Review Caprica: Know Thy Enemy

Review Caprica: Know Thy Enemy

Se veía venir. El ajetreo semanal que produce Lost amenazaba con tener consecuencias. Y al final hizo saltar a su compañero más débil: Caprica. La review del correcto Know Thy Enemy (1×06) tenía que haber aparecido el viernes pasado, así que llevamos una semana de retraso. No os preocupéis, nos salen los cálculos: hoy review express del 1×06, mañana cae The Imperfections of Memory y ya estamos otra vez al pie del cañón. Además, para qué preocuparnos si Caprica, según Imdb, se tomará vacaciones hasta octubre después del noveno episodio de la temporada. Sí, sí, octubre. Bueno, vamos a por lo importante. ¿Comentamos el 1×06?

Episodio tranquilo. Tal vez demasiado tranquilo, en el que destaca la aparición de Thomas Vergis. El empresario de Tauron es consciente de que Daniel le ha robado el MCP, pero también tiene muy claro que Graystone no lo va a reconocer. Y que tiene un imperio detrás que parará todos los golpes que lance. Así que ha optado por la venganza más cruel. Con una sonrisa en el rostro, le ha dicho a Daniel que piensa robarle todas y cada una de las posesiones que más quiere. Y empieza con un ofertón por los Buccaneers, la principal pasión de Graystone. Parece que a Daniel no le ha quedado muy claro que con uno de Tauron no se juega. Mola Vergis: es frío, carismático y tiene mucho dinero. Peligro.

De la tensa relación entre los dos empresarios, a los que les salen los billetes por las orejas, me quedo con la extraña sensación de no saber quién es el bueno y quién es el malo. Las manos de Daniel están manchadas con la sangre de dos trabajadores de Thomas, pero éste hace las veces de anatagonista de la historia y está dispuesto a llegar hasta donde sea por obtener venganza. El tercero en discordia es Joseph Adama, al que Daniel recurrió para robar la tecnología de Vergis. Su relación con Daniel es mala, pero ambos necesitan mantener en secreto su oscuro trabajillo juntos. ¿Cuánto tardarán en clavarse puñales por la espalda? Espero que muy poco…

La marca de VergisLa marca de Vergis

El segundo puntazo del episodio es la aparición de Barnabas Greeley, el líder del STO callejero. Sí, ha llegado James Marsters, señores. Sus escasos minutos en pantalla no se corresponden con lo mucho que hemos aprendido de él. Nos lo han presentado en una escena en la que se estaba flagelando, en una especie de ritual sólo para muy rebeldes. Poco después nos ha dejado claro que negociar con él no es sencillo. Con un par de gritos se ha quitado a Lacy de encima, que tendrá que encontrar otros senderos para llegar a Gemenon. A diferencia de la secta donde se mueve Clarice, Barnabas encabeza a un grupo de jóvenes que viven el terrorismo a pie de calle. Ellos sí son soldados. Y Barnabas parece el más peligroso.

Clarice, por cierto, ha entrado en casa de los Graystone con mucha más destreza que la policía. Un par de llamadas a Amanda para entregarle unos libros que pertenecían supuestamente a Zoe han bastado para que la señora Graystone bajara la guardia. Luego ha entrado en juego el alcohol. Y sus consecuencias: exaltación de la amistad y una evidente pérdida de reflejos. Clarice lo ha aprovechado para robar… ¿el avatar de Zoe? Siempre es agradable la presencia de Polly Walker en pantalla. Y no sólo porque sea un personaje básico para la historia más oscura de Caprica (STO y derivados), sino porque cada una de sus escenas es una lección de seducción.

Premio para ClaricePremio para Clarice

Un tema del que no puede salir nada bueno, al menos para una de las dos partes, es el romance entre Philomon y el cylon. Vale, en ocasiones vemos a Zoe interactuando con el científico, pero los ojos de éste sólo ven a un robot. Zoe, la reina del flirteo, se las ha apañado para encontrarse con él en el mundo virtual, al que hemos entrado muy poco esta semana. En parte porque There Is Another Sky se desarrolló casi íntegro con el holoband puesto, en parte porque Joseph Adama, al que le ha salido una nueva preocupación con falda (Evelyn), no ha conseguido encontrar a Heracles.

Know Thy Enemy deja claro que Caprica se siente orgullosa de las interpretaciones de su reparto, empezando por la pareja de protagonistas (Joseph-Daniel) y hasta las nuevas adquisiciones, Thomas Vergis y Barnabas Greeley, que repartirán mucho juego en las próximas semanas. Ellos son lo mejor de un episodio que, como decía al principio, está falto de ritmo. No importa: el cara a cara entre Graystone, él o ella, ante Thomas y Clarice evidencia que el peligro acecha. Y es que si ahora los Graystone decidieran poner un circo, les crecerían los enanos…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »