Review Damages: Burn it, shred it, I don’t care

Si cada vez que he oído a Ellen Parsons decir “It seems like you're not gonna tell me the truth, after all… that's okay… I lied, too” ella bebiera de verdad ese vaso de whisky que tiene entre manos… no os quiero contar la borrachera que llevaría la pobre. Damages sigue en forma, y ya van dos capítulos a un gran nivel. Se avecina una temporada plagada de giros, y nosotros estamos encantados de marearnos. Vamos con el 2×02

Los guionistas de Damages siguen emperrados en que nos rompamos la cabeza intentando adivinar quién (o quiénes) está en la habitación 1910 con Ellen. Tras el primer episodio yo hubiera apostado por Patty Hewes. Ahora lo hago por Wes. Supongo que la semana que viene pondré a Daniel Purcell, la siguiente a Tom, la otra a uno de los polis… y así sucesivamente. Algunos cosas sí alcanzamos a verlas, por suerte. Estaba claro que Patty iba a meterse de lleno en el caso de Purcell, y a fe que lo hace.

  • En este capítulo vemos un poco más de cerca la relación entre Patty y Daniel. ¿Qué hubo entre ellos? Apuesto por el noviazgo. Me parece que el encuentro de Purcell con el hijo de Patty (cuando éste sale del ascensor) es muy, muy significativo…
  • El caso de mortalidad infantil pasa de ser un red en la que atrapar a Patty a un agujero en el que hundir a Tom, aunque por suerte (creo que todos simpatizamos más o menos con él) no pica. De todas maneras, el caso aún dará que hablar, estoy seguro…
  • Patty sigue siendo una caja de sorpresas. Además de comprobar que tiene su propia oficina llena de micros, vemos cómo se las ingenia para sacar a la luz a la compañía extorsionadora, los malos de turno: Ultima National Resources. Me gusta mucho la escena en que Patty y Daniel están en la casa de campo, ella interrogándolo duramente y él intentando esquivar los dardos; cuando se levanta y se va hacia su hija, que está plantando y regando un árbol, le dice algo así como “no satures el centro, moja también la periferia”, frase que a Patty le sirve para decidir dejar de insistir con Purcell e ir a regar a otro sitio: a un tal Earl, que será quien le conduzca a Ultima National Resources…
  • Y allí, oscarizada Marcia Gay Harden, es decir, Claire Maddox. Me da en la nariz que va a ser una digna rival para Patty Hewes, y también para Glenn Close en lo interpretativo. Por lo pronto, ha demostrado saber dónde encontrar al juez idóneo en el momento idóneo para una rápida confiscación de documentos…
“¿Patty Hewes?”
  • Desde el minuto uno, los polis me parecen sospechosos. En el primer capítulo apostaba porque uno de ellos no era lo que parecía, y de ser así, ya tengo candidato: el potencial divorciado. ¿No es un poco rara esa llamada que recibe? ¿No parece que, en el fondo, lo que necesita es ir a hablar lejos del coche? Si fuera así, queda en el aire si su compañero está en el ajo o no, ambas opciones valen…
  • El episodio tiene dos grandes giros argumentales; por un lado, la revelación de que Wes es un gran seguidor del caso Frobisher; por el otro, el descubrimiento de una relación entre Claire y Daniel. Toma ya… si es que aquí no se salva nadie. Mientras que el primer giro no nos aporta nada inmediatamente, más allá de la sensación de que hay que desconfiar de Wes, la segunda sí me plantea una pregunta: ¿quien mata a Christine? ¿Realmente se la carga alguien para extorsionar a Purcell? ¿O es el propio Daniel el que se la quita de en medio para lanzarse en brazos de Claire? Quizá Christine sabía demasiado…
  • Por último: ¿qué narices quema Daniel en la última escena?

En resumen: preguntas y más preguntas. No esperábamos menos de un arranque de temporada…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »