Review Designated Survivor: The Traitor

dessur107-5

Ya no hay ninguna duda: la conspiración detrás del atentado en el Capitolio va más allá de usar a Nassar como cabeza de turco. Y esta conspiración todavía sigue tejiéndose mientras el Presidente Kirkman sigue buscando cómo asentar su presidencia y parece que solo el director Atwood y la agente Wells en el FBI son conscientes de que algo grave está en ciernes. ¿Conseguirán avisar al inexperto Presidente Kirkman a tiempo? Esto y mucho más en el episodio de nuestra serie favorita, Designated Survivor.

Como ya viene siendo habitual, el título del episodio se puede referir o aplicar a varias tramas del capítulo, y en este caso The Traitor hace referencia a un caso de agente doble, a la ya presentada trama de MacLeish y al misterioso Catalan. Vayamos por partes…

No hay nada que le guste más a un presidente que hacerse unas fotos con unos deportistas de élite que van a participar en una competición internacional y que son presentados como ejemplo de patriotismo y orgullo nacional. En el caso que nos ocupa, un equipo de atletismo va a viajar a Rusia para participar en unas pruebas mundiales, y Kirkman hace un acto público para despedir a sus atletas y decir a su pueblo el buen ejemplo de superación que son en un tiempo tan convulso como el que está viviendo su nación. Todo para despertarse al día siguiente con la noticia de que el entrenador del equipo ha sido detenido a su llegada a Rusia acusado de llevar anabolizantes y de suministrarlos a sus deportistas para mejorar su rendimiento. Como héroe y símbolo nacional que es, Kirkman empieza a mover la maquinaria diplomática para conseguir liberar y traer de vuelta a su compatriota.

Pero la situación toma un giro inesperado cuando el director de la CIA aparece para urgir al Presidente a traer de vuelta al entrenador haciéndole ver lo peligroso de su captura por parte de los rusos: el entrenador es en realidad un agente de la CIA. Lo que se presentaba como un caso de diplomacia internacional se acaba convirtiendo en un caso de espionaje.

dessur107-9

Kirkman llama a capítulo al embajador ruso, y en esa reunión el embajador le dice que están dispuestos a liberar al entrenador Weston a cambio de que los Estados Unidos desmantelen sus bases americanas en Turquía, algo inaceptable para los intereses militares de los Estados Unidos. Obviamente, Kirkman se niega a acceder a esa demanda, dejando al entrenador expuesto a ser juzgado y condenado en Rusia. Además, los rusos obligan al entrenador Weston a que confiese sus crímenes en televisión, lo que obliga al Presidente a ser algo creativo para conseguir liberar al entrenador.

La solución a la crisis: un intercambio a tres, algo así como cuando tres equipos se ponen de acuerdo para intercambiar jugadores. Todo muy deportivo, vamos. La clave estará en encontrar a otro país que tenga algo que Rusia también quiera y conseguirlo para que Rusia acabe liberando a Weston. Será con Arabia Saudí con quien intentarán hacer el cambio de cromos.

dessur107-12

En una secuencia montada con bastante gracia, vemos a Kirkman negociando casi simultáneamente con el embajador saudí y con el embajador ruso, haciendo de intermediario entre esos dos países sin que ellos lo sepan y consiguiendo finalmente que Rusia acepte liberar al entrenador Weston. Todo se revela como un esfuerzo en vano al descubrirse que Weston no viajará de regreso a los Estados Unidos… El héroe nacional y agente de la CIA encubierto se destapa como un agente doble de Rusia. Ya hemos descubierto a nuestro primer traidor. Vayamos a por el segundo…

MacLeish… A estas alturas, ¿quién se fía del posible futuro VicePresidente? Pues el Presidente, que sigue ajeno a la posible conspiración detrás del atentado en el Capitolio, la causa de la muerte de Nassar y el misterioso Catalan que parece estar detrás de todo.

Kirkman invita a MacLeish y a su esposa a cenar en la Casa Blanca, algo así como una cena para ir conociendo a quien será probablemente su VicePresidente. Es en medio de la agradable velada cuando informan a Kirkman de la muerte de Majid Nassar. El director Atwood se dirige a la Casa Blanca convencido de que podrá informar de lo que han conseguido averiguar por el interrogatorio a Nassar, pero no contaba con que MacLeish estaría presente, lo que hace que Atwood se guarde toda la información, con lo que Kirkman empieza a sospechar que el FBI le está ocultando información.

MacLeish da un paso más para que nuestras sospechas hacia él sigan creciendo. Se presenta en la oficina de Atwood para entregarle voluntariamente toda su información personal para que continúen con su investigación para informar al Presidente de su idoneidad para el cargo de VicePresidente. Pero esto no haca más que aumentar las sospechas de Atwood y Wells. ¿Quién entrega voluntariamente toda la documentación de los últimos 10 años que le presentan como la persona más aburrida y perfectamente corriente de todos los Estados Unidos?

dessur107-14

Mientras tanto, no nos podemos olvidar que Nassar, antes de morir envenenado mientras estaba siendo custodiado en suelo americano, les dio un nombre: Catalan. Seguir la pista del misterioso Catalan va a tener un coste personal para Atwood. Gracias a un contacto en la CIA de la agente Wells, nos enteramos de que Catalan es un traidor (y ya van tres en el episodio), lo que significa que es un ciudadano americano. En una escena bebedora de los clásicos de espías, vemos como Wells encuentra un sobre que alguien ha dejado en su coche conteniendo información sobre Catalan, quien resulta ser un tal Nestor Lozano, y al ver su foto se da cuenta de que lo vio después de interrogar a Nassar en la prisión donde estaba siendo custodiado.

dessur107-15

Pero descubrir todo lo que hay detrás de la pista de Catalan pondrá en riesgo a los agentes del FBI y a sus allegados. El hijo de Atwood no ha regresado a casa después de clase. Nadie le encuentra, hasta que una misteriosa mujer le muestra unas imágenes de su hijo siendo retenido y prometiéndole que le liberará si cumple dos condiciones:La primera, no le contará a nadie lo que está pasando. La segunda, deberá concertar una cita con el Presidente y hacer lo que ella le ordene. En caso contrario, su hijo Luke morirá.

Para terminar, tenemos nuestra ración semanal de culebrón familiar. El Secretario de Prensa Wright informa al Presidente de que la prensa está al tanto de la posibilidad de que su hijo Leo no sea su hijo biológico. Kirkman confiesa que ya conocía esa posibilidad, pero nunca se preocupó de hacerse una prueba de paternidad porque no le importaba si Leo era su hijo biológico, era su hijo y eso era suficiente para él. La Primera Dama visita al posible padre biológico de Leo en la cárcel, donde cumple condena por delitos de evasión fiscal, para enterarse de que no publicará la historia si el Presidente le concede un indulto y le saca de la cárcel. Siempre viene bien una trama así que libere un poco de tensión de toda la intriga de las conspiraciones, veremos cómo es capaz Tom Kirkman de lidiar al mismo tiempo con una conspiración para acabar con todo el gobierno americano y con un adolescente que puede descubrir que su verdadero padre no es quien él pensaba que era.

La serie va tomando buen ritmo con las revelaciones de la conspiración, pero ver a Kiefer Sutherland ignorar lo que está pasando me hace desear que el Jack Bauer que hay dentro de él salga y empiece a repartir leña para acabar con todos los conspiradores. Sí, echo mucho de menos 24

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Designated Survivor: The Traitor
3.5 (69.41%) 17 votes

Categorías: Designated Survivor Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »