Review Caprica: Apotheosis

Apotheosis

Tras posponer de manera absurda el momento, un servidor asume que Caprica ha terminado. Ha hecho falta un segundo visionado (en alta definición, ya que la calidad anterior dejaba bastante que desear) que forma parte del final oficial por parte de SyFy, simpática cadena que no quiso dar una segunda oportunidad a la serie. El inevitable debate sobre si la serie se ha contradicho con su predecesora es una de las cosas que nos ha dejado Caprica tras su final…

A pesar de que desde hace seis semanas se puede haber visto Apotheosis, el recuerdo de la series finale aún sigue presente. Y aunque en aspectos de emisión y hype no ha sido un final por todo lo alto, diría que para aquellos que el año pasado fueron siguiendo cada capítulo semana a semana fue una de las despedidas más duras del año.

Haciendo memoria, el último capítulo de Caprica se centraba principalmente en el atentado cumbre de Soldiers of The One. Dicho atentado tendría lugar en el mayor estadio de la ciudad durante lo que en España vendría a ser un Barça-Madrid y pondría en marcha un paraíso para aquellos que se inmolaran por su Dios, un paraíso bautizado por Clarice con el nombre de Apotheosis y creado con la tecnología avatar que Zoe diseñó y que vimos por primera vez en Pilot. Pero los Graystone (Daniel, Amanda y Zoe), finalmente reunidos, se disponen a evitarlo a toda costa. Y a pesar de que el jefe de policía corrupto los vende como terroristas por toda la ciudad para hacer un poco de tiempo durante el capítulo, consiguen hacerse con la suya dando lugar al evento más importante en toda la historia de Caprica y, ya puestos, de las Doce Colonias.

Los Graystone, convirtiéndose en héroesLos Graystone, convirtiéndose en héroes

Los cylon, en el mundo real, y Zoe, en el mundo virtual, consiguen salvar la situación y evitar el atentado y el alzamiento del STO a toda costa. Los cylon quedan como unos héroes increíbles al matar a los terroristas del estadio y “morir” a manos del último de ellos. Zoe, autoproclamada Dios y con total libertad para moverse por toda creación digital, destruye Apotheosis y a todos sus primeros y últimos habitantes. Habitantes que, en mi opinión, han tenido unos últimos minutos de vida horribles. Pero bueno, eran terroristas, gente mala que lo merecía y eso…

Y ahora, a mi parecer, el punto flojo del capítulo: la conclusión del culebrón Adama. Un par de negociaciones, lágrimas y otras negociaciones falsas para terminar con un nuevo Ha'la'tha y paz entre tanta guerra de mafia Tauron. Y sobre el asuntillo con William Adama… pues ahí radica una de las principales espinas clavadas a la hora de hablar de la serie en su totalidad. La presencia de Will ha terminado siendo algo muy relativo, siempre según la opinión de cada uno, pero para mí, el hecho de que estuviera para atraer a los seguidores de Battlestar Galactica me parece un poco pobre, obviando el posible error a la hora de hacer cuentas con la edad y la posible solución con el nacimiento del verdadero Will Adama que, si todo va bien, veremos de jovenzuelo dentro de poco.

El pequeño WillEl pequeño Will

Por otro lado, todo lo relacionado con el STO deja ligeramente confuso. Clarice se queda sola en Caprica y vuelve a Gemenon, pero sólo para encontrarse un lavado de imagen de la religión monoteísta. Ahora bien, ¿cuál es el motivo de ese lavado de imagen? Porque Lacy y sus amiguetes no parecían muy afines con los ideales monoteístas… Pero aún así, terminan haciéndose con el poder y liderando la iglesia que, al parecer, meterá en el coco –o en la CPU- de los cylon ciertos ideales que en unos seis años tendrían su fruto.

La guinda de este pastel llamado series finale es, probablemente, sus últimos minutos. Ese epílogo (o preview de la no realizada segunda temporada) que nos deleita mientras enlaza lo más posible Caprica con BSG es algo que podría analizarse durante semanas y ser debatido constantemente. Lo más obvio es la inserción de los cylon en la sociedad, hechos e imágenes completamente nuevos en este contexto pero que estamos cansados (o no) de ver y/o leer desde hace tiempo. Véanse I, robot, de Asimov, o The second renaissance, cortometraje del universo Matrix. Aún así, la imagen más espectacular es la de los cylon yendo a la iglesia monoteísta y señalando su frente con el índice. Y dicha secuencia, para variar, también deja dudas. ¿Dejan a la mano de obra de un planeta tener su propia religión? ¿Una religión entre cuyos seguidores había un grupo terrorista? ¿O es que Lacy cambia el “estilo” y punto de vista ajeno hacia los monoteístas?

Fijo que la tiran al suelo en unos añitos...Fijo que la tiran al suelo en unos añitos…

Otro de los temas a destacar es el destino final de Zoe. Daniel y Amanda finalmente le crean un cuerpo híbrido con el que poder vivir en el mundo real y olvidarse del virtual. Aunque si termina a lo familia feliz con ellos o prefiere ir por su cuenta es algo que queda un poco en el aire, ya que la podemos ver junto a todos los cylon en una iglesia en la que Clarice predica. A no ser que sea la Zoe mensajera/ángel, contenta con el hecho de que el plan avance… Aparte de esto, está el tema de los híbridos: otra vez hay que recurrir a BSG, demostrando otra vez que Caprica no puede ser vista por alguien que no haya visto la anterior serie, por mucho que lo quisieran vender así. En teoría, los híbridos y sus bañeras de resurrección se crearon por primera vez hace miles de años, sin tener nada que ver con los Graystone. De modo que la única suposición que se puede hacer a primeras, es que Zoe tendrá que vivir clandestinamente el resto de su vida ¿eterna? Lo dicho, que no es una mala conclusión, pero si un pelín confusa.

En resumidas cuentas, se podría decir que esta series finale ha podido satisfacer a una mayoría dentro de una minoría que son sus seguidores. El caso podría haber sido muchísimo peor (véase FlashForward) pero las historias principales han quedado cerradas y en los últimos minutos se ha podido zanjar el asunto central de un modo aceptable (a la Pushing daisies). Por otro lado, en su totalidad, Caprica ha sido una serie que ha ido del punto A al punto B sin apenas entretenerse por el camino, a diferencia de Galactica, que durante su tercera temporada se entretuvo lo suyo. Hago la comparación más que nada porque sigo sin entender muy bien la tan horrible recepción que ha tenido por parte de los fans.

Y ahora toca esperar. Otra vez. Tras un primer spin-off anunciado años antes del final de la original (y fallido en cierto punto de vista), se avecina un segundo spin-off: Blood & Chrome. Transcurrirá 18 años después del final de Caprica y 40 antes de la miniserie de Battlestar Galactica, durante el décimo año de la Primera Guerra Cylon y con un joven Will Adama como protagonista. Más menos, lo visto durante los flashbacks de Razor. Y uno de sus primeros bocetos, ahí abajo. Nada más. Ha sido un placer. So say we all!

Sin comentariosSin comentarios

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Caprica: Apotheosis
3.5 (70%) 2 votes

Categorías: Blood and Chrome Caprica Reviews Series Etiquetas: , , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »