Review Damages: I knew your pig

Febrero de 2009. El virus ya ha infectado al 90% de nuestra población, sigue ganándose el corazón de David a golpe de capitulazos, Dani vive entre la depresión de perder a Friday, la alegría de conocer a y un duro debate interno: ¿descorchar United States of Tara o darle una oportunidad a Mad Men? Y entre tanta actividad, alguien se preguntará: ¿dónde narices está ? Aquí, aquí…

Vamos con el 2×03, y rapidito que nos pilla el tren. A punto como estamos de recibir el 2×05 (I agree, it wasn't funny, el jueves en tu pantalla), dos reviews retrasadas es lamentable, así que manos a la obra

Curioso este I knew your pig en el que no tenemos ninguno de esos flash-forwards que nos muestran a la Ellen más cínica y despiadada que recordamos. Los múltiples hilos abiertos se van enrevesando cada vez más. Daniel Purcell sigue siendo una enorme incógnita para todos. Incluso para Patty, que no sabe hacia dónde tirar con él. El caso es que ante la presión del detective Huntley, Purcell saca a relucir un anillo que, misteriosamente, nadie ha visto (menos Patty, claro). Pero al final sabremos que sí existe… Y es que el tío lo resiste todo: el detector de mentiras (dios, realmente Patty no se anda con tonterías… ¡un polígrafo!), la denuncia de su mujer con una orden de restricción… Echadme porquería encima, que me la sacudiré. Tengo que admitir que el personaje de Purcell es bueno, sobre todo por su ambigüedad, pero la interpretación de William Hurt no me acaba de convencer. En algunas escenas me lo creo, pero en otras me da la sensación de que se ha dormido…

Purcell, contra las cuerdasPurcell, contra las cuerdas

Un punto que sí se nos desenturbia en este 2×03 es la verdadera relación entre Michael, el hijo de Patty, y Purcell. Hijo y padre, padre e hijo. La primera pista importante nos llegaba en el famoso encuentro en el ascensor, al que el propio Michael nos remite en este capítulo calificando a Purcell de asqueroso (el hecho de que se refiera a él es significativo), y luego cuando visita a Ellen para que ella le dé su opinión sobre una solicitud de acceso a la universidad, dato que encaja con el presunto primer encuentro Purcell-Hewes, 17 años atrás. Luego veremos un flashback en que Patty le da a Daniel unas fotos de un hijo suyo…

Tenemos poca ración de polis: los dos agentes que lleva de la mano Ellen en su cacería contra Patty Hewes deciden congelar el caso. ¿Realmente es el hecho de que Tom no cogiera el dinero lo que les tira para atrás, o hay algo que no sabemos? Eh, esto es Damages, así que lo anterior es una pregunta estúpida: hay algo que no sabemos. A cambio, conocemos a un nuevo personaje, el reportero Josh Reston. La verdad, tiene una pinta de fiambre que espanta desde el minuto uno de partido…

Creo que la parte más interesante del capítulo radica en los flashbacks. Relación Purcell-Hewes aparte, vemos cómo ambos se cruzaron en dos casos, uno 17 y otro 10 años atrás. Sin los polis de la mano, Ellen apuesta por tirar de la cuerda e intentar meter la cabeza en el caso de Ultima National Resources, lo que le llevará a indagar en dichos casos pasados. En este sentido, me ha gustado la vuelta de Hollis Nye, el entrañable abogado-abuelito protector y consejero de Ellen. Éste no estará con los malos… ¿no?

¿Tú también, hijo mío?¿Tú también, hijo mío?

Acabo con dos apuntes sueltos: uno, el hecho de que Patty sea quien meta en la cárcel a Purcell demuestra hasta qué punto está dispuesta a apostar por este caso; supongo que hundir a UNR significa muuuucha pasta… dos, hemos visto, aunque poco, a la hermana de David, Katie Connor, de modo que es de esperar que vuelva a las tramas.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »