situation”, que Dexter le dice a Debra a lo largo del capítulo, funcionan como una sutil disculpa si las sacamos de contexto. Y a mi me vale.

dexter-7x01-1

Disculpas reales o no aparte, Dexter acelera para dejar atrás el año anterior. Ya lo hizo adelantándonos “la escena”, así vamos a definir el momentazo en que Debra descubre a Dexter, que es la primera piedra del final de la serie. A nadie se le escapa que la joya de Showtime ha empezado una recta final que durará 24 episodios, básicamente porque ha flirteado durante seis años con la idea de que cazaran a Dexter, cuya vida se ha construido en base al cumplimiento exhaustivo del primer punto del código de Harry (Never get caught), y ahora estamos en ese nuevo escenario. Un punto, por cierto, que entra en franca contradicción con el segundo: “nunca mates a un inocente”. Todo habría sido más fácil si dijera: “si te atrapan, mata al que te ha visto”. ¿A cuántos de vosotros se os ha pasado por la cabeza que Dexter pusiera a Debra en la misma posición que a Travis? Y más importante aún: ¿se le habrá pasado a Dex por la cabeza? Sí, seguro que sí, pero eliminar a Debra sería un movimiento propio de la sexta temporada, no de Dexter, no sólo porque estás matando a la única persona que te quiere (Harrison aparte), sino que también es el único ser humano que te une al mundo real y que impide que seas un hombre pegado a una maleta de cuchillos. Ah, detallito, también es la jefa del Departamento de Policía de Miami.

No, matar a Debra nunca ha sido una opción. A su perrito sí, pero a ella no. El regreso de los flashbacks es una de las buenas noticias de la séptima temporada. Tiene todo el sentido del mundo, al menos en mi cabeza, que Debra, sabiendo lo que sabe, empiece a cuestionarse muchas de las decisiones de su padre y vea fantasmas en cualquier esquina. Es lo más lógico del mundo. Un día crees que estás enamorado de tu hermano adoptivo y al siguiente lo ves clavándole una espada a un hombre en medio de una especie de sangriento ritual. Digamos que es lógico que los cimientos de esa relación se tambaleen. Tan lógico como que Debra intente cubrir a Dex, al que adora (de eso no hay duda). Y tan coherente, otro punto a favor del episodio, como que Debra, profesional de los pies a la cabeza y obsesiva hasta rozar lo patológico con su trabajo, se cuestione los detalles del asesinato de Travis Marshall. Porque puede que en primera instancia se trague que sea un arranque de furia, pero no tarda en preguntarse qué hacía Travis atado con plástico, por qué había en la iglesia un repertorio de cuchillos que ni Arguiñano o por qué su hermano, aunque no se hace demasiado hincapié en esta idea (lástima), dominaba la situación con la calma de un profesional. Debra mastica toda esta información, la relaciona con sus recuerdos y le vienen a la cabeza las dramáticas escenas con el Ice Truck Killer, hermano de sangre de su hermano (nunca mejor dicho), que nos conducen a la que posiblemente sea la mejor escena de la serie desde el baño rojo de Rita.

Toca aplaudir esta escena por dos motivos: el trabajo de Jennifer Carpenter, para la que pronostico una gran temporada; y las agallas de la serie para cambiar de juego. Habría sido muy fácil, teniendo en cuenta que hay dos temporadas por delante, que los guionistas construyeran esta situación a lo largo de la séptima temporada y nos dejaran con esta escena al final de la misma. Pero no. Lo han hecho al final del primer episodio, confirmando que este el primer paso de una maratón de 24 episodios. Confirmando, de paso, que están seguros de poder ofrecernos una buena historia aunque la esencia de la serie haya cambiado. Y se agradece.

De la relación Deb-Dex del episodio quiero destacar otro detalle: la ineptitud de Dexter para tener un mínimo de empatía con su hermana. No nos sorprende, evidentemente. Para él es muy normal lo de matar a alguien, ir a trabajar, comerse una hamburguesa y marcharse a casa a ver la tele, por eso no entiende que Debra no sepa pasar página. Me gusta ese Dexter incompetente emocionalmente, deshumanizado hasta el absurdo. Eso sí, fijaros en su cara cuando le confiesa que es un asesino en serie: la incertidumbre inicial da paso a una relajación que es posible que no haya sentido jamás. La cara de Debra, por cierto, también es un poema: ha pasado de creer que su hermano había perdido los nervios y la cabeza a descubrir que está ante el asesino en serie más mortífero de la historia de América. Y ella, detallito, es la jefa de policía del Departamento de Miami. Menudo marrón.

No todo ha sido redondo en Are You…? El principio del capítulo, con Dexter a la carrera, llegando al aeropuerto con la maleta llena de dinero y un pasaporte falso, es bastante facilón. Dexter no se va a ir de Miami. Al menos, todavía no. Lo único que nos hacía dudar de esa historia es que sus tarjetas de crédito no funcionaran, situación que hemos “entendido” más adelante cuando ha entrado en acción Louis, al que no acabo de pillar. Su obsesión con Dexter no está justificada… o yo no me trago que sea sólo porque le tiró a la cara el videojuego. Veo su importancia en la historia, porque desconfía más que nadie de Dex y tendrá acceso a información restringida, pero me patina que esas suspicacias partan de una base tan poco sólida. Acabará plastificado sobre una mesa: 100% seguro. En cualquier caso, no molesta, que ya es más de lo que podemos decir de la mayoría de personajes que entraron la temporada pasada. Como Mike. ¿A alguien le ha importado su muerte? No. No, porque nadie sabía quién era Mike ni qué función tuvo en la caza del Doomsday Killer. Se ha comportado como el clásico fichaje de relumbrón que hacen los equipos de fútbol y que acaba pasando sin pena ni gloria. Es el Kaká de Dexter. ¿Extraemos algo positivo de su muerte, aparte de perderlo de vista? Sí, Quinn y Batista confiesan que Mike fue mejor policía de lo que ellos serán nunca. Ves, eso es verdad…

dexter-7x01-2

La muerte de Mike abre el hilo complementario de esta séptima temporada, que estará centrada eminentemente en el descubrimiento de Deb, pero en el que también habrá tiempo para la mafia ucraniana. La serie corre el grave peligro de que, teniendo a los Morgan como los tenemos, lo demás nos importe menos que un pimiento, pero creo que cualquier trama estaría en esa situación frente a lo que se nos viene encima. Las conexiones telefónicas con Ucrania, vía club de striptease, no han despertado todavía nuestro interés y estamos convencidos de que el jefazo no jugará el papel de final boss de este año, pero como mosca cojonera de Dexter pueden hacer buen trabajo. Y es que nuestro asesino favorito se ha cargado al mafioso que nos ha librado de Mike en una de las escenas, aquí viene la colleja al capítulo, menos Dexterianas de la historia de la serie. Matar en un aeropuerto después de pasar el control de aduanas debe escupir y pisotear todas las leyes del Código de Harry. Una por una.

Primero, porque se me ocurren pocos sitios más monitorizados que un aeropuerto. Segundo, porque se me ocurren pocos sitios más transitados que un aeropuerto. Y tercero, porque se me ocurren pocos sitios donde tengas que pasar más controles que un aeropuerto. La escena, que debía encajar con la trampa de la fuga del país, es un insulto al Dexter de las primeras temporadas, aquel que milimetraba todos sus movimientos antes de matar. Por muy ansioso que estuviera el Oscuro Pasajero, la escena es un patinazo en toda regla. Sí, entiendo que para Dexter es una adicción y, como tal, no responde a decisiones lógicas, sino instintivas, pero incluso así es una traición a la esencia del personaje. Eso por no mencionar la seguridad que debe haber en los aeropuertos americanos después del 11-S, que debe alcanzar cotas patológicas.

Volviendo a los aspectos más positivos del capítulo, aplaudo la decisión de los guionistas de convertir a Laguerta en un personaje interesante. Su estrecha vinculación con Doakes justifica que esconda la famosa muestra de sangre encontrada en la escena del crimen de Travis y que era el sello de identidad del Bay Harbor Butcher. Maria es una mujer inteligente y con muchas influencias, así que no tardará en escarbar en el caso. Y algo encontrará, seguro. Si antes nos preguntábamos quién podría ser el final boss de este año, igual Laguerta encaja mejor en ese perfil que el mafioso ucraniano. Para ella también pronosticamos un final de temporada plastificado y sangriento, que es, corregidme si me equivoco, lo que sucede en los libros en los que se basaron vagamente las primeras temporadas de la serie. Promete. Promete esta historia, promete el lío mayúsculo entre Debra y Dexter y promete la entrada de nuevos personajes, que como adelantamos en verano supondrá el desembarco de caras muy conocidas. Atentos.

Sí, hecho el ejercicio de fe y de amnesia, puliendo algunos detalles (no más aeropuertos, please), Dexter puede volver a ser esa serie absolutamente adictiva de los primeros años. Así sí, señores. Así sí…

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Dexter: Are You…?
4.5 (89.33%) 15 votes

Categorías: Dexter Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »