Review Community: Season Finale

Creo que hablo en nombre de todos o de la gran mayoría al decir que este final de temporada ha sido genial, a lo mejor no tan grande o emocionante como el de la temporada anterior, pero brillante al fin y al cabo. La combinación de los tres episodios ha sido estupenda, y aunque no vayan completamente ligados en cuanto a trama se refiera, da igual, al menos a mi me ha dado lo mismo. Porque cada capítulo nos ha dejado con momentos geniales, referencias estupendas y algún que otro invitado muy bien recibido. Veamos que nos deparó esta triple season finale de Community.

Empecemos por el principio, que ha sido el episodio titulado Digital Estate Planning. Qué queréis que os diga de este 3×20 que no hayamos pensado todos. Es de esos episodios que nos brinda Community cada temporada, un capítulo que rompe todas las reglas establecidas y a las que nos tienen acostumbrados cualquier sitcom de cualquier cadena y que es tan especial que te hace comprender porque somos fans de esta serie de la NBC. Está cargado de referencias a los videojuegos que marcaron una época, la comprendida entre la década de los 80 y los 90, antes de los enormes proyectos de hoy en día, tales como la saga Assassin’s Creed o la trilogía Uncharted, que bien podrían ser producciones cinematográficas en vez de juegos de entretenimiento. Pero el tipo de videojuegos a los que homenajea Community en este episodio, son aquellos que despiertan nostalgia en todos aquellos que los jugaron. ¿Por qué? Porque fueron sus primeros videojuegos. Descubrir por primera vez Hyrule, o salvar a Peach de las garras de Bowser, o viajar con Sonic de pantalla en pantalla o con muchos más, son cosas que no se repiten nunca, y que no tienen precio. Y el ver a Community rindiendo homenaje a esos recuerdos que muchos de sus seguidores tienen, no tiene precio. Antes de seguir, deciros que yo por desgracia no fui uno de esos afortunados, yo entré directamente con el Super Mario 64 para la Nintendo 64 y el Ocarina of Time. No obstante, este capítulo me ha gustado tanto o más que si los hubiera podido disfrutar.

Ver a nuestros héroes convertidos en personajes de un videojuego, es fascinante. El objetivo era recuperar la herencia de Pierce, que la guardó su padre en el nivel final del videojuego en el que se ven obligados a participar. Bueno, algunos no tanto, que Abed está encantado desde el primer instante. Creo que no he oído tantas veces su: Cool, Cool, Cool, Cool en un capítulo de la serie como en este. Para obtenerla se deberán enfrentar a un temible adversario, el fiel sirviente del padre de Pierce, Gilbert, interpretado por Giancarlo Esposito, más conocido por los fans de Breaking Bad como Gus. La ventaja que tiene es que conoce todos los secretos del juego, y no está dispuesto perder ante algo que él considera que es suyo por derecho, y el caso es que tiene razón el hombre, ya que es el hijo ilegítimo del padre de Pierce y hermanastro del veterano estudiante de Greendale. A lo largo del juego, no dejan de sucederse situaciones divertidas, como las muchas referencias a los diferentes juegos que he mencionado antes, en la forma de moverse de los personajes, en los escenarios, en las pantallas o incluso en los enemigos, como el padre de Pierce. Tras una serie de peripecias y constantes muertes, consiguen entre todos que Gilbert finalmente obtenga la recompensa por sus años de servicio fiel, y Abed se guarda una copia del sistema operativo. ¿Veremos en un futuro otra vez un episodio así? Ojalá sea así, porque me ha parecido, si no el mejor de la temporada, de los mejores, aunque claro, todavía faltan dos episodios por comentar.

Si el anterior he dicho que ha sido genial, el capítulo 21 ha sido mejor. Si hubiera sido este la season finale me lo hubiera creído, porque tiene de todo: grandes momentos, acción, emoción, suspense y algún que otro sacrificio por el bien común. La batalla por la Tierra Media Greendale va a comenzar, y nuestros héroes son conscientes que no necesitan otro Paintball (lástima) para derrocar a Chang y devolver la normalidad a la universidad. Necesitan un plan trazado con mucha estrategia, teniendo en cuenta todas las posibles variantes, tanto internas como externas que se les pueden presentar a lo largo de la ejecución del mismo. Y la referencia que todos habremos visto al instante, no es otra que a la trilogía de Ocean’s, Eleven, Twelve y Thirteen. De todas esas me quedo con la primera, si queréis mi opinión. Todos participan en el plan, incluido Pierce. Brillante la consecución del plan, cuando todo parecía que se podía ir al traste con su inoportuna aparición, pero en realidad era todo parte del plan, incluso eso. Un vez que consiguen poner a salvo al decano, y parece que lo consiguen, se topan una vez más con Chang, quien los vuelve a encerrar y les revela su secreto y sus intenciones, que son las de volar Greendale por los aires. Pero no todo está perdido, aunque para ello conllevará el sacrificio de Troy. ¿Recordáis el intento del vicedecano de que se una a ellos? Pues ellos le proponen al joven unirse a su grupo a cambio de ayudar a los 7 de Greendale a salvar la universidad. Y llegado el punto, no le queda más remedio que hacerlo, pero su sacrificio no es en vano, ya que consiguen desenmascarar al falso decano y a Chang, con amago de pelea de sables láser incluída, que pena que no la hayamos llegado a ver, hubiera sido enorme ver a estos dos luchar.

El desenlace de la temporada llega en el último episodio (¿estaba claro no?). Con Troy unido a los del aire acondicionado y la normalidad instaurada en Greendale, son diferentes las reacciones de cada uno de nuestros héroes: Jeff, preocupado por estudiar Biología y así aprobarla y quitársela de encima; Britta le echa de menos (a Troy); Pierce y Shirley ven una oportunidad de abrir el negocio que querían abrir en la midseason, y Abed tiene un encuentro con un conocido suyo. Como sinopsis o planteamiento inicial del capítulo no estaría mal, y de esos hechos se desarrollarán los eventos de final de temporada, junto con la trama de Troy con los tíos del aire acondicionado.

Abed recibe la visita de su alter ego maligno, perteneciente a otra línea temporal que se abrió en el episodio cinco o Remedial Chaos Theory. El hecho de echar de menos a Troy, hace que el joven sea más vulnerable, y su personalidad maléfica se apodera de él, con el objetivo de hacer esta línea temporal mucho más oscura y en el camino desmoraliza a Britta, que la pobre se había ofrecido para tratar a Abed y que ayudarle a superar lo de Troy. Tampoco es que fuera a ayudar mucho, digo yo. Y entre los diferentes objetivos que se ha marcado, está el de cortarle un brazo a Jeff, quien se encuentra inmerso en la defensa de Shirley, para logar que la hagan dueña de la bocatería que ella y Pierce tienen intención de abrir. Y el veterano estudiante le encarga la defensa de su caso al antiguo compañero de Jeff, el que le denunció por no tener la licencia, obligándole a ir a Greendale. El juicio se desarrolla con una normalidad típica de la universidad, es decir, ninguna. Pero destacar el momento final del juicio con el alegato de Jeff. Esos discursos marca de la casa que suelta de vez en cuando Jeff, son absolutamente estupendos, y este no ha sido menos. Con ese discurso sobre la amistad, consigue que Pierce desestime el caso y que despida a su abogado, lo que devuelve la normalidad a la situación, incluida la posesión de Abed, que pierde todo su poder el maléfico alter ego y nuestro querido amigo toma una vez más el control. Por su parte, Troy también libra una batalla en la zona del aire acondicionado, que termina con su ascenso a Mesías de los operarios de aire acondicionado, ascenso profetizado por el vicedecano, que nos abandona tras morir “accidentalmente”. Su trama me ha gustado, ha tenido grandes momentos, pero lo mejor del episodio me ha parecido la parte que transcurría en Greendale con Jeff, Shirley y Pierce, a la que se une después Evil Abed. Pero me gustaría destacar la parte final, con el tema de la serie sonando de fondo. Esos momentos en los que vemos inaugurado la bocatería de Pierce y Shirley, a Jeff aprobar, al decano de la universidad comunitaria rival con intención de invadir Greendale una vez más, ¡a StarBurns vivo!, a Wìnger buscando a su padre, a Britta mudándose con Abed, Troy y Annie, con la consiguiente desaparición del Drematorium (aunque no del todo), con un efecto que ha recordado a Doctor Who cuando la TARDIS se pone en marcha… ¿no os ha dado la impresión de que tuviera un aire a despedida? ¿O más bien os ha parecido un vistazo al futuro de la serie, es decir, a las tramas de la próxima temporada? A mí me ha parecido un poco de todo, no sé a vosotros. Pero no me voy sin destacar ese fundido en blanco, a lo LOST, con ese mensaje que Abed ha repetido a lo largo de la serie para hablar de Cougar Town o la fallecida The Cape, que encabeza esta review, y que huele a reivindicación por parte de los productores y jefes de la serie a la NBC:

#sixseasonsandamovie

Brutal detallazo, a ver si se enteran de una vez los malditos directivos de la cadena de que esta serie vale su peso en oro, y que desde luego merece estar en antena y ser tratada con más respeto.

Para concluir, creo que es mejor no hacer top 3; sencillamente porque estos tres episodios nos han dejado tantos momentos estupendos, que me parece injusto limitarlos a top 3, top 5 o top 10. Tendría que hacer un top tan grande que no acabaría nunca. Así que como muchos habéis hecho ya, en vuestros comentarios, quiero que plasméis cuáles han sido vuestros mejores momentos de esta triple season finale. Yo me despido de todos vosotros, hasta la próxima temporada si me lo permitís. Espero que os haya gustado la season finale y la review, y el año que viene nos veamos con las aventuras de nuestros personajes de comedia preferidos. ¡Un saludo a tod@s!

Nota del autor
5
Vuestra nota
Review Community: Season Finale
5 (100%) 15 votes
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »