Review Californication: The Abby

web

Qué inevitable resulta todo la mayor parte del tiempo. No podemos escapar de la vida a no ser que nos apetezca un careo rápido con la muerte y ese es siempre el último paso. Esperamos demasiado. La mayoría crece con unos esquemas que no quiere romper pero es imposible vivir y mantenerlos. Esa es la esencia de esta serie. No el sexo, no los chistes de genitales ni las drogas y las buenas canciones. Ese todo hace que Californication sea lo que es. Comentemos The Abby.

Este episodio nos ha regalado un mitad y mitad de emociones. Una primera parte divertidísima al más puro estilo y una segunda increíblemente triste que a más de uno y una ha sacado un par de lágrimas. Se nos meten los reflejos de la vida en los ojos, eso es todo. Quien nunca se ha sentado a ver esta serie imagina una comedia absurda llena de polvos rápidos y personajes que sólo dan para esnifar cocaína. Nada más lejos de la realidad. Californication, estaréis de acuerdo conmigo, tiene un componente de sátira y exageración de cierto tipo de vida que nos hacer reír y disfrutar muchísimo, pero también cuenta con una buena dosis de drama y verdades vitales que duele. Perdérsela por un juicio superficial es perder mucho. Nosotros lo sabemos.

Atticus ha decidido retirarse del mundo del espectáculo y dejar de hacer música porque todo ese entorno lo ha estado llevando a la perdición toda la vida. No es cierto, por más que se empeñe. Él adora ese entorno y las cagadas que ha cometido las ha cometido por voluntad propia y con sus propios demonios. Lo demás es historia. Happy Endings no va a arreglar nada. Además al dúo dinámico no le conviene en absoluto que su nuevo y adoptado amiguito tire por los derroteros de la santurronería. Esto es un negocio.

Las soluciones de estos personajes siempre son las que son, dicho sea de paso. Y nosotros que nos alegramos, porque somos testigos de momentos hilarantes como ver un centro de rehabilitación convertido en una orgía masiva. Richard devolviendo a Gabriel la fe en el desorden, la violadora ninfómana de Hank disfrutando como nunca, Atticus más motivado de la cuenta y… todo vuelve a empezar. Aquí no hay redención porque no queremos redimirnos. Y qué más da, a vivir que son dos días.

Quienes tampoco se han quedado atrás a la hora de regalarnos escenas divertidísimas y caóticas ha sido el dúo Marcy/Runkle. Sabíamos que Ophelia no iba a descansar hasta que su lado más neurótico viera la luz, pero verla secuestrar a la parejita porque arde en deseos de probar la vagina de Marcy ha sido el puntazo final. Y ha servido de algo, de paso. Matemos dos pájaros de un tiro. Están destinados a quererse, a salvarse el uno al otro y a permanecer juntos en esa especie de comedia de relación que siempre han mantenido. Fatales padres, fatales cónyuges, pero y qué, son ellos y se tienen. Por eso van a renovar su matrimonio en el escenario y convertirlo en un teatro que merecerá la pena ver.

marcy and runkle

Vamos al final, vamos al final porque hay mucho que decir y se nos quiebra todo. Becca se va con el chico al que Hank nunca ha querido a quemar carretera y a vivir. Puede que todo vaya bien o que la experiencia sea un desastre, pero atreverse es lo que importa. Y poder, claro. Para sus padres es un trago más que difícil ver desaparecer el fruto de su unión y las connotaciones son más profundas de lo que imaginamos. Hank no se va porque aspira a recuperar a la mujer de su vida. Aquí nosotros nos enfadamos, gritamos y queremos darle una colleja para que espabile, porque si su meta en un futuro es esa, la relación con Faith no está ayudando en absoluto. Deja de jugar a ser Peter Pan y luego arregla las cosas. Es superior a él y lo queremos, pero entenderlo es otro asunto.

Karen tampoco se queda atrás. Moriría por Hank pero cuando más cerca está no termina de tirar de él y sentar las bases necesarias. Lo que más le duele de la marcha de Becca es que era el último hilo en una cuerda que ha ido destrozándose. No es verdad que su hija fuera lo único que los mantenía unidos, son ellos dos los que se empeñan en bailar por separado y llorar por lo que no tienen. Sería muy fácil, extremadamente fácil. Bastaría con que mantuvieran esa determinación de la que hacen gala en los momentos de crisis para seguir adelante.

end

Nos queda un episodio, un solo episodio. Esta sexta temporada está siendo una maravilla y el final tendrá que ser de traca.

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Californication: The Abby
4.4 (88.75%) 16 votes

Categorías: Californication Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »