Review Community: Studies in Modern Movement

El capítulo me ha gustado. Puede deberse claro, al hecho que ha cobrado más importancia Annie, que me parece de los mejores personajes del grupo, o porque también Abed y Troy han estado geniales, aunque eso no es tan raro, ya que vienen siéndolo en prácticamente todos los episodios; no sin olvidarme de la trama de Jeff y el decano, con la que me he reído un buen rato, y es que, no me hubiera puesto en el pellejo de Jeff ni aunque me pagaran. Con todo esto, vamos a ver que nos ha deparado el capítulo.

Antes de empezar con el resumen, me gustaría hacer una crítica a la cadena que emite esta magnífica serie de televisión. Señores de la NBC, vale que la serie no tenga sus mejores registros de audiencia, vale que esta temporada no sea tan brillante como la segunda, pero no entiendo su decisión de “dejar en el banquillo” a la serie. No veo justo que dejen a la serie sin fecha de retorno, aunque volverá, según ustedes, pero los espectadores de España no queremos otro caso como Arrested Development, otra magnífica serie que se fue al garete por la ceguera de una compañera suya, la FOX, experta en pulirse series estupendas de su parrilla. Así que, por favor, recapaciten. Simplemente por el hecho de que la serie merece un final digno, no una brusca cancelación. Gracias.

Vamos a seguir. El foco de atención del capítulo es la mudanza de Annie, que está harta de vivir en un piso de mala muerte, con sus vecinos maníacos y un casero tocanarices, y decide irse a vivir con Abed y Troy, siguiendo la propuesta realizada por ellos unos capítulos antes. Y como buenos amigos todos van a ayudarla con la mudanza. Espera… ¿he dicho todos? Perdón, fallo mío: todos menos Jeff. Ahora sí. Y es que el ex abogado decide pasar el sábado haciendo algo más productivo que ayudar a sus amigos, ir a un centro comercial. Pero no hay crimen sin castigo, y que mejor castigo para Jeff que aguantar a su querido decano, que da la casualidad que también está de compras, ¿qué coincidencia verdad?

Pero la mudanza por poco se va al garete por culpa de Britta, ya que le come el coco a Annie diciéndole que ahora puede parecer súper divertido el hecho de irse a vivir con ellos dos, pero que luego todo cambiará. Y eso hace dudar a Annie. Y yo me pregunto ¿quién de vosotros no querría ir a vivir con ellos dos? Yo por lo menos no dudaría ni un segundo. Pero todo se resuelve al final, ya que se da cuenta que ambos son estupendos, y que de verdad merece la pena irse a vivir con ellos. A todo esto, mientras ellos estaban ya en el piso, Pierce estaba experimentando lo que supone quedarse encerrado en la casa, con el olor a pintura. Esos efectos alucinógenos lo han dejado KO, pero es que antes, había sido capaz de acabar con la instalación eléctrica. Sin duda, una buena forma de echar una mano. Britta y Shirley también han tenido su pedacito de protagonismo, como siempre con el tema de la religión de por medio. Las creencias de cada una de ellas siempre da para momentos graciosos, ya que una cree lo contrario a la otra, o mejor dicho, Britta directamente no cree en nada. Siempre es bueno verlas interactuar, y más con un extraño que se hace llamar Jesús y que apoya la legalización de la marihuana.

No me puedo ir sin hablar de Jeff y su aventura en el centro comercial con el decano. Aventura en el sentido amoroso no, aunque al decano le hubiera gustado eso, sí. Al haber mentido a sus amigos, el decano decide aprovechar el fin de semana conduciendo a Jeffa a una trampa realizada por él, solo que el pobre no lo sabe. Lo que me pone nervioso es, que si este decano puede leer los correos de los alumnos de la universidad, ¿en mi universidad también lo harán? Mejor será que vaya borrando algunas cosas… Bueno, a lo que iba. Al final, se ve obligado a pasar el día con él: comer, ir de compras, y de karaoke. Creo que este momento es en el que más me he reído, no sólo por su magnífico dueto, sino porque también lo mezclaban con momentos de Pierce alucinando en casa de Annie, y Abed y Troy representando una historia con marionetas ante ella, y el resultado no ha podido ser mejor. Al final, sus amigos se han enterado que ha pasado el día con el decano Pelton gracias a Twitter. Pobre Jeff, que día ha vivido.

Por último, toca señalar los momentos más divertidos en mi opinión:
-En tercer lugar, los momentos de Shirley y Britta en su coche con el autoestopista.
En segundo lugar, el dreamtorium que tienen Abed y Troy
En primer lugar, la escena que he comentado arriba en la que aparecen Jeff y el decano cantando, Pierce alucinando etc.

Gran capítulo, que es de los últimos antes del parón que en principio es indefinido, ya que la cadena no le ha ubicado día de regreso en enero, así que tendremos que esperar a ver si se deciden a devolverla a la parrilla. Eso sí, confío en que lo hagan, porque repito, no se merece esta serie una cancelación. Aún así, me parece que tendremos que rezar. ¡Un saludo a tod@s!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »